Voluma (Emi, 2016), el segundo disco del mexicano León Larregui, líder de la incombustible banda Zoé, lo anunciamos aquí hace unos meses. Su single de presentación «Locos», era una buena canción pop, bien arreglada, muy inmediata y con letras directas, sin metáforas ni miedo a caer en la cursilería que, a la postre, ha resultado ser lo mejor del disco.

Estamos ante un trabajo continuista de aquel Solstis (Emi, 2013) aunque con un sonido más electrónico y sobre todo más personal y reflexivo. León habla principalmente del amor a su chica y a su hijo recién nacido. También deja hueco para hablar de la naturaleza e incluso denuncia la complicada situación que atraviesa México así como la dependencia tecnológica que nos hemos impuesto.

León: “Todo surgió porque mi chica se embarazó, entonces dejé de trabajar para estar con ella durante todo el embarazo (no me quería perder nada). De pronto, me di cuenta de que comencé a componer canciones que eran muy personales. Cuando llevaba dos o tres, hablé con Zoé y les dije ‘mejor aprovecho ahora que me están saliendo estas rolas para sacar mi disco nuevo de solista’. Fue ahí que me clavé de lleno, obviamente con las porras de mi chica que fue, en gran parte, la que me aventó a hacerlo”.

La sensación durante el trascurso de las canciones es de intermitencia emocional. Nos encontramos con varias canciones de buenos momentos puntuales que no son suficientes para elevar el resultado y otras que cambian en su parte final, como «Tremantra» o «Visiones» pero quizás demasiado tarde. Se hace complicado elegir lo mejor del disco, ya que, salvo «Locos» no hay canciones sensiblemente mejores (ni peores) que el resto y así, cuando en las primeras escuchas me quedaba con  ese agradecimiento al mar y a su efecto calmante, esa invitación a abandonar la ciudad e irse a la naturaleza que es el pseudo chá chá chá «Mar», hoy la cambio por el funky de «Tiraste a matar» o la atmosférica «Lattice». Menos discutible es la calidad del «mal de amores nacional» que es «Luna Llena», una canción de preocupación y amor hacia su país con frases como «Hay violencia por doquier» o «Esto tiene que estallar» al igual que Julieta Venegas cantaba en Explosión (Algo Sucede, 2015). Interpreto su frase «Tengo miedo, hay luna llena» como una comparación entre la transformación del hombre lobo cuando hay luna llena y la que Mexico que parece vivir, bajo una fija luna llena.

Hay multitud de arreglos en las canciones por lo que no hay un problema de linealidad pero la producción desorienta a veces y hace que las canciones no consigan lo que se les intuye. Dicho esto, lo que estamos criticando es que en esta ocasión no llegue al notable. Es lo que tiene estar tan mal acostumbrados.

 Las mejores: Locos, Luna Llena, Tiraste A Matar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here