Con las entradas agotadas desde hacía más de un mes, la novena edición del festival Granada Sound ha congregado a unos 25.000 asistentes en su recinto durante los dos días de celebración: el 20 y 21 de septiembre. La amenaza de lluvia al final quedó solo en eso, en amenaza, y las nubes nos hicieron un gran favor al público más «madrugador» quitándonos el sol de las 6 de la tarde. El tiempo meteorológico que todo buen festivalero desea.

Este año la apuesta musical ha sido exclusivamente nacional (0% guiris), con decenas de bandas que han dejado su rastro por los escenarios del festival nazarí. En esta entrada voy a repasar algunos de los mejores conciertos y a comentar aspectos generales sobre el festival, así que vamos al lío.

Publicidad - Revelab Studio

 

Granada Sound 2019. (Fuente: redes sociales del Granada Sound).

 

· Viernes 20: Vetusta Morla, apuesta segura

A las 18:40 horas arrancaba el concierto de Radio Palmer, banda autóctona ganadora del concurso «Emergentes» que se celebra todos los años en la mítica sala Planta Baja. Después sería el turno de la gaditana Carmen Boza, que -con cámaras de ‘Andalucía Directo’ allí presentes- ofreció un espectáculo que quizás pecó un poco de descafeinado y monótono. Es la segunda ocasión en la que he tenido oportunidad de verla con banda, y me reafirmo en la convicción de que sus conciertos en acústico (como el que ofreció en el Lemon Rock hace un año) están a otro nivel.

La cosa iba de cantautores, así que el siguiente turno fue para Depedro, que -guitarra en mano como siempre- consiguió remover más de un corazón. De otro pie cojean los gallegos Novedades Carminha, uno de los grupos más «gamberros» del festival que consiguieron poner en pie hasta a los muertos con sus canciones. Mientras, en el tercer escenario, la joven promesa musical Alice Wonder defendía su primer disco (Firekid) además de algún otro tema como «La apuesta«, interpretado junto a su coautor, Guille Galván.

Novedades Carminha.

Pero no nos engañemos. Si algún nombre brillaba con luces de gala esa noche, era sin duda el de Vetusta Morla. Estaban en boca de todo el mundo, y no era para menos: la banda de Tres Cantos llevaba sin dejarse ver por Granada desde el 2014. Las ganas de contemplar su nuevo espectáculo en directo se hacían presentes. A cualquiera que estuviese en el recinto se le pasó por la cabeza la palabra ‘agobio’. Agobio por la gran aglomeración de personas que allí había, pero también ilusión. E impaciencia. Y nervios.

Vetusta Morla.

No defraudaron. Fueron la única banda de esta edición que dispuso de hora y media de concierto, una hora y media en la que no faltaron canciones himnos como «Valiente», «Golpe maestro», «23 de junio», «Mapas» (en la que Pucho se bajó a cantar entre los asistentes), la colosal «Los días raros» y obviamente «Copenhague«, canción que el público coreó a solas de manera prácticamente íntegra.

Antes de continuar con el siguiente grupo, me gustaría pedir perdón de nuevo a la muchacha a la que le tiré las gafas de un codazo. Si estás leyendo esto, entiéndeme por favor. Es que cuando en «Palmeras en la Mancha» cantan la parte de «ayer quemé la sucursal» se me va muchísimo la cabeza.

Second.

La noche no había acabado ahí, ni mucho menos. Aún quedaba el turno de otros grupos como Amatria, Second o Carolina Durante, que dieron cierre a la primera jornada del Granada Sound.

(No podía escribir la crónica sin incluir esta maravilla de vídeo durante el concierto de Second. Bendito seas Twitter, gracias por tanto y perdón por tan poco).

Carolina Durante.

 

· Sábado 21: la coronación de La M.O.D.A. como cabeza de cartel

«Muchas gracias una vez más al Granada Sound por contar con nosotros como abridores oficiales de la jornada. Es un honor», decía Martí Perarnau IV durante su concierto al frente de MUCHO recordando aquella edición de 2016 en la que también ellos abrieron el festival. Su mandanga sideral electrónica camuflada bajo apariencia de rave hizo retumbar a base de bien los altavoces del Granada Sound (con un zumbido bastante molesto y ensordecedor en las primeras filas, todo sea dicho de paso).

Víctor Cabezuelo durante el concierto de Anni B Sweet.

Morgan fue la siguiente banda en subirse al escenario. La corta vida de la formación no fue motivo suficiente para evitar que, a pesar de la hora, una gran multitud de gente se agolpara sobre el escenario esperando a ver salir a esos cinco seres celestiales que conforman el grupo. Lo de seres celestiales lo digo porque tuve el honor de conocerlos una vez, pero además se nota a simple vista: son cinco cachicos de pan caídos del cielo, en serio. Como una vez leí en un comentario de YouTube, solo con escuchar a Nina hablar es para que se te caiga el corazón al suelo y haga un agujero de 10 kilómetros.

Morgan

No es la primera vez que vienen a Granada; he tenido la ocasión de verlos dos veces más, y puedo afirmar con rotundidad que el concierto en el Granada Sound fue el más especial por la enorme complicidad que se creó entre la banda y el público.

Anni B Sweet con su inseparable Rickenbacker.

Más imágenes de Anni B Sweet.

El concierto que yo más esperaba esa noche era el de Anni B Sweet. El pop psicodélico que ha impregnado su último disco (el mejor de todos los que he escuchado en 2019) quedó perfectamente plasmado sobre el escenario. La calidad del sonido fue impecable, 10/10; con diferencia, el concierto que mejor se escuchó de todo el festival. Además de interpretar el último álbum al completo, también hubo tiempo para una pequeña sorpresa. La banda de Loja Lori Meyers volvió a aparecer sobre las tablas del Granada Sound para interpretar uno de sus temas («Dilema«) junto a Anni B Sweet y su banda. Sin duda alguna, uno de los momentazos del festival.

De Iván Ferreiro qué os voy a decir que no sepáis ya. El veterano músico volvió a Granada para sacarnos de nuevo alguna que otra lágrima y regalarnos recuerdos de esos que se enmarcan para toda la vida, como el que se vivió cuando tocaron «Años 80«.

Amaro Ferreiro pertenece a una de las especies en peligro de extinción: los guitarristas zurdos.

Imágenes del concierto de Iván Ferreiro.

Zahara era una de las artistas más esperadas de esta edición. Con su nave de astronautas puso rumbo al Granada Sound para dejarse la piel sobre las tablas. Eso sí, también os digo que a las pocas canciones yo puse rumbo al otro escenario, porque Zahara nunca ha sido plato de mi gusto, aunque reconozco que desde allí bailé «Hoy la bestia cena en casa» como un desposeído mientras esperaba a León Benavente. Mención especial a ese cambio de letra que seguroamente no dejó indiferente a nadie: «Tu raya del pelo es perfecta / lo aprendiste de Pablo Casado. / Y eres el segundo plato, / un auténtico Ciudadano«.

Zahara.

El regreso de León Benavente fue otro de los acontecimientos más esperados del Granada Sound, puesto que hacía más de un año que no se les veía por los escenarios. Tocaron 8 de las 10 canciones de su nuevo larga duración (Vamos a volvernos locos), estrenado hacía una semana. Tras ellos lucía una escenografía que en un primer momento parecía simple, pero que resultó ser una de las mejores de todo el festival gracias a los frenéticos juegos de luces que se amoldaban a la perfección a la música. Su esencia minimalista y la energía que derrochan sobre el escenario han conseguido poco a poco hacer sucumbir a más público bajo sus dominios. Y es que no son leones, pero oye, saben rugir (y muy bien).

Abaraham Boba (¿o el conde Drácula?) durante el concierto de León Benavente.

Más imágenes de León Benavente.

Si bien el viernes había un claro cabeza de cartel (ya hemos dicho que Vetusta Morla fue la única banda con una hora y media de tiempo), el sábado la cosa estaba más reñida. En principio podría parecer que Zahara o Iván Ferreiro eran los mejores candidatos a ocupar ese puesto, pero la gran sorpresa vino desde Burgos. A pesar de tocar a las 1:30 de la madrugada, La Maravillosa Orquesta del Alcohol fue capaz de hacer casi rebosar el recinto con su concierto. No hay ni un solo festival de España que no hayan pisado y, a pesar de lo sucinto de su carrera, muchas de sus canciones ya se pueden considerar auténticos himnos: «Hay un fuego», «1932», «Nómadas» o «Héroes del sábado», entre otras.

Iba a decir que La M.O.D.A. se hicieron con el estatus de ‘Héroes del sábado’, pero con el permiso de ellos, les voy arrebatar el título para entregárselo a gente como Rafa Lugo que lucha cada día por romper barreras y estigmas sociales. Como dice él mismo, «los límites están donde tú quieras ponerlos». Ellos son los que pueden parar el mundo solo con mirar. 💫

(La imagen incluida en el tweet es de Nerea Coll).

 

Shinova fue la última banda del Granada Sound. Este año al fin han conseguido el escenario principal que tanto merecían. La mejor prueba de ello, el elegante concierto con el que prácticamente dieron cierre al festival y en el que alternaron canciones de su último álbum (Cartas de navegación) con éxitos de trabajos anteriores.

Zahara.

 

· Granada Sound de luces… y sombras

Como todo en la vida, siempre hay aspectos que mejorar, y el Granada Sound no se iba a librar de ellos. La experiencia de cada persona dentro del festival es muy distinta y pueden surgir mil problemas diferentes, pero voy a tratar de incluir aquí algunos de los más genéricos con el fin de darles voz y así poder evitar que se repitan a otro año.

  • De poco sirve tener un tercer escenario para dar voz a bandas más desconocidas si justo al lado pones una carpa DJ con música ininterrumpida desde las 20 h hasta las 4 de la mañana. A poco que te alejaras del escenario, podías escuchar cómo se empezaba a solapar el sonido proveniente de la carpa. Francamente, el invento de la carpa DJ nunca lo he visto con buenos ojos. Tienes un festival con tres escenarios y casi una cuarentena de bandas con música en directo a todas horas. Contratar DJs para que pinchen desde las 8 de la tarde me parece un poco inútil y a la vez irrespetuoso para las bandas pequeñas cuyo sonido se puede ver «contaminado».
  • Una muy buena iniciativa este año ha sido instalar contenedores amarillos y verdes para reciclar los plásticos y el vidrio. Está bien dar pasos para conseguir un festival más sostenible, y por ello creo que la organización del Granada Sound debería plantearse seriamente la posibilidad de que se puedan devolver los vasos al terminar el evento. No es ninguna locura, hay otros muchos festivales que ya lo hacen.
  • Un año más, vuelvo a quejarme por los precios de la comida y del agua. Ya sabemos que a fin de cuentas todo es un negocio y nadie quiere perder dinero, pero lo que no podemos hacer es normalizar el hecho de que un bocadillo cueste 6 €, porque es un precio a todas luces abusivo. La botella de 0,5 L de agua esta vez la han bajado de 3 € a 1,50 € (menos mal, porque lo del año pasado era escandaloso), pero vuelvo a insistir en lo de antes: el Granada Sound debería echar una ojeada a otros festivales y copiar el ejemplo de aquellos que incluyen fuentes gratuitas en sus recintos. Que hagan todo el negocio que quieran con las bebidas alcohólicas y azucaradas, pero han de entender que el agua no es un negocio, sino una necesidad.
  • La última de mis quejas es relativa a la gestión de las redes sociales. Desde hace un par de años a esta parte, ya no se contesta a las dudas y a las quejas de la gente desde las redes del Granada Sound (ni en Facebook, ni en Twitter, ni en Instagram). Si miráis por ejemplo los comentarios en esta publicación, veréis que no son pocas las quejas. ¿Contestación? Ninguna. Es mucho más fácil ignorarlas y dejarlas pasar, pero un festival con pretensión de avanzar debería mantener el contacto con su público y prestarle más atención.

Una vez que ya me he desquitado un poco, solo me queda por decir una cosa: ahora que se ha cerrado la temporada de festivales, es importante seguir apoyando a nuestras bandas favoritas (en especial a las más pequeñas) y haciéndoles llegar calor también en las salas, que ya lo dijo Jesucristo: ¡no solo de festivales vive el hombre! Así que nos vemos en las salas y en el Granada Sound 2020. 😉

 

(Fotografías: Cris Molina, para Indiescretos. Más fotos aquí).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here