From the City to the Ocean Side pertenece al título de uno de los mejores discos nacionales de este 2015. Dividido en diez cortes, podría resultar complicado elegir entre uno de ellos como si del amor a mamá o papá se tratase. Pero esta vez si fue valiente la elección: el más sencillo, acústico, sensible y de escasa duración.

Sorprende. Sorprende que una de las mejores del año, sea una canción con tan sólo una estrofa y que a su vez se comporta como único estribillo. Que le da al replay para volver a entonar las mismas frases. Sorprende. Si, vuelve a sorprender que cuatro únicos versos puedan poner de la manera que #hoymepone “Ordinary Lies”.

Publicidad - Revelab Studio

 

Poco importa que repitan fórmulas, que las inventen o que sean originales; en las emociones percibidas nadie manda y Lluis Albert atentó contra nuestras cuerdas. Gran responsable de esta tensión la guitarra que se escapa sin darnos cuenta, para dejar a delicada voz un tercer y último repaso a capela, donde muestra su angustia, inquietud y respiración. Poco más de dos minutos para lograr empañar las retinas como si de cristales y contrastes de temperaturas se tratasen. Dos minutos para erizar el vello y ascenderlo hasta donde los globos de helio se pierden.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here