El pasado sábado, 13 de junio, Grises hacían su primera aparición por la capital almeriense, acogidos por un público entregado en la Sala Madchester. Día 13… Qué mal fario, ¿No? Nada más lejos de la realidad.

Comenzaba el espectáculo con unas luces muy tenues, un ambiente casi marciano; Los artistas no habían subido aún a tocar, pues para empezar a ponernos los dientes largos, comenzó a sonar Aspiradora Espacial, precedida de una breve intro, dándole al momento un toque más épico aún si cabe.

Publicidad - Revelab Studio

 

Ya sí, Grises, con las pilas a tope, entraron con fuerza, diría que no pudieron empezar mejor, y es que la encargada de inyectar la adrenalina en los allí presentes fue Lopan: bailes y sudor desde el minuto cero. Al comienzo de la canción, podíamos ver a una Amancay (vocalista) entregadísima y acompañando a su compañero Gaskon a la batería, lo que ya daba buena pista de que íbamos a ver en el escenario más que a cinco personas con sus respectivos instrumentos, era una completa simbiosis de energías que daba lugar a una explosión de euforia, que se contagió rápidamente al público.

Cactus,Chicles Pegados precedieron a Lopan manteniendo a los fans arriba y con un sentimiento de fervor hacia el grupo. No se hizo esperar uno de los temas más tarareados del grupo, El hombre bolígrafotampoco echamos de menos la presencia del que según el grupo era el mismo «hombre bolígrafo», que por unos momentos estuvo en el escenario.

grises

Tras DespiertoEfímerollegaron tres bombazos seguidos, quizá los temás más esperados por el público, o al menos por parte de él: Wendy (tema que la carismática Amancay dedicó a las chicas de la sala), Plástico Eléctrico, y por fin, AnimalSi bien el público no se había venido abajo en ningún momento, ese tridente provocó tanto en la banda como en los asistentes un estallido de locura total que era difícil calmar. El nombre de la gira no podría venir más al pelo, y es que se despertó el lado más «Animal» del público almeriense.

Necesitábamos un poco de tregua antes de deshidratarnos, pero la banda no nos la concedía, quería vernos sudar y darlo todo y más, al igual que ellos mismos estaban haciendo, así que siguieron con Alienígenas (no podíamos tirar ya de nuestros cuerpos, pero como dice el propio tema, «no nos podrán detener»).

grises

Ya sí tocaba algo más tranquilito, Daiquiri… Sí, nos dieron tregua pero por poco tiempo, finalizaba el concierto y era el turno de la canción que todos estábamos echando en falta, Parfait; ante el inminente fin de la actuación y la emoción del momento, el público se unió para en ese momento «sentir que todo es perfecto». Breve, un concierto breve de tan sólo 14 canciones que componían el setlist, pero tan breve como intenso, porque como dicen, «lo breve, si bueno, dos veces bueno», aunque recordad que si os ha sabido a poco, los podréis volver a ver el 24 de julio en el Low Festival.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here