El pasado viernes 20 de octubre Lori Meyers exhibió su último trabajo, En la espiral, ante el público de la ciudad condal en un enclave tan especial como el Poble Espanyol, dentro del ciclo de conciertos Cruïlla de Tardor.

Los primeros acordes de Vértigo I y un manto de pacífica luz azul revelaron a la cálida voz sentada al teclado, luciendo gafas y postura propias de un Elton John. Este misticismo, apropiado para cualquier obertura, duró lo que duran todos los prólogos; sólo unas pocas páginas de lo que es el todo el relato. De este modo, en seguida el grupo granadino sacó a relucir temas más añejos y dinámicos como Planilandia. Esta filosofía de intercalar ying y yang, reposo y guateque durante todo el concierto nos pareció de lo más acertado, pues el fuego del directo requiere más chispa de la que la Espiral por sí sola puede ofrecer al público en carne viva.

Publicidad - Revelab Studio

 

Evolución fue el tema dedicado a Barcelona, una ciudad especialmente importante para la banda. Noni utilizó así la letra de esta canción para protestar por el tratamiento del conflicto catalán. Luces de neón, vestida en una camisa de colores sospechosamente blaugranas, completó el siguiente dúo de lo nuevo y lo viejo, terminando de caldear el ambiente para el núcleo duro del concierto.

Lori Meyers En La Espiral Concierto Barcelona Cruilla de Tardor Poble Espanyol

A continuación se repitió la fórmula En la espiral más Cronolánea, representadas cada una por Todo lo que dicen de ti y Luciérnagas y mariposas. Unos arpegios juguetones recogieron la atención de los asistentes en dirección al cambio excepcional de vocalista que requiso Océanos y al ya coreado hasta por las plantas del Hivernacle El tiempo pasará. Cerrando este bloque de temas encontramos unos coros angelicales en Organizaciones peligrosas. Aunque esté lejos del single, las líneas de bajo disco y multicolor de esta canción nos parecieron la mejor demostración de cómo conservar el sonido personal de cada artista en cada versión de sí mismo.

En este punto de la noche Lori Meyers cogió sus maletas y se marchó de Viaje de estudios, repasando los temas más esperados en el invernadero. El primer ejemplo de este periplo por el pasado fue Ham’a’cuckoo, a la que imprimieron una emoción tan intensa que llegó a ahogar en algún momento sus voces. El par complementario de esta canción conmemorativa fue Tokyo ya no nos quiere, probablemente el tema con mayor implicación por parte de la sala, de media de edad treintaañera y por consecuencia más cercana a esta época de la banda.

De vuelta al (casi) presente, la banda se vio sumergida en un escenario teñido de rojo, el sonido de unos tambores de guerra y el pilla pilla de unas guitarras eléctricas que ofrecían la antesala de la resaca. Emborracharme, con todas sus consecuencias, anunciaba el principio del final teórico, coronado por Pierdo el control. A eso es a lo que llamamos nosotros el orden natural de las cosas.

Lori Meyers En La Espiral Concierto Barcelona Cruilla de Tardor Poble Espanyol

Como no cabía esperar de otra manera el final teórico no lo fue así en la práctica, y los granadinos volvieron al escenario ya vacío con todo un arsenal cargado con munición tal como La pequeña muerte o Zona de control. Los últimos coletazos de la noche corrieron a cargo de un enérgico popurrí compuesto por ¿Aha han vuelto? y los botes de la más que obligada Mi realidad.

El sonido del invernadero de Pueblo español, más apropiado para cultivar flores que para acoger conciertos, embruteció algo la calidad sonora del conjunto, pero el encanto de este espacio exótico nos hace perdonárselo todo. De esa noche salimos con la alegría de comprobar que, fuera de gustos personales y adicciones subjetivas al ritmo y la velocidad, la cara lavada de Lori Meyers sigue teniendo algo de ese «ellos mismos» que nos enganchó hace años. Tras haber lanzado dos discos muy parecidos, En la Espiral se presenta sobre los escenarios con la valentía del que prueba algo diferente y la sabiduría del que no tira por la borda el sonido personal logrado durante años de trabajo. Esto, queridos, es lo que hace a bandas como Lori Meyers mantener la Alta fidelidad de sus seguidores.

Fotografías: Adrián Romero Hernández

Galería: Lori Meyers @ Cruilla de Tardor

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here