El viernes 8 de Abril asistimos a uno de esos conciertos mágicos, donde el cantante incluso se divierte más que el público, y demuestra su plenitud de forma. En la Joy Eslava de Madrid vimos la presentación de El último hombre en La Tierra, el último trabajo de un Coque Malla que vuelve, si cabe, con más fuerza que nunca.

Y es que como el buen vino, concierto a concierto, disco a disco, este lobo solitario sólo consigue mejorar, se puede ver claramente con su último trabajo (seguramente el más complejo y refinado de toda su trayectoria), el cual lleva al escenario casi como si hubiera sido compuesto para ello.

Publicidad - Revelab Studio

 

Llegamos a una sala repleta, donde encontramos caras nuevas, otras no tan nuevas, y algunas que sin duda se han vuelto familiares. Fue entonces cuando vimos saltar al escenario a David Lads a los teclados, Gabriel Marijuán a la batería, Héctor Rojo en el bajo (y contra), y Toni Brunet a la guitarra. Aparece entonces Coque, y todo comienza a cobrar sentido, todo encaja. Quizás la actitud, quizás el aspecto, quizás esa forma de tomarse la vida o todo junto, pero desde el primer momento, al grito de «¡Madrid, bienvenidos al show!» consigue crear una atmósfera mágica de la que no puedes (ni quieres) salir.

Coque Malla Madrid Joy Eslava | Indiescretos Indie Español

El nivel del sonido, la calidad de los artistas sobre el escenario y su complicidad no se pudieron discutir en toda la noche, que sirvió como presentación del último trabajo (evidentemente), pero también como guiño a trabajos anteriores, y también a nosotros, un público ya entregado mientras sonaba «She is my baby» o «Berlín».

Sin duda, más que un músico estamos ante un artista, a veces un poco poeta, que nos trae «La carta», y como carta de presentación, nos muestra al que denomina «padre de la criatura» (poniéndose a sí mismo como «madre», en referencia a su último trabajo), no se trata de otro que José Nortes, que se une a la fiesta. Más tarde hubo tiempo incluso para un homenaje a David Bowie con «Heroes», y a sí mismo, con la ayuda de Alondra Bentley y «At the movies» y «She understands».

Coque Malla Madrid Joy Eslava | Indiescretos Indie Español

Entonces, alegando que está mayor, Coque pide un vino y una banqueta, y encara el tramo final del concierto. Y claro que el tiempo ha pasado, pero Coque ha pasado por él, y nos ha dejado himnos como «No puedo vivir sin ti», o «Guárdalo», y como si se hubiese dado cuenta de lo que acababa de hacer, nos pide que «volvamos al presente», ya comenzando la despedida.

En definitiva, ha sido un concierto inolvidable y hemos visto a Coque mejor que nunca, divertido y muy animado. Esperamos volver a verlo muy pronto porque nos ha dejado a todos con muy buen sabor de boca y con ganas de más.

Texto: Alberto Souza
Fotos: Olga Pérez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here