Si algo positivo trajo consigo la disolución de Idealipsticks fue el nacimiento de la carrera  en solitario y castellano de Eva Ryjlen. Hoy presenta “Santa fe”, su primer adelanto y con el que abre el apetito y descubre sus nuevas andanzas. Como ya ocurriera en su anterior etapa, Eva continúa personalizando combinaciones feroces como la sensualidad con la psicodelia o la agresividad con una dulzura que roza lo felino.

Este primer tema se sufre como un aditivo del que es imposible alzar el dedo del botón de replay. A pesar de las comparaciones agotadoras que le esperan con Christina Rosenvinge, Ryjlen demuestra una interpretación y estilo propio alimentado por una voz repleta de pequeños detalles de tremenda personalidad.