Jonathan Meléndez (teclados), Manuel Mendoza (voz y bajo) y Erik Vásquez (guitarra) son tres músicos mexicanos que, después de conformar varios proyectos por separado, en 2013 coinciden en Camilo Séptimo, grupo por lo tanto que presenta ahora su primer largo (Óleos) pero que durante estos años en los que han ido publicando singles y un EP siempre han dado la sensación de ser un grupo veterano.

Tenemos que remontarnos a 2014 para encontrar su primer single editado, titulado Portales, donde nos mostraron un estilo muy definido basado en un pop nostálgico con mucho eco y sintetizadores que le dan un toque disco.

Publicidad - Revelab Studio

 

Seguidamente conocimos su mayor éxito (Más de 6 millones de reproducciones en Spotify no es ninguna broma), elegida como una de las mejores canciones en español de 2014. No confíes en mí es sin duda su canción bandera y al igual que Te veo en el 27 se echa de menos en este largo aunque ya formara parte de su EP Maya.

A partir de aquí podemos decir que comienza Óleos (estamos en 2015), cuando publicaron Eres, otro gran tema de medio tiempo que tan bien se le da a la banda, prácticamente disco gracias a los sintetizadores y el bajo y con un estribillo cantado en falsete, cursi pero efectivo («Eres, lo más lindo de mi vida, si tu no vuelves, te extrañaré toda la vida») que me hizo seguirles muy de cerca a partir de ese momento.

Hubo que esperar hasta 2016 para conocer dos nuevos singles como fueron Neón y Miénteme. El primero ya descaradamente disco como da a entender el propio nombre (es como poco extraño que se definan como rock alternativo), con un video grabado en 360º. Otra genialidad de letra sencilla («La ciudad se enciende cuando sales a bailar, te vi danzando entre luces de neón y entre tanta gente te sentí. Nunca creí encontrar alguien como tu, como tú») y muy muy pegadiza. El segundo se trató de una electrónica balada, clásica y envolvente, que da buena cuenta del ambiente que es capaz de crear el grupo con su música («Cuando ya no me quieras, cuando tenga que irme, no me tengas piedad»).

Ya en este 2017 y con la amenaza de la publicación tan esperada del largo presentaron Ser Humano, «primer single» a la postre de Óleos, donde demuestran que nunca pierden la elegancia, ni cuando hacen una canción sobre terminar con una relación. En ella vuelven al falsete y el sonido sigue siendo ese disco de medio tiempo que tan buena rola da.

Ya sólo con estos 4 temas el resultado era realmente bueno, tan solo criticable por el hecho de tener una producción excesivamente parecida entre las canciones y comenzamos a escuchar con el máximo interés el largo. ¿Y qué nos encontramos?. Pues que hay más, quizás no tan redondas como las anteriores pero suficiente como para hacer de este el mejor disco que he oído este año. Vicio es una canción para bailar que está entre Be Gees y Daft Punk (con un bajo muy Nile Rodgers); Amanecer es absolutamente etérea, una balada clásica que parece haber salido de los años 80 dedicada al hecho de extrañar a alguien, que utiliza el eco y un falso teclado para dar más profundidad y que también está en No te puedo olvidar, ruptura (amistosa) acompañada de unos suaves arreglos y la voz de Manuel Mendoza que es capaz de transmitir dolor sin alzar ni romper la voz en ningún momento.

Un trabajo muy esperado y que no defrauda, elegante, especialmente bueno en los medios tiempos y efectivo cuando te pone a bailar. Le perdonamos la falta de unas letras algo más literarias.

Las mejores: Neón, Miénteme, Eres, Ser Humano, Vicio, No te puedo olvidar, …

Valoración: 4/5

¿Te gustó?, entonces escucha a : Zoé, Siddharta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here