De Ciudad Real al cielo de Madrid, el cual tocarían después Kitai, llegaban Mr. Perdigans para abrir la noche de rock en la Sala Claromes. Los manchegos se subían al escenario para presentar el que hasta ahora es su primer y único disco, que comparte título con el nombre de la banda. Con ganas comenzaron pero no con mucha seguridad, la cual fueron ganando poco a poco al igual que en potencia. Así fueron desgranando temas como Nebulosa, Intangible o una versión de Insurrección de El Último de la Fila. Con Diecisiete se despedían tras cuarenta y cinco minutos encima de las tablas.

kitai3

Publicidad - Revelab Studio

 

Con un sonido que rozaba los coros de misa mezclado con otro mucho más psicodélico, iban subiendo al escenario los cuatro integrantes de Kitai. Para romper este momento, al menos original, el batería incendiaba con las baquetas el ritmo de Abducción, primera canción de la noche y seguida por Que vienen. Tras dos frenéticos temas, cogían aire para saludar a los asistentes y agradecer su presencia.

kitai1

No tardaría mucho en volver a la carga con Nº1, Luz Artificial y Ani. Viral, canción que da nombre a su segundo EP, se colaba para convertirse en una de las más bailadas de la noche. Tampoco dio pie a que el público se relajase, ya que rápidamente les animó a levantarse de sus asientos para vivir el show con más intensidad.

kitai4

Temas como La rueda, Shuffle y Senténciame que no aparecen en sus EPs, pero que tal vez podamos verlos en próximos trabajos, consiguieron su hueco en el setlist. Además en este último se incorporó a la banda Samuel de Sexy Zebras, que colaboró en la percusión.

kitai2

Con H2O se desató la locura con una botella de agua que vertía Alexander por toda su cabeza. Los dibujos que lució toda la noche con las rosas salidas de su corazón se esfumaron con el agua, creando un efecto en el que parecía tener el cuerpo ensangrentado. Con Superior se retiraban del escenario, con un visto y no visto en el cual no aguantaron ni un minuto fuera.

kitai6

Había ganas de tocar el cielo con las manos como nos habían prometido y tras su apresurada reaparición, Alex se lanzaba directamente al público para disfrutar de Chikinouva. Cinco minutos pasada la media noche, Melodrama se encargó de ofrecernos los últimos espasmos del cantante y las roturas definitivas de su camiseta.

kitai5

Directo agresivo, provocador y con una energía sobrepasada que reducía el escenario pero no los movimientos de cada miembro de la banda. Gran cuidado en el sonido y en la imagen, pero no en la voz que desaparecía por momentos y llegaba a camuflarse entre las maniobras de los instrumentos. No obstante, lograron infiltrarnos en la retina imágenes para exacerbar un martes que parecía caer en el olvido.

Galería de fotos

Fotografías: Manuel Colome Pérez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here