Llega el momento de contaros cómo fue el adiós de la edición del Pulpop de este año, que ha contado tanto en su primera como en su segunda jornada, con un popurrí de estilos que no dejaron indiferente absolutamente a nadie.

Día ocho de julio. Comienza el espectáculo con Copa Turbo, originales de Roquetas de Mar. Un estilo difícil de definir, un toque dance quizá, que pone a bailar incluso a los más rezagados en cuanto suenan las primeras notas. Buena manera de ponerse a tono para la noche que nos espera, desde luego.

Publicidad - Revelab Studio

 

Continúan los madrileños Sonograma, quienes ganaron el primer concurso ‘jóvenes valores’ que tuvo lugar en la anterior edición del Pulpop. La gente ya va coreando las letras. Especial detalle el que tuvieron los madrileños, recordando a su paisano Pedro Aunión, quien fallecía la noche anterior realizando un número de acrobacias aéreas en el Mad Cool Festival.

Otro de los platos fuertes de la noche llegó de Reino Unido, los jovencísimos The Spitfires, que desprendían ilusión, frescura, y ganas de hacer disfrutar al público tanto como ellos.

La Plaza comienza a llenarse, pues queda poco para el broche de oro, o de platino, que diría yo, pero de momento, toca disfrutar de Airbag con una mezcla de emociones; la exaltación que provoca el ver a esta banda en directo, y la impaciencia de algunos por ver a la siguiente banda, que no es ni más ni menos que…

¡León Benavente! Entre gritos de emoción de sus fans y unos juegos de luces bastante curiosos, Abraham Boba y compañía suben al escenario para extasiar a un público que no pudo estar más entregado, al igual que la banda, que contagiaba una fuerza abrumadora, y es que ya sabemos que Boba es un showman. Los que no conocían a la banda, salieron impresionados, y quienes la conocíamos, salimos aún más enamorados de ella. Momentos como ‘La Ribera’, o ‘Ser Brigada’, propician un subidón de adrenalina, que amigos, no se experimenta todos los días.

Si no tuvimos bastante con León Benavente, el festival se cerraba con Novedades Carminha, una de las bandas nacionales que más se caracteriza por su espíritu movido y festivo.

Terminado el concierto de Novedades Carminha, los asistentes al festival se habían convertido ya en muertos vivientes tras tantísima tralla, pero estos no buscaban alimentarse de cerebros, sino de más fiesta. La marcha continuaba en una fiesta de despedida en el Pub Zaway, donde nos encontramos a We are Not Djs y a Don Gonzalo (Discos Bora Bora).

¿Será posible superar esta edición? Creo que va a estar difícil, pero quién sabe, ¡El año que viene os cuento!

Fotografías realizadas por Eva Zeta y proporcionadas por la organización del festival

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here