A Carmen Boza le pone que su público baile. Pero eso es un hecho que viene más adelante. La historia comienza en la sala Porta Caeli de Valladolid que se convirtió el pasado jueves, desde que sonaran los primeros acordes, en La Mansión de los Espejos de la artista gaditana.

Comenzó tímidamente, con la canción que da el nombre a su primer álbum de estudio. Después llegaron “Culpa y castigo”, “No me parezco” y “El Mayordomo” también pertenecientes a éste mismo LP. Carmen Boza comenzaba a hacerse con el escenario y a encontrarse cómoda en Valladolid, y eso fue algo que transmitió al centenar de personas presentes y que se arrancaron a corear con ella “El ejército”.

Publicidad - REVELAB studio

 

Carmen Boza Valladolid

Las historias de Boza son personales y eso se le nota cuando canta. Por eso con “Desconocidos”, una de sus primeras composiciones, habla de sus decepciones, de momentos perros y de canciones que curan el alma. Su alma, que dejó ver ayer cuando, tras “Restos de mi verano”, se despojó de su guitarra y cantó sola, sin escudo, “A la altura justa de tus ojos”, canción presente en Rollitos de primavera, su primer álbum casero y con cariño. Después, con Toni Brunet a la guitarra y a los coros, se acercó delicadamente el “Disparate”.

Carmen Boza Valladolid
La Mansión de los Espejos es su primer LP acompañada de una banda. Jacob Reguilón (bajo) y Álex Riquelme (batería), además de Toni Brunet, son su equipo en esta aventura. Con ellos “Nana Noir” sonó emocionante y el final puso los pelos de punta. Tras “Amante Religiosa”, los asistentes se soltaron definitivamente, lo que a Carmen Boza le gusta. Un público que se movió con “Fin” y que, además, también cantaba con “De lirios y de éxtasis”.

Carmen Boza Valladolid
La historia iba llegando a su fin, para ello “Señales” y “Mi Do Menor”, ambas incluidas en La Mansión de los Espejos. Finalmente, la estrella del porno fugaz de “Fieras” vino para anunciar que aquello había terminado. No obstante, la gente quería más y pedía “Octubre”. Y así fue, una de las canciones estrella de la mansión fue el epílogo de esta historia.

Carmen Boza Valladolid
Carmen Boza dio una lección de autenticidad, de sentimientos y de empatía con el público. Un público que supo agradecer en forma de coros y aplausos la pasión que esta artista pone en todo lo que hace.

Carmen Boza Valladolid

Fotografías: María Rodríguez

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here