El pasado Sábado 13 de Junio, nos dirigimos hacia el Prat del Llobregat, con motivo de los directos de Bigott y La Bien Querida. Íbamos con algo de prisa de un día agitado, con el nerviosismo de llegar tarde y con la típica sensación en esas ocasiones de que el minutero corre más rápido de lo normal. Finalmente llegamos a La Capsa a la hora y nos dirigimos hacia la entrada intentando recuperar el aliento.

La Bien Querida
La Bien Querida en La Capsa del Prat (fotografía: Estefanía Mena)

Empezó La Bien Querida en un formato que no esperábamos, en acústico. Dos guitarras (la de ella y la de su pareja y compañero de grupo David Rodríguez) y un portátil que se encargaba de la percusión y los sonidos pregrabados de algunos temas. Ese formato en sí y todo el conjunto en general, hizo del concierto de La Bien Querida, un directo mucho más intimo y romántico si cabe.

Publicidad - Revelab Studio

 

La Bien Querida
La Bien Querida en La Capsa del Prat (fotografía: Estefanía Mena)

Todo empezó suave y dulce, algo que nos fue genial para normalizar nuestras pulsaciones y hacernos ver donde estábamos, hasta que llegó «Bendita«, dando un giro al directo y respirándose un sonido más contundente y con más cuerpo, tanto en sonido como en la iluminación de la sala. «Arenas Movedizas» hizo entrar en juego al portátil, con la base electrónica que la compone y dando un vuelco más bailongo y movido. Pese al directo cercano y bien estudiado que ofrecían, el público se mostró frío, tranquilo y en ocasiones, las bases electrónicas en un formato tan natural como puede ser el acústico, se mostraba truncado por un sonido algo enlatado.

La Bien Querida
La Bien Querida en La Capsa del Prat (fotografía: Estefanía Mena)

Nunca había visto a La Bien Querida sin el conjunto al completo y sinceramente, tenía mis dudas de como sonaría «9.6» de esta forma, pero finalmente cuando lo hizo, me atrevería a decir que sonó aún mejor que en su versión original y con un sonido más acorde a lo que transmite su letra. Hubo incluso tiempo para un guiño a nuestros queridos Los Planetas con la canción en la que ella colabora «La Veleta«.

Sin duda, La Bien Querida, sabe poner los pelos de punta cuando sube al escenario y nosotros, nos rendimos ante ella y «Morimos de Amor» una y otra vez escuchándola.

Bigott
Bigott en La Capsa del Prat (fotografía: Estefanía Mena)

Era el turno del único y característico Bigott, acostumbrado ya a sus directos, me dio la impresión de que empezaron a tocar algo distantes e incómodos en general. Todo cambió cuando su vena «showman», se hizo latente ante el humo y los focos del escenario e hizo estallar las primeras carcajadas en la sala, eso me recordó, quien había encima del escenario y que estábamos ahí para bailar, reír y divertirnos con él.

Bigott
Bigott en La Capsa del Prat (fotografía: Estefanía Mena)

Pese a encontrarlos más serenos y serios que nunca, los conciertos de Bigott son como asistir a un ensayo de unos colegas, sabe que está ocurriendo siempre en el público e interactúa, como si a cada uno de nosotros nos conociera de toda la vida y  demostrando así, que se vuelca por cada una de esas personas que le acompañan. Cantando canciones en francés a capela o incluso se atrevió, con un tema de Phil Collins, a petición de alguien del público, porque si, por que le apetece y porque cada directo de Bigott es diferente, especial y más surreal que el anterior. Se respiraba buen ambiente en el escenario y eso se transmitió al público, que después de un par de temas, lo tenía bailando y ya en su bolsillo. La fiesta vino con su hit «Cannibal Dinner«, donde la sala estalló para quemar nuestras ultimas energías e irnos a casa con una sonrisa.

No sabemos si el bigote de Bigott será su talón de Aquiles, pero si es así, esperamos que jamás se haga con una Gillette.

Bigott
Bigott en La Capsa del Prat (fotografía: Estefanía Mena)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here