Publicidad

Belako no para. Tras Eurie en 2013 y dos EPs en 2014, los Bizcaínos Belako presentan ya su segundo largo, un disco muy esperado por aquellos que dicen que están llamados a ser referencia en los próximos años. Puede ser, pero lo que no sabemos es si sería del rock, del post-punk, del indie-rock o de la electrónica, porque en este Hamen hay de todo.

La contundencia sigue siendo la marca de la casa pero ya no solo por sus guitarras sino por sus claras melodías. Desde luego que hay temas crudos de mucha cuerda como en Guz Emanez o Off Your Shoues, incluso con Cris dando gritos como en el primer trabajo, pero han habido cambios, y desde el nervioso bajo del primer corte (en la línea de Columpio Asesino) se avisa. Cuesta decidir en que momentos Belako suena mejor, si cuando el sonido es más crudo o más electrónico; quizás cuando el rock y la electrónica se ponen de acuerdo, como en «Nomad», donde el bajo eléctrico y la batería apoyan las estrofas y las guitarras acompañan el climax de un estribillo tremendo. El teclado y los coros post-estribillo terminan de intensificar la que es desde ya una de las mejores del grupo.

Publicidad - REVELAB studio

 

Belako Hamen | Indiescretos Indie Español

Tras el potente rock noventero de «Track Sei», single de presentación del disco (discuto esta elección aunque es buen tema), nos encontramos con el interludio que parece ser «Something To Adore», cuyo ambiente poco tiene que ver con el resto y que tiene la labor de hacer de enlace y cambio de tercio en lo que sería la cara B. Pero no quiero llevar a engaño, no es un tema más, tiene elementos coincidentes con los Massive Attack de los 90 o los más actuales Beach House: elegancia y delicadeza.

Y es que a partir de aquí el disco se vuelve cada vez más electrónico, aunque ya en «Key» o «Fire Alarm» se había anticipado recordando por momentos a Blondie. Una prueba es «Mum»con una introducción de minuto y medio de música electrónica y Cris cantando con una cadencia muy parecida a la Elodie Wildstars que colaboró con Jabberwocky en aquel fantástico Photomaton de 2013. Pero este grupo es imprevisible y la canción va derivando hacia el rock hasta llegar a un final épico en el que volvemos a escuchar unas emocionantes guitarras; guitarras que continúan en el siguiente corte, «Hegodun Baleak», y que nos entregan una melodía que es lo mejor de la canción y de Hamen.

En su parte final nos encontramos con «Aarean Bez», «Sinnerman» y «Monster», el grupo de canciones más electrónicas. En la primera directamente nos invade su sonido discotequero, con rayos laser incluidos, sintetizadores por todos lados pero con un toque original, los coros. «Sinnerman» es una fantástica versión del tema de Nina Simone que ya lleva tiempo acompañando al grupo en los directos, donde los teclados, protagonistas también de la versión original hacen bailar incluso más que los sintes. Y finalmente el disco acaba con la fantasmagórica y más alternativa de todas, «Monster».

Las Mejores: Nomad, Sinnerman, Something To Adore, Mum y las guitarras de Hegodun Baleak.

Belako – Hamen

Puntuación
Melodías
Producción
Instrumentación
Voces
Artículo anteriorPlaylist Sansan Festival 2016
Artículo siguienteCoque Malla es El Último Hombre En La Tierra
Malagueño, 40 años, melómano empedernido, siempre buscando un hueco para ponerme a escuchar. No vivo de la música pero no podría vivir sin ella. Ahora aprendiendo a escribir pero no doro píldoras.
belako-hamenCada instrumento está en su sitio y aportan mucho. El bajo dándole electricidad a cada tema, los teclados moldeando y acentuando los temas más bailables, las guitarras sonando con unas melodías fantásticas y la batería dándole crudeza a un disco en el que el único pero es que la voz queda a veces en un segundo plano.