Coque Malla era un niño que veía sentado en la puerta de su casa como su padre iba y venía con sus maletines negros, quizá por eso desde tan joven supo que tenía que formar parte de la resistencia. Con solo 16 años ya militaba al frente de Los Ronaldos, mítica banda de rock ochentero y desinhibido que inyectó la rebeldía y la canallura en toda una generación, y a decir verdad aún sigue haciéndolo en los que por desgracia no vivimos aquello.

Quizá esa sensación de disonancia con el mundo de ”lxs decentes”, de quien acumula el tiempo sin compartirlo, de lxs ambiciosxs haya hecho que Coque Malla se coodee con lxs perdidxs,con quien no es capaz de encontrarse en un mundo que los deprime, que no cuenta con ellos y los tacha de anormales.

Los hombres grises tienen traje nuevo, es una experiencia literaria, pinceladas de historias  de quien aunque parezca que sí no se adapta al sistema enfermo y se siente cohibidx y necesita escapar de esa realidad.

Un maduro Coque Malla, se enfrenta a los demonios que nos rodean del modo más visceral y auténtico posible, recolectando escenas que vomita calmado como un buen narrador, dándonos bombazos de frases que parecen no significar nada pero esconden una verdad que nos cuesta afrontar  y con un adictivo estribillo homenaje al indie noventero que resuena a Fresones Rebeldes.