Un viaje por la intertextualidad de Magnolia y Loto

En una travesía en busca de la belleza, Rufus T. Firefly ha editado en el último año y medio dos álbumes botánicos: Magnolia (Lago Naranja Records, 2017) y Loto (Lago Naranja Records, 2018). Estas dos piezas florales, que han puesto el nombre de Rufus T. Firefly en boca de todos los que hablan de innovación, comparten raíces conceptuales y se completan de manera simbiótica.

Una de las particularidades que entrelazan Magnolia y Loto es la intertextualidad de sus letras. Dando un paseo por su lírica, descubrimos en los últimos discos de Rufus T. Firefly todo un universo de referencias culturales a obras audiovisuales, literarias y musicales que inspiran su búsqueda de la belleza. En las siguientes líneas recogemos parte de esta polifonía textual y desgranamos qué ve, qué lee y qué escucha Rufus T. Firefly.

En más de una ocasión, Rufus T. Firefly ha reconocido su afición al séptimo arte. Sin ir más lejos, el nombre de la banda es una referencia directa al personaje de Sopa de Ganso, un film de los hermanos Marx. Este gusto por los 35 milímetros ha calado indudablemente en su obra.

Desde los ladridos lejanos de Fújur en Un breve e insignificante momento en la breve e insignificante historia de la humanidad hasta una excursión por el bosque de Totoro, pasando por una alegoría a la princesa Leia; estas son solo algunas de las referencias que encontramos en los últimos discos de la banda al cine.

Las series, por supuesto, tienen también su propio protagonismo en la lírica de la banda. La pequeña pantalla ha cambiado mucho en los últimos años, ofreciendo nuevos contenidos de una manera que no ha pasado desapercibida para Rufus T. Firefly; el Demogorgon de Stranger Things y la paradisíaca isla de San Junípero en Black Mirror son solo un par de ejemplos de su mediateca televisiva.

Los de Aranjuez han sabido encontrar su inspiración también entre las páginas de los libros. Sus últimos discos incluyen referencias tanto a clásicos internacionales, como las historias cortas de Raymond Carver, como a héroes más cercanos, como Miguel Hernández y su poemario El rayo que no cesa. Sin embargo, en esta biblioteca sonora tan especial también hay cabida para best sellers más modernos, como la serie de novelas Canción de hielo y fuego del aclamado escritor George R. R. Martin.

Como no podía ser de otra manera, la música de Rufus se alimenta también de más música. En sus textos, aparecen mencionados artistas y bandas de toda índole. Desde referentes del rock internacional como Nirvana o Pink Floyd, hasta los sonidos más urbanos y locales de Gata Cattana, pasando por la psicodelia más reciente de Tame Impala o el clasicismo rompedor de los Beatles.

La polifonía textual que entretejen Magnolia y Loto es el fiel reflejo del arte en todas sus facetas: visual, literaria y sonora. Como pequeños laboratorios, cada una de las canciones de estos álbumes florales ha sabido alimentarse del sustento de la cultura que las rodea y transfigurarse mediante una fotosíntesis de conceptos en el oxígeno que los que amamos la música respiramos como aire puro. El resultado de todo esto es una colección de discos preciosos y unos productos culturales eclécticos y modernos.

Puedes escuchar los discos de Magnolia y Loto aquí: