Indianápolis es un grupo emergente de la ciudad de Granada que lleva en activo desde 2016. Está formada por David Cuero (voz, guitarra rítmica y letras), Javier Arregui (bajo), Raúl Rojas (batería), Antonio Pinta (teclado) y Manuel L. (guitarra). Ya han publicado su primer EP (Indianápolis) y un single (Polonia/Domingo), en los que se puede apreciar el talento de un grupo que promete tener bastante futuro.

He estado charlando con David Cuero y Javier Arregui y esto es lo que me han contado.

A la izquierda, el EP “Indianápolis. A la derecha, el single “Polonia/Domingo”.

 

¿Por qué os llamáis Indianápolis?

Arregui (bajo): Al principio nos juntamos todos los miembros de la banda y propusimos una serie de nombres para luego votar el que más nos gustara, pero ninguno nos convencía. El nombre llegó de la manera más tonta, cuando al poner la tele vimos que estaban echando las 500 millas de Indianápolis, y nos pareció un buen nombre para el grupo.

 

¿De quién fue la idea de hacer el grupo? ¿Cómo os conocisteis?

Cuero (voz): La idea fue mía. Yo llevaba ya un tiempo de cantautor y había tenido algún que otro proyecto antes. Al final, en verano de 2016 empezamos a buscar músicos para formar una nueva banda, y los primeros que se unieron fueron Arregui (bajo) y Nico (guitarra). Después, buscamos a otros músicos a través de amigos o de internet y tras una serie de cambios llegamos hasta lo que es ahora Indianápolis.

 

¿Cómo es el proceso de composición de la letra? Me da la sensación de que escribir las letras en muchos de los casos te sirve para sacar la tristeza y melancolía que tienes dentro (“Si llamas al timbre es probable / que baje a buscarte llorando / y te diga que nada es real”), aunque también hay otras canciones como Quiero vermut más reivindicativas (“De machismo y patriarcado estamos contaminados. / El partido más votado es el que más nos ha robado”).

Cuero: No hay ninguna canción que estuviera premeditada o que yo dijera: voy a hablar sobre tal cosa. Son improvisadas, de hecho, la mayoría de las letras han surgido en un autobús o en mi habitación de madrugada, como es el caso de Escapismo universal o Quiero vermut. A lo mejor me viene una frase concreta y ya sobre eso es cuando empiezo a componer, cuando veo que puede salir algo bueno.

 

También son muy frecuentes las menciones a vuestra (nuestra) tierra, Granada. ¿Qué significa para vosotros esta ciudad?

Cuero: Granada ha sido la ciudad que nos ha visto nacer como músicos: hemos comprado nuestros primeros instrumentos en tiendas de aquí, hemos dado nuestros primeros conciertos en bares de aquí… La gente de aquí nos ha hecho crecer, y te das cuenta de que es una ciudad que siempre ha estado muy comprometida con la música. Ahora la Junta de Andalucía ha publicado un decreto que permite tocar en los bares hasta las doce de la noche, pero antes de que eso se pudiera hacer siempre ha habido proyectos musicales como Granada Ciudad del Rock, que ha movilizado a muchos grupos de aquí. Siempre se le ha dado mucha importancia a los grupos de Granada, y por eso le tenemos mucho cariño. Sabemos que si hubiéramos nacido en otra ciudad (por ejemplo, Madrid) probablemente no estaríamos así. Además, tenemos una baza muy importante, que es que al ser músicos en Granada, puedes hablar de Granada, y eso es algo que vende mucho fuera; no sé qué tiene que Granada gusta. Además, somos muy fans de los grupos de aquí, nos declaramos fans de la “movida granadina”.

“al ser músicos en Granada, puedes hablar de Granada, y eso es algo que vende mucho fuera; no sé qué tiene que Granada gusta.”

Arregui: También hemos tenido suerte de poder beber de eso tan directamente. Si hubiéramos nacido en otra ciudad a lo mejor no hubiéramos tenido ese acceso tan directo a la música. Es como que aquí es todo más cercano, y eso al final se nota.

Cuero: Si te vas a Asturias, por ejemplo, que es donde estuvimos nosotros, ves que hay muy poco movimiento de música independiente. No es una potencia de creación de grupos como lo es Granada.

 

¿Y el proceso de composición de la música cómo es?

Cuero: Yo primero compongo lo que es la letra y los acordes, la guitarra rítmica, y luego ya se lo enseño al grupo y cada uno aporta su parte hasta que está la canción terminada.

Arregui: Hay algunas canciones que se han trabajado más, otras menos, algunas se mantienen casi como al principio, en otras cambiamos la estructura…

¿Hay alguna canción que haya cambiado radicalmente desde la versión inicial?

Cuero: Verano azul. Si tú ahora escucharas cómo era Verano azul cuando la compuse…

Arregui: Escapismo universal también ha cambiado bastante en lo que es la estructura. En la primera demo que grabamos de la canción ya sí sonaba más o menos como es ahora, pero la versión que tocamos hace dos años en la Forum [una discoteca de Granada] no tiene ni punto de comparación con la nueva.

 

¿Cómo definiríais la música de Indianápolis?

Arregui: Al fin y al cabo, yo creo que es pop o pop-rock. Tampoco nos podemos salir de ahí. Eso no quita que dentro de eso pueda haber un tinte de diferencia, porque dentro de ese género se puede hacer un pop mainstream, una balada… Es que depende de todo. El tema de los géneros musicales hay gente que se lo pasa por los cojones; luego hay otros que dicen: “nosotros es que somos heavy grunge con extracto de…”

… de camomila.

Arregui: Eso eso, de camomila. (Risas)

Cuero: Yo diría eso mismo, que en general somos pop-rock. Lo mismo podemos sonar en algunas canciones -como nos han dicho muchas veces- a Sidonie o a Niños Mutantes y en otra canción sonar a Los Planetas.

“No buscamos hacer música nueva, pero tampoco intentamos copiar a nadie.”

Eso os iba a preguntar ahora, ¿cuáles han sido y son vuestras influencias musicales?

Arregui: Nos gustan los grupos granadinos, así que escuchamos muchos a Niños Mutantes, Lori Meyers, Los Planetas claramente… Lagartija Nick no, porque no tenemos ese toque experimental que tienen otros grupos. Nosotros no vamos al “vamos a crear algo novedoso y atrevernos un poco más”, aunque haya canciones como Escapismo [Universal] que sí puedan estar más salidas de onda. Las otras canciones sí se pueden encasillar más en el género que hacen esos grupos.

Sí, vaya, que no intentáis buscar un nuevo estilo propio ni nada por el estilo.

Cuero: No, no somos David Bowie. A mí había gente que me criticaba porque decía “es que tu música no hace nada nuevo”. Y la de tantos otros grupos. Hacer música nueva no es mi proyecto; para hacer algo nuevo tienes que ser un puto genio, y por no ser un genio no voy a dejar de hacer música si es lo que siento.

Arregui: Mucha gente se equivoca fusionando géneros o haciendo cosas antiguas y vendiéndolas ahora como si fuera algo nuevo. No, eso existía hace ya 30 años.

Cuero: Pero si lo venden Los 40 Principales y eres Rosalía, la gente lo compra… Por añadir algunas influencias más, yo diría otros grupos como Los Ángeles, La buena vida, Supersubmarina, Sidonie… Lo importante es que no copiamos a nadie, porque escuchas a una pila de grupos ahora que no sé cómo lo hacen, pero suenan todos a Izal. Nosotros huimos de eso. Bueno, no es que huyamos, es que no nos sale.

“Hacer música nueva no es mi proyecto. para hacer algo nuevo tienes que ser un puto genio, y por no ser un genio no voy a dejar de hacer música si es lo que siento.”

 

¿Cómo han sido los procesos de grabación del EP y el single?

Arregui: El primer EP, Indianápolis, fue una autoproducción de la que nos ocupamos el antiguo batería (Carlos García) y yo con los cacharros que había en aquel momento.

Cuero: Y sonó demasiado bien para lo que teníamos. (Risas)

Y el single Polonia/Domingo ya sí lo habéis grabado pagando, ¿no?

Cuero: Sí, lo grabamos en el Refugio Antiaéreo y luego se mezcló en La Resinera, que es un nuevo estudio que se ha montado Jaime Beltrán, un productor de la leche que también es el cantante de Pájaro Jack y técnico de Los Planetas. El estudio llevará poco más de un mes funcionando, de hecho, nosotros mezclamos allí el disco antes de que estuviera inaugurado.

 

Vuestro single se puede descargar gratuitamente desde bandcamp, y esto va un poco en relación con una pregunta que siempre me gusta hacer a los músicos…

Arregui: ¿Cuánto dinero tenéis? (Risas)

No, no, yo no soy Broncano jajaja. Pero bueno, si queréis contestar…

Cuero: Tenemos -200 euros. (Risas)

La verdadera pregunta es: como músicos que sois, ¿qué opináis de la piratería?

Arregui: Es una putada, pero a día de hoy se está viendo necesaria.

Cuero: Yo antes pirateaba como un cabrón. Ya no, porque tengo Spotify y pago la música que escucho, pero antes estaba todo el rato descargando.

Arregui: Plataformas como Spotify ayudan mucho. También cabe decir que un disco cuesta lo que cuesta por culpa de la piratería…

( → Puede que te interese: ¿Cómo sobrevive una tienda de discos en 2018? )

Cuero: Yo no creo que sea así, antes también costaban caros. La música necesitaba que le dieran otro formato, y Spotify lo consiguió. Consiguió que pagando 5 o 10 euros al mes puedas tener acceso a toda la música que quieras, aunque la calidad de sonido sea menor que si compraras el disco en físico. En general, lo que pienso de la piratería es que ya no hace tanto daño como antes. La gente debería tener más en cuenta que la música es un trabajo y que los artistas también estamos realizando nuestro trabajo, así que si pueden no descargárselo en ‘mp3 youtube downloader’ sería mejor, la verdad.

Arregui: La piratería es una putada, pero como está tan aceptada…

 

Quizás sea por eso por lo que grupos como vosotros (y otros mucho más famosos, como La Raíz) subís las canciones para que se puedan descargar legal y gratuitamente.

Arregui: Claro, porque queremos que la escuchen, y si somos un grupo al que no conoce nadie no vamos a poner un disco a 10 euros de primeras. Si quieres que te escuchen, ten dos dedos de luces y ponlo gratis.

“Si estás empezando y quieres que escuchen tu disco, ten dos dedos de luces y ponlo gratis.”

 

Ya habéis tocado en otras ciudades fuera de Granada, como Madrid, Gijón o Villanueva del Trabuco (Málaga). ¿Qué supone para una banda que está empezando dar ese primer paso hacia la “emancipación” de la tierra natal?

Cuero: Ha supuesto pasárnoslo muy bien y perder mucho dinero. (Risas)

Arregui: De primeras te emocionas mucho, pero cuando te das cuenta de lo que es… Nos emocionaremos de verdad el día que hagamos eso y volvamos con beneficios, o por lo menos con el mismo dinero y con la satisfacción de haber tocado en un sitio donde hayamos podido conseguir cierta repercusión, porque si no el salto es casi inexistente.

Cuero: Sin faltarle el respeto a ningún sitio de Granada, no es lo mismo tocar en el Taberna J&J que en la Planta Baja. Es lo mismo cuando vas a Madrid: no es lo mismo tocar en una taberna pequeña donde cabe poca gente y en la que tú no eres capaz de mover público que ir a un sitio donde te organizan un concierto en una pedazo de sala a la que va mucha gente. Al principio tú no vas a otra ciudad a ganar dinero, sino a darte a conocer. Después de los conciertos, nosotros nos bajábamos al público y les decíamos: “mira, este en nuestro Instagram, este es nuestro Facebook, aquí podéis escuchar nuestra música, etcétera”. El objetivo de eso es darte a conocer fuera de aquí plantando semillas que si tienes suerte crecen y te crean un grupo de seguidores en otro lugar. A los grupos como nosotros, que no tenemos productora ni tenemos nada, el boca a boca es lo que nos salva, es nuestra forma de hacer publicidad.

“Tocar fuera de granada ha supuesto pasárnoslo muy bien y perder mucho dinero.”

 

¿Cuáles son vuestras expectativas de cara a este año y al siguiente?

Arregui: Nos hemos puesto como meta grabar nuestro primer disco en diciembre.

Cuero: Nosotros desde ya estamos trabajando en nuevas canciones, y esas, junto a las antiguas (que volveremos a grabar) aparecerán en lo que será nuestro primer LP. Nuestra intención es grabarlo en diciembre, aunque también dependerá de los recursos que tengamos. Queremos que salga muy bien, así que antes de pasar por el estudio gastaremos bastante tiempo en sala de ensayo. Pero antes de eso, vamos a dar dos conciertos en Granada: el 14 de septiembre en el Bar Perragorda (entradas aquí) y el 21 de septiembre en El bar de Eric, dentro del circuito externo del Granada Sound.

 

Por último, ¿qué le diríais a alguien que aún no os ha escuchado todavía para que lo haga?

Cuero: Yo les digo que escuchen música emergente, que se nutran de bandas nuevas que están empezando y que dejen ya de escuchar sólo a Izal, Love of Lesbian y Vetusta Morla. Además, así luego se pueden hacer los guays y decir: “yo ya los escuchaba cuando aún no tenían ni su segundo EP grabado”. (Risas)

 

Puedes encontrar a Indianápolis en: