Se avecinaba una velada vibrante desde que se extendió la alfombra roja en la entrada de la Joy Eslava, una sala de fiestas cuyas luces de neón no han dejado de brillar desde 1981. Este antiguo teatro ha sido testigo privilegiado de los espectáculos más variopintos que se han celebrado en la capital desde los albores de la Movida. Los años pasan, pero no le pesan. Se conserva bien la Joy, uno de los pocos vestigios de la gloriosa época de la noche madrileña que sigue manteniéndose en pie. La revista Rolling Stone no podría haber elegido mejor espacio para conmemorar la VI Edición de su entrega de premios, pues la publicación de la cultura rock más influyente del panorama nacional merecía todos los honores. Merecía un lugar hecho a su medida.

Los flashes deslumbraron el desfile de rostros conocidos que posaron frente al photocall. En la alfombra roja todos seguían siendo candidatos a llevarse los laureles, no se conocían todavía los triunfadores. Tampoco se percibía un ápice de tensión entre la camaradería de los aspirantes, puesto que se reunieron para rendir tributo a la música, al arte. No existe competición alguna cuando se trata de honrar a la cultura.

Publicidad - Revelab Studio

 

Premios VI Rolling Stone - Marlango
Marlango, posando en el photcall

Empezaba a gestarse la fiesta en el interior de la discoteca entre la algarabía de los asistentes. Un hervidero se formó ante el escenario. Los camareros, sosteniendo sus bandejas de canapés en lo alto, se abrían paso como podían entre una multitud que bullía ante el recital ofrecido por La Bande, ganadores del concurso de maquetas Diesel Next Rock band. El director de la revista Rolling Stone – Iñaki de la Torre – se sumaba a la juerga subiéndose al escenario para unirse al conjunto asturiano. La noche prometía, y no decepcionó.

Premios VI Rolling Stone - Amaral
Eva Amaral posa en el photocall con la Edición Especial 15 Aniversario de Rolling Stone

Quim Gutiérrez fue el encargado de presentar la ceremonia para dejar patente su versatilidad como artista, ya sea ante la cámara o conduciendo una gala. No le falta descaro al actor, que se desenvuelve con soltura en cualquier terreno. Se inauguraba de esta manera la entrega de premios, la cual coincidía con el 15º aniversario de una revista considerada referente en la industria de la música. El primer grupo en recoger un galardón fue Belako. Los de Munguia están revolucionando la escena musical con paso firme, a base de arrojo y desparpajo. Su camino hacia el éxito ha sido fulgurante después de haber dejado atrás las actuaciones en los pequeños locales que los vieron nacer. Su marcado estilo post-punk adornado con matices electrónicos les ha valido para formar parte del cartel del BBK y para ser teloneros de Elvis Costello. Ni más ni menos. Una carta de presentación demasiado atractiva que no pasó desapercibida para Rolling Stone. De ahí que salieran de la ceremonia con el premio a Mejor Grupo Revelación bajo el brazo.

Premios VI Rolling Stone - Quim Gutierrez
La presentación del evento corrió a cargo del actor Quim Gutierrez

Carlos Cros, visiblemente asombrado, levantaba el premio a Mejor Canción por La Distancia. El de Barcelona, que en su día fue integrante de Los Selenitas y que carga con una dilatada carrera sobre sus espaldas, afirmaba sentirse sorprendido de haber aglutinado la mayoría de votos entre tanto «peso pesado». No había respiro para el respetable, que rugía entre vítores y aplausos cada vez que se anunciaba un ganador. Tal fue el caso de Silvia Pérez Cruz, aupada al escenario por la estruendosa ovación que le dedicó el público. Esta joven catalana atesora un talento inconmensurable. La fragilidad de su voz es capaz de tocar la fibra y erizar la piel del más insensible. Y llega muy lejos. Tanto que para ella fue el premio a Mejor Grupo.

Premios VI Rolling Stone - Silvia Rodríguez
Silvia Pérez, recogiendo el Premio a Mejor Grupo

Raúl Cimas fue condecorado por su sana irreverencia. Nadie mejor que él podría representar el premio Actitud Rolling Stone, pronunciando un discurso aderezado con el tono jocoso al que nos tiene acostumbrados. Porque según el humorista, en todo momento jaleado por la concurrencia, una actitud rolling se demuestra en el metro, metiendo el pie entre coche y andén. O haciéndose el longuis ante una aparición de la virgen.

Premios VI Rolling Stone - Raul Cimas
Raúl Cimas recoge el Premio Actitud Rolling Stone

Como una epifanía fue el acústico improvisado que concedió Vetusta Morla después de haber conseguido el galardón a Mejor Disco por La deriva. No les afectó en absoluto el apagón que sufrió toda la calle Arenal. Desprovistos de sonido y de iluminación pero no de ingenio, se las apañaron para hechizar al auditorio con la voz de Pucho alzándose en medio del silencio. No es de extrañar que también recibieran el premio a Mejor Grupo del Milenio, sobre el cual bromearon al echar cuentas. “Esta gente más que valientes son imprudentes”, anunciaron refiriéndose a la revista. Queda mucho para que acabe el milenio, es cierto. Pero si alguien sabe lo que es saborear las mieles del éxito, estos son Vetusta Morla. Tampoco es casualidad que el mismo día lograran otro disco de oro.

Premios VI Rolling Stone - Vetusta Morla
Vetusta Morla obtuvo el premio al Mejor Disco por La Deriva
Premios VI Rolling Stone - Vetusta Morla
Momento en el que Vetusta Morla improvisa tras el apagón arrancándose a cantar «Los buenos»

Un artista bregado en mil batallas y curtido en los escenarios de todo el país como Manolo García debía ser homenajeado con el premio Toda Una Vida de Rock. Haciendo gala de una modestia impropia de alguien con una trayectoria tan respetable, el catalán confió en que tal honor a su carrera “no signifique que me dais puerta”. Largo trecho le queda por recorrer todavía al barcelonés, que hizo apología al rock español en su discurso de agradecimiento.

Premios VI Rolling Stone - Manolo García
Manolo García recibiendo el premio a Toda Una Vida de Rock

Para coronar la fiesta, Sidonie hizo las delicias del público con una actuación que incluía versiones de The Smiths y The Beatles. No han sido premiados nunca por la revista, ofensa que aprovecharon para enseñar sus traseros en un gesto de cómica protesta. Ya les llegará el turno.

Premios VI Rolling Stone - Sidonie
Sidonie fueron los encargados de poner punto y final a esta fiesta de la música

Se apagó la iluminación del escenario al concluir la VI Edición de los Premios Rolling Stone, pero las luces de neón de la Joy Eslava seguirán resplandeciendo. Por muchos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here