Hoy hablamos de Elena Rose, una joven artista en Miami con un gran talento y llena de luz. Creció con una variada influencia musical, siempre con gran pasión por la música y a la edad de 19 años decidió que era su momento de saltar al éxito. 

La cantante y compositora tiene varios videoclips publicados que acumulan casi 6 millones de visitas en las plataformas digitales, como “COCO”, “No voy a cambiar” o “La ducha”.

Publicidad - REVELAB studio

 

Además, lleva una larga trayectoria como compositora para otros artistas de gran calibre como son Ricky Martin, Becky G, JLO, Bebe Rexha o Julia Michaels entre otros. 

Entre algunos de los logros de Elena Rose podemos destacar también que ha sido nominada a los Latin Grammys y que actuó en la edición virtual de Loolapalooza el pasado agosto. 

Conectando España y Miami hemos tenido el placer de hablar con ella y entrevistarla para que nos cuente sus novedades y cosas que quizás no sabías sobre esta gran artista. 

 


 

Quería hablar contigo sobre tus inicios, porque has crecido desde pequeña con influencia musical en tu casa, te ha gustado escribir y empezaste a escribir tus canciones. Pero, ¿cuáles han sido tus grandes referentes musicales desde que eras pequeña o qué empezaste escuchando?

Pues he tenido mis facetas, me encantan mis facetas musicales, incluso todavía las tengo. Aprendí que todos los géneros musicales tenían algo bonito para brindarme. Aprendí eso sin querer queriendo porque crecí entre Puerto Rico, Venezuela pero nací aquí en Miami y mis padres los dos han sido fanáticos de la música en español, en inglés, en francés… Entonces siempre me dediqué a buscar distintos géneros, obviamente con unos conecté más que con otros. Hay artistas como Juan Luis Guerra que me marcó mucho, Residente de Calle 13, en inglés Aretha Franklin… Aprendí a conectar con todos los géneros y sacar un poquito de cada uno. Hay días que digo: «hoy es día de escuchar solo rancheras mexicanas, hoy hip hop en inglés…». Ayer por ejemplo estaba escuchando pura cumbia. 

Veo que tu estilo y forma de vestir es particular, ¿has tenido alguna influencia o referente a la hora de crear ese estilo tuyo? 

Para mí en cada vídeo tengo una referencia. En “COCO” me inspiré mucho en Madonna, pero una versión más masculina; en el primer vídeo obviamente Marilyn y en “No voy a cambiar” fue la primera vez que dije que me iba a inspirar en como me veía yo cuando era niña. Creo que todo el mundo que tengo a mi alrededor me inspira de alguna forma, yo no soy cerrada con eso. Siempre puedo encontrar algo por ejemplo de ti que me inspire. Me encanta tu color de pelo ahorita, y eso ya me inspira de alguna forma. 

 

¿En qué momento decides que es hora de empezar en serio a dedicarte a ello? 

Cuando tenía 19 años yo estaba estudiando periodismo y me faltaba un año y medio para graduarme y fue en ese momento que mi hermana se volvió a Estados Unidos. Ella había estudiado aquí un año y me dijo «yo no quiero quedarme en Venezuela». Venezuela estaba en decadencia social, era imposible vivir ahí. Todo se alineó porque yo dije: «no estoy feliz 100% haciendo esta carrera y cuando me gradúe voy a querer dedicarme a la música», porque es lo que siempre quise. Y fue ese momento de lanzarnos al vacío de «vámonos para Miami» y empezó el sueño allá. Fue como si Dios hubiese puesto fuerza en mi corazón para no tener miedo a hacerlo. 

¿Alguna vez has sentido miedo o has tenido esa inseguridad de que fuese a ser más difícil por ser mujer abrirte paso en la industria musical? 

No, en realidad que fuese más difícil no, pero más interesante, como diría yo, sí. Lo hablo muy abiertamente, el momento en que yo me liberé del machismo en esta industria y dejé de hacerle guerra fue cuando realmente tomé las riendas sobre mi carrera. Yo siempre le estaba haciendo presión y a la defensiva, y me di cuenta de que hay maneras de ser inteligente y no faltarme el respeto a mí misma. Aprendí a hacer las cosas de una manera donde yo termino ganando lo que quiero. Nunca me he sentido menos, aunque un hombre me haya tratado de hacer sentir menos que él. Hoy en día me puedo sentar con el peor hombre del mundo en una mesa y yo sé quién soy yo. Ese fue el trabajo más fuerte que me tocó hacer. 

«Hay cosas en ti que jamás puedes negociar”

 

Fuiste a buscar una oportunidad en Miami en este mundillo y has trabajado con varios artistas importantes pero, ¿cómo reaccionas la primera vez que un artista grande contacta contigo y te dice que quiere que compongas para él? ¿Cómo fue?

La primera vez que eso pasó fue con Ricky Martin. Yo estaba super nerviosa. Además yo pensaba que era Max Martin, un productor súper reconocido y volamos a Los Ángeles, pero cuando llegué allá me dicen: “No, que no es Max Martin es Ricky Martin y va a ser en su casa”. Y yo: Oh my god, no puede ser. Recuerdo llegar y caminar, caminar, pasillo, pasillo, pasillo, nunca había estado en una casa tan grande. Recuerdo verlo en la cocina con su bebé en brazos, tenía el teléfono puesto así (sujetándolo con el hombro) y estaba limpiando la mesa con un pañito.

Fue un momento que jamás olvidaré porque una estrella de ese tamaño, me demostró la importancia que es llegar a ese nivel y seguir siendo una persona humilde. Él no ha perdido su esencia como persona so, más allá de la música y canciones que hicimos, ese mensaje de “mira, hay cosas en ti que jamás puedes negociar” es el aprendizaje que me llevo de Ricky. 

Y de los artistas con los que has trabajado a parte de Ricky, ¿a cuál más destacarías o te has sentido más a gusto?

Todos tienen su magia y me siento muy a gusto alrededor de ellos, pero uno de mis favoritos es Marc Anthony. Es súper divertido. 


 

“No voy a cambiar” ya tiene 2 millones de visitas y las alcanzó 48h después de su lanzamiento. En ella hablas sobre ser fiel a ti misma, a tu forma de ser y tu estilo personal. Pero las personas por desgracia siempre juzgan. En tu caso ¿has tenido alguna vez problemas o recibido críticas por ser tú misma? ¿Y qué consejo podrías dar a la gente para no tener miedo de demostrarse como son?

Qué buena pregunta. Sí me he sentido así, sin embargo he aprendido a que cuando me siento así no tiene nada que ver con la otra persona, tiene que ver conmigo. Siempre hay inseguridades y miedos y eso no se va, pero no creo que tenga que irse tampoco. Es aprender a manejar esas emociones cuando te pasa y que no se vuelva un bloqueo ni algo que te impida seguir. Sino algo que haga reflexionar y recordar quién soy. Yo me lo digo a mí misma y educas a tu propio universo a que te dé señales.

Esta mañana yo estaba conduciendo y tenía pensamientos de miedo e inseguridad y vi mi cara en una valla. Fue un “ah, soy yo”. El universo está diciéndome: mira estás ahí, hay gente que te está siguiendo, quizás hay gente que no pero la gente que sí, te aferras a eso. Aferrarse a las cosas que nos hacen sentir fuertes. Poner energía a las cosas de nosotros que nos hacen recordar que sí valemos y sí podemos lograr las cosas. No es tratar de callar al ego, es escuchar esa voz y seguir con tu día.

Como mujeres si tenemos un hombre ahí delante como un perro diciendo estupideces, no te vas a poner a discutir con él ni salir corriendo, pero es verlo, escuchar (aunque sea algo que te dé rabia) y pensar: “yo soy mejor que esto” y walk away, a seguir con tu vida. Dejar que nuestras acciones hablen por nosotros.

«Poner energía a las cosas que nos hacen recordar que sí valemos y sí podemos lograrlo»

La industria se ha tenido que adaptar a muchos cambios por la pandemia, la forma de hacer música, de compartirla… ¿Crees que la situación volverá a la normalidad y se volverán a hacer conciertos, o que a partir de esto va a cambiar todo?

Yo creo que jamás nada vuelve a ser como antes. Todo se transforma y creo que ahora vamos a disfrutar de una nueva realidad. Tengo fe de que la gente sea ahora más consciente. Todos hemos sido obligados a cambiar y la mayoría de la gente, al menos los que me rodean, han cambiado a mejor. Eso me da mucha fe y alegría de que la nueva realidad nos haga ser mejores versiones de nosotros mismos. Más conscientes de nuestras acciones.

Los shows de ahora en adelante creo que van a ser más personales, aunque esté lleno con mil personas o millones, creo que vamos a estar más conectados en vibración y vamos a estar más elevados. Este año yo participé en Loolapalooza y fue desde casa. Ahora para los artistas como yo, que todavía se están educando, es un momento especial para crear un nexo con ustedes sin tener que estar todavía frente a ustedes. 

«…cuidar esa paz en nuestras mentes y rodearnos de buenas personas»

Para los artistas que como tú dices se están formando o intentan crecer, ¿qué consejo darías para que puedan cumplir su sueño de vivir de la música?

Que se rodeen de las personas correctas y que les hagan ser las mejores versiones de ellos mismos. Personas que te apoyen y quieran de forma sana. No alguien que sea tu cheerleader y sea tu fan, va a ser siempre la persona correcta para ti. Yo me rodeo de personas que saben más que yo, que me pueden enseñar algo y llevar a ese nivel donde quiero llegar.

Siempre estoy exigiéndome. Si tengo que hacer 12 repeticiones en el gimnasio las hago y luego dos más. Una repetición más, cuenta. Alimentar esa voz dentro de ti que te dice que sí puedes. Si logramos disciplina y resiliencia y cuidar esa paz en nuestras mentes y rodearnos de buenas personas, siento que todo eso se complementa y se te abren los caminos. 

Estamos ya llegando al final, ¿hay algo que puedas adelantarnos sobre tus proyectos futuros?

Estoy preparando mis primeras colaboraciones y trabajando en mi primer álbum, pero el mundo está cambiando y yo estoy cambiando con él. Me he dado cuenta de que podemos tener un plan pero no siempre es algo que funcione de esa forma. Voy un día a la vez, disfrutando de poder conocer gente maravillosa que está siguiendo mi música y esa felicidad se va a poder ver en las próximas canciones que salgan. Estoy creando. 

Y para terminar, ¿algo que decirles a tus seguidores y gente que nos lee? 

Estoy súper feliz de poder estar conectada con ustedes. España para mí significa mucho, una fuente de inspiración. Un lugar que me hizo sentir que estaba bien ser yo y hoy más que nunca siento que soy la mejor versión de mí. Y eso quiero yo brindarles, que a través de lo que haga yo, ustedes se puedan inspirar a ser ustedes mismos. Y que los amo y me muero por conocerlos y estar ahí. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here