La noche del sábado Jero Romero desembarcó en Santander para presentar su último trabajo “La Grieta” (2014, autoeditado) y lo hizo acompañado de su grandiosa banda, formada por músicos de la talla de Charlie Bautista y Amable Rodríguez (guitarras), Alfonso Ferrer (bajo) y Nacho García (batería).

Decía Foucault que pensar es hacer tajos, abrir grietas, dejar espacios entre una cosa y otra. Precisamente una de las grietas del sábado separaba a los que decidieron ver el fútbol (amarga mayoría) y los que nos reunimos en torno a cinco maravillosos músicos. Cuestión de prioridades, supongo. Ello propició que disfrutáramos de un concierto íntimo y a la vez intenso en el Escenario Club.

Publicidad - REVELAB studio

 

SONY DSC

El ex vocalista de The Sunday Drivers comenzó el repertorio con También, tema de su último disco, para presentarse a continuación con un escueto “Buenas noches” y mostrar su asombro ante el silencio que inundaba la sala tras los aplausos de recibimiento. Es sabido que el cantante toledano es hombre de pocas palabras, quizá por eso cuando se arranca se muestra con toda su naturalidad.

SONY DSC

Siguieron temas de su nuevo trabajo como Narciso, El mejor y Los columpios intercalados con canciones del anterior “Cabeza de León” (2012, autoeditado) como Haciendo eses, Cabeza de león o Ya te lo decía yo, esta última una de las mejores de su primer disco en solitario. Tras ello mostró su gratitud a todos aquellos que asistían por primera vez así como a todos los que repetían, para bromear después con el fútbol, incluso preguntar que cómo iba el partido.

El concierto iba in crescendo con cada acorde, con cada estrofa, con cada silencio… La noche discurría prácticamente sin pausas, con el público expectante y a la vez entregado. Se podía distinguir la sonrisa satisfecha del que sabía a lo que iba y del que “engañado” por un colega quedaba boquiabierto ante el descubrimiento.

SONY DSC

Tras Hombre mayor, Las leves y Nadie de ha tocado, llegaron las muy celebradas Devolverte y Correcto. Si The Sunday Drivers tenía un sonido beatle muy marcado, en las nuevas canciones ha desaparecido, para entroncar con sólidas raíces de nuestra música pop, recordando incluso por momentos a la primera etapa de Serrat.

Los momentos finales se vivieron con emoción; esa pausa inicial aguantando en silencio el inicio de El brazo, o la recta final en los bises con Túmbate y la maravillosa Deshinbida. Jero se hizo con su mítica guitarra roja para terminar con El As, un perfecto final lleno de sentimiento y con la banda desatada en estado de gracia.

SONY DSC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here