Una intro electrónica inicia el nuevo disco de Lori Meyers, una ilusión de sonido espacial y nocturno titulado Vértigo que tira de voces con eco para darle aún más profundidad a los primeros acordes que definen el disco perfectamente; un trabajo predominantemente calmado. La sensación de únicamente una apertura de puertas del corte anterior, unido al hecho de que el siguiente tema, Evolución, adelanto de En La Espiral no causara furor provocó que me invadiera por primera vez la idea de que quizás el disco no iba a ser para recordar. El single, marca de la casa vuelve a tirar del recurso «Ayer vi una noticia en televisión», como otras veces habla de una nueva revolución o de un problema sobre el cual le preguntó al doctor y a pesar de su inicio pesimista va cambiando hasta convertirse en una esperanzadora canción sobre el futuro, aunque con un sonido lánguido que está por todo el disco, una autocomplacencia que no siempre funciona y que cuando no está como en «Pierdo el control», tercer corte, su búsqueda de inmediatez hace que no acabe de funcionar.

Afortunadamente el disco tiene  un parte central que eleva el resultado del disco, un grupo de canciones taciturnas que sí funcionan. En «Todo lo que dicen de ti» nos inunda un pop amable y sencillo en un homenaje al esfuerzo de una mujer en su día a día con uno de los estribillos que más se pegan de todo el trabajo, aderezado con los coros de Anni B. Sweet y en «Océanos» su sonido playero, con guitarras «desafinadas» nos evoca a las noches de verano pero con nostalgia, tomando al mar como una metáfora del ayer: «No hago más que rebuscarte sólo a lo largo del océano del ayer».

Publicidad - Revelab Studio

 

La pieza quizás más redonda de esta zona central es «Eternidad». Aunque haya mejores estribillos, su exquisita producción la mejora hasta ese punto. Las cuerdas hacen de esta una canción perfecta para darse un paseo o conducir, una prueba de buena combinación entre la composición, producción y la personalidad del grupo.

Y es que el «Que ahora toquen Lori Meyers, que tengo ganas de bailar» que canta Sidonie en su adictivo último disco El Peor Grupo del Mundo no se puede aplicar a este «En La Espiral» porque hay poco con lo que bailar; solo  momentos de «Zona de Confort», «Organizaciones Peligrosas» o «Siempre Brilla El Sol» se pueden bailar pero con un ritmo que viene y va.

Estoy seguro que Siempre Brilla El Sol funciona perfectamente en directo, esa batería es capar de conseguir que nadie se quede quieto, pero en reposo, con los casos puestos y a pesar de esos fantásticos sintes, no me hacen ponerme de pie y bailar. Me da la sensación de que eso ya lo he escuchado.

En resumen: un disco con excesiva languidez, que no me va a invitar a ponerlo mucho salvo en momentos de melancolía porque las canciones con ritmo no funcionan tan bien como las otras y éstas, pues no suelen pincharse una y otra vez. Llama la atención también que es un disco con una mezcla algo extraña entre canciones que hablan de amor y otras prácticamente de denuncia por lo que descentra un poco.

Las Mejores: Todo lo que dicen de ti, Océanos, Eternidad.

Valoración: 2/5

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here