Café La Palma, una noche de viernes en Madrid. Un antro lleno de cuerpos calientes metidos a presión y voces disonantes. No cabe ni un alma más y sudan hasta las paredes. De repente silencio. Suenan las primeras cuerdas de una guitarra. El Mar Rojo de humanidad se abre para revelar una figura solitaria de traje con el instrumento, marcando camino hacia el escenario. Sube, gira, y nos mira con más chulería que un cowboy de los antiguos western. “Señoras y señores: Los Wallas…”

El pasado viernes, 13 de enero, el valiente equipo Indiescretos corrió un riesgo elevado de muerte por aplastamiento para traeros la crónica del estreno del año por el quinteto madrileño, autores de garaje mutante, Los Wallas. Emergentes del mismo movimiento de garaje malasañesco que dio luz a Los Nastys o The Parrots, entre una plétora de grupos jóvenes, Los Wallas destacan por su estética y su madurez de sonido. Son los garajeros trajeados (bigote falso incluido).

Publicidad - REVELAB studio

 

Los Wallas @ Café La Palma (Madrid, 13/01/2017) ¦ Mauricio Catón Artabe para Indiescretos

Abrieron con una dosis potente de surf: “Surf Cero”, el intro instrumental de su último álbum, con transición directa a “Cicatrices. Con tan solo 6 minutos sobre el escenario Los Wallas crearon la sensación del bar más sucio y pegajoso que haya podido enseñarnos Tarantino. En cualquier momento iba a aparecer Uma Thurman con su peluca negra, bailando The Twist. A continuación revelaron un nuevo tema, un sonido sesentero con toque tropical bahía, un coctel afrutado de influencias diversas, ya característico del quinteto.

Los Wallas @ Café La Palma (Madrid, 13/01/2017) ¦ Mauricio Catón Artabe para Indiescretos

Viajamos de Brasil a California con “La Camisa”, y sus coros playeros dignos de los Beach Boys. Quizás por el concierto, pero más probablemente porque el tema iba de quitar camisas, el público ya estaba algo más caliente, sin embargo, el punto de ebullición no llegó hasta “A Mí Me Cuesta Más Que a Ti”. Entonces fue cuando apareció ese estado colectivo de energía elevada denominado “El Pogo”. La bestia estaba despierta y pedía más.

Una gran parte de Sangre, Sudor y laGrima (Subterfuge, 2016) apareció en el setlist de la noche, intercalado con temas antiguos como “Caimán”, “La Playa” o “Tiburón”. La química de la banda se hizo aparente, tanto en el buen rollo sobre el escenario, como en la ejecución. Aunque el garaje se caracteriza por suciedad y distorsión (y en algunos casos no es por elección propia), Los Wallas presentan un sonido compacto y pulido, acompañado por una de las baterías más limpias de la escena (trabajo de Celia Wallas, baterista). El resultado final es un sonido con más control y madurez que sus contemporáneos.

Los Wallas @ Café La Palma (Madrid, 13/01/2017) ¦ Mauricio Catón Artabe para Indiescretos

El bis, uniformemente exigido, nos dio un tema western, “Otro Color”, seguido por un favorito personal “Salitre y Mezcal”, una dulzura exótica y sensual con el ritmo de “La Lambada”. Pogo, una fiesta tropical y la despedida perfecta de un comienzo espectacular, intenso y caluroso. “Creo que fue uno de los bolos donde mejor me lo he pasado”, comentó Carlos Wallas, bajista.

En resumen, afirmamos que Los Wallas son un grupo para observar con lupa, y con la mayor frecuencia posible. Tienen un sonido realmente único, una letra caprichosa, y prometen una evolución interesante. No dejan de sorprender su habilidad de crear ambientes, no solo música; cada canción tiene su propia textura y pinta su escena, y son tan diversas como sus influencias. En una frase: son la banda sonora de una película Tarantino destilada en un único grupo.

Los Wallas @ Café La Palma (Madrid, 13/01/2017) ¦ Mauricio Catón Artabe para Indiescretos

Save

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here