El pasado viernes, Carmen Boza y su banda actuaron en Salamanca dentro del ciclo de conciertos Girando por Salas (GPS), en la sala The Irish Theatre, la cual es una de las más conocidas de la ciudad.

Guitarra eléctrica en mano, la cantante arrancó con “No me parezco” y  justo a continuación “El ejército”. Ambas pertenecen a su disco La mansión de los espejos, lanzado en 2014 a través de una campaña de crowfunding.
Carmen Boza Salamanca

Publicidad - Revelab Studio

 

Poco a poco el público se iba animando y llegó el turno de “Amante religiosa” enlazada muy sutilmente con “Fin”. Esta última incluida en la reciente reedición del disco de la mano de su nueva discográfica (Warner Music), a pesar de ser una de las primeras canciones de su primer trabajo Rollitos de primavera.

El concierto no había hecho más que comenzar, y la gaditana aseguró estar encantada de volver a la ciudad charra gracias a los conciertos de fin de gira que está realizando actualmente por toda España. Así dio paso a la conocidísima “Octubre” y a continuación el momento más mágico de la noche cuando empezó a sonar “Sin salida”. El acompañamiento instrumental fue desapareciendo progresivamente hasta que Carmen cambió de guitarra a la acústica y comenzó a tocar “Nana Noir” completamente sola, hasta que los demás integrantes de la banda (Jacob Reguillón al bajo y Alex Riquelme a la batería) fueron añadiendo nuevamente sus instrumentos, llegando así a uno de los puntos álgidos del concierto.

Boza68

Y tras esto llegó el momento reivindicativo de la mano de “Mi do menor”, en el que la cantante pidió al público alzar la copa porque, como dice el estribillo: «nadie tiene el derecho a juzgarte, ni tampoco el deber de salvarte». Con la vuelta a la guitarra eléctrica llegó “Delirios y de éxtasis” con un estilo y ritmo muy diferente al tema original, enlazada con “Culpa y castigo”, single del disco con el que lanzó el primer videoclip el pasado septiembre y el cual ha cosechado mucho éxito con más de 100.000 reproducciones en Youtube.

Boza90

“La mansión de los espejos”, canción que da título al disco, “Desconocidos”, “Restos de mi verano” y “Mayordomo” fueron las encargadas de ir poco a poco cerrando el concierto, junto con los agradecimientos a todos los presentes por haber asistido a pesar de las bajas temperaturas. “Salpicaduras” creó el falso final perfecto, con lo que ante la petición del público de una más, comenzó a sonar una canción en inglés que descolocó a la gran mayoría. Se trataba de “This mess we are in” de PJ Harvey con la sorpresa de crear un mashup con la esperadísima “Fieras”, que puso el toque de calor a una atípica noche de invierno salmantino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here