Con un cartel cargado tanto de nombres grandes, como pequeños y brillantes, describir el Primavera Sound supone un problema común de nuestra generación: hay demasiada elección y es difícil enfocar. Intentaremos trasmitirles las emociones más fuertes, de una forma generalista.

Jueves – Arcade Fire, la primera gran sorpresa

La primera actuación destacable del día fue de Soledad Vélez, armada con su último disco Dance & Hunt. Tuvo escaso tiempo para revalidar el punto de inflexión que marca su último disco. La chilena, acompañada por una banda, saco total provecho a sus recursos vocales, impresionando con una despedida diseñada con ‘Knife’ y ‘Jeanette’, munición suficiente para apabullar más que para satisfacer. Fue una buena muestra de un excelente catálogo que encontrará la fórmula para despuntar.

Publicidad - Revelab Studio

 

Kate Tempest, rapera procedente del Reino Unido dio una actuación recargada de sentimiento e ira. Sobre el escenario es un torbellino que no deja de escupir frases a la velocidad de una ametralladora y cargadas, todas ellas, de sentido. Dejaba notar que sus raíces fueron en la poesía, antes de dedicarse a la música.

Sin duda, el concierto más cargado de adrenalida de la jornada fue de los canadienses Arcade Fire, y más sobresaliente por ser sorpresa. Fue un placer verles de tan cerca y recordar cuando nos sorprendieron años atrás en su primera visita a Barcelona. Este concierto no solo fue la primera vez en la que se pudo escuchar en directo ‘Everything Now’ y ‘Creature Comfort’ (ambas de su quinto disco), sino que fue el sitio escogido para anunciar el nuevo álbum, Everything Now.

Marc DeMarco @ Primavera Sound 2017 | Foto: Eric Pamies

El anochecer trajo a Badbadnotgood, Solange, Death Grips, y entre ellos a King Gizzard & The Lizard Wizard con su fuzz psicodelico. La inesperada sobriedad de los australianos contrastaba con la euforia agresiva del público. Temas como “People Vultures” o la nueva y más épica “The Lord Of Lightning” nos dejaron con la ganas de más.

Sin duda, el pogo de King Gizzard, no tenía nada que ver con la pura furia de Slayer. El trash metal potente dejó a los amantes del indie rascándose la cabeza, perdidos, preguntándose como llegaron hasta ahí, aunque afortunadamente, buena parte de la audiencia tenía muy claro a lo que iba. A las 04:00am y en el Ray-Ban, Tycho parecían programados para aterrizar todo lo vivido en el primer día. Su IDM básica, plana y suave invita poco al baile, pero sí a la cadencia de movimientos, a relajarse y bajar las pulsaciones. Una despedida idónea de la primera jornada intensa.

Viernes – El regreso de The XX

Si hay un artista que realmente brilló en esta edición del Primavera Sound fue Sampha. la primera presentación en España de su álbum debut, “Process” fue una de las imprescindibles dentro del plantel de música RnB del festival. La cruda emoción de la actuación, tanto acompañado por un sencillo piano como una intensa base electrónica, nos dejó con escalofríos como si interpretaba una pieza más emotiva como otra más dinámica, el cantautor y productor británico logró deslumbrar en cada una de las canciones de su debut Process, dejándose la piel y el alma en ellas.

Mac DeMarco mostró su lado gamberro, acabando en calzoncillos tras un strip tease, digamos, no muy elegante, quemándose los pelos con un mechero y con el batería en bolas durante todo el concierto. Menos el momento de desnuar el alma, fuen un concierto psicodélico y dinámico, con hits como ‘Salad Days’ o ‘Freaking Out The Neighborhood’.

The XX @ Primavera Sound 2017 | Foto: Eric Pamies

The XX volvieron a los escenarios del Primavera una vez más para presentar su último álbum, In Colour. ‘Shelter’ fue una de las mejores muestras sobre la realidad en la que ahora se mueven los británicos, una introducción antológica a golpe de beats y agudos sintéticos y la suave entrada vocal de Romy. Pero el último tercio del concierto fue el mejor; es a partir de ‘Lips’ cuando el trío de Londres empieza a desatar su verdadera potencia y profundidad, pese a un sonido que nunca llegó a ser todo lo atronador que quería imaginarme, con un Jamie preciso y letal en ese ritmo latino tan nicolasjaariano. El momento de máximo apogeo de Jamie es el que precipita el final del concierto, con el clímax lumínico en el que el pequeño genio de las calderas convierte ‘Shelter’, transformada en himno house, y con cómo la hace empalmar con su hit en solitario ‘Loud Places’, en fin una de las canciones más agudas, coloristas y efectivas de The xx (aunque se echara de menos el estallido vibrante que aportarían unos vientos en directo).

Run The Jewels fueron los encargados de mantener el momento de la noche, y no lo tuvieron fácil: a la mitad de “Blockbuster Night Part 1”, la cuarta canción, se les iba el sonido, un sonido que tampoco estuvo todo lo potente que pedía la propuesta del dúo. A pesar de los problemas técnicos, el dúo de hip hop formado por El-P y Killer Mike logró lo que muchos ansiar: volver totalmente loco al público que se encontraba en la explanada de Mordor. Abrieron con “Talk To Me”, “Legend Has It”, “Call Ticketron”, todos de la recta inicial de “Run The Jewels 3” (16), y atacaron a mitad de bolo “Nobody Speak”, ese hit que firmaron para el último trabajo de Dj Shadow, dejando “Down” y “Run The Jewels” para el final. Fueron recibidos por el público con los brazos bien abiertos, convirtiéndolos en una de las performances de la noche.

La noche la cerró Jamie XX, volviendo al escenario para un perfecto epílogo para el directo del trío.

Ambiente @ Primavera Sound 2017 | Foto: Eric Pamies

Sábado – El -ahora sí- esperado directo de Arcade Fire

Van Morrison conseguió que un público cansado, arrastrando heridas de batalla de las anteriores noches, se levanten el último día del Primavera antes de la bajada del sol. A Van Morrison había que ir a verlo porque con la temporada que llevamos uno ya no sabe si va a tener muchas más posibilidades en el futuro de disfrutar de leyendas de estas que se mantienen por si solas hagan lo que hagan sobre el escenario. Tiene swing, la pulsión de cada nota es magia cuando suenan clásicos como ‘Moondance’ y la guitarra de ‘Magic Time’ embruja. En una hora recorrió desde e jazz de Nueva Orleans al blues de Chicago.

La magia se apoderó inevitablemente del Fòrum cuando Angel Olsen, al atardecer del sábado, subió al escenario Ray-Ban enfundada en un entubado vestido plata a conjunto con sus tacones. Su concierto, con una numerosa y solvente banda de apoyo todos de blanco impoluto, no hizo más que confirmar su ascenso en el estrellato internacional.

Su tiempo ha podido haber pasado, pero Teenage Fanclub siguen haciendo lo que mejor saben hacer, componer buenas canciones como las de su último disco con una fórmula inagotable. Los escoceses solo tuvieron que mostrar lo mejor de su cancionero con temas como “Start Again”. “About You” o esa recta final con “I’m In Love”, “The Concept” y “Sparky’s Dream” para dejarnos a todos con una luminosa sonrisa de felicidad absoluta en nuestro rostro.

Desilusionante, es de las palabras más amable que podemos decir del concierto de Metronomy. ‘The Look’ o ‘The Bay’ siempre son un acierto, sin embargo, el concierto no dejó mucha impresión más allá de ser correcto, y por lo tanto no sobresalir en ningún aspecto.

Una sorpresa ver la cantidad de gente que se congregó para ver a la otrora diva de la modernidad neoyorquina primero y parisina después, Grace Jones. . La diosa de ébano apareció más bien como una personificación diabólica del lúbrico funk, envuelta solo en una capa negra rematada en cuernos y con el cuerpo desnudo decorado con bodypainting blanco, con una máscara de calavera dorada y recordando a un espectro de las noches del ritmo. Una puesta en escena, estética y sonido sorprendentes y deslumbrantes.

Grace Jones @ Primavera Sound 2017 | Foto: Eric Pamies

A punto de anochecer, subieron al escenario por segunda vez Arcade Fire. A punto de sacar su quinto trabajo y luciendo su reciente ‘Everything Now’, los de Win Butler y Régine Chassagne gozan de un momento de gloria que les permite incluso inaugurar su particular obra de arte con el himno ‘Wake Up’. El público explotó ante el indudable cabeza de cartel, rozando la extasis frente a hits como ‘Neon Bible’ y ‘In The Backseat’.

El concierto de King Krule, por primera vez en Barcelona, sin duda fue uno de los más destacables de la noche. La atmósfera oscura y misteriosa del joven Archy Marshall arrancó con una pieza introductoria seguida de temas como ‘Has This Hit’ o ‘Lizard State’, despuntando con un estilo sumamente personal y oscuro protagonizado por su grave y desgarrado timbre de voz y su inocente presencia.

Arcade Fire @ Primavera Sound 2017 | Foto: Sergio Albert

Se habla de la sagrada trinidad, pero en música la fórmula mágica es el sagrado dúo. Lo demostraron los White Stripes, y volvemos a ver las chispas que saltan en una banda de solo dos miembros en Japandroids. Dos tipos, mucha actitud y una forma de entender el rock sin demasiadas vueltas… podría ser un grupo más, pero no lo es. Empezaron y acabaron su concierto con dos hits irrenunciables como ‘Near To The Wild Heart Of Life’ y la aplastante ‘The House That Heaven Built’.

La penúltima actuación de un festival tan agotador como el Primavera Sound es un momento agridulce: una sensación de alivio ya que el agotamiento físico acabará dentro de poco, combinado con la tristeza por pronto despedirse de otra edición del Primavera Sound. !!! (Chk Chk Chk) salieron al escenario con la audiencia en estado de ebullición. Nic Offer, el mayor showman del evento, se tomó el concierto como siempre: como si fuera la última fiesta del mundo mundial. Su deriva electrónica ha convertido sus conciertos en una maratón sin cortes al estilo de una sesión DJ (todo el setlist se formó con temas de sus tres últimos discos), pero siguen sonando orgánicos, reales, “a banda”.

Por suerte el mundo no se acababa, sólo el Primavera, y nos pilló bailando.