Siete meses han pasado desde que El Poeta Halley aterrizó en Mallorca por primera vez y, aunque sea poco tiempo, en la isla ya teníamos ganas de volver a vibrar con Love of Lesbian, que abarrotó la sala Son Amar en un espectáculo enérgico de principio a fin.

Pasaban cinco minutos desde las 22:00h cuando, de repente, sonaba la intro y los componentes de Love of Lesbian aparecían sobre el escenario para interpretar «Cuando No Me Ves», seguida de «Océanos de Sed» y «Nadie por las Calles», mientras el público cantaba y saltaba con gran entusiasmo dejándose llevar por la entereza que nos estaban transmitiendo los catalanes.

Publicidad - Revelab Studio

 

Poco más tarde llegaría nuestro primer respiro, y como es costumbre con Santi Balmes y los suyos, las risas; esta vez haciendo alusión a la gran demanda de turistas que hay en las islas y presentando en alemán «Bajo El Volcán», una de las canciones más coreadas hasta el momento y la que daba paso a «Allí Donde Solíamos Gritar», «Los Seres Únicos», «Contraespionaje» y «Los Males Pasajeros».

Uno de los (tantos) bonitos detalles de los directos de Love of Lesbian es que hasta la canción más lenta del mundo se puede convertir en un chute de adrenalina, que es lo que pasó con algunas de las anteriormente mencionadas y agradecimos la tregua con «Segundo Asalto», aunque poco duraría porque llegaron dos de las canciones más esperadas por los seguidores del grupo, «1999» y «Belice». «Incapacidad Moral Transitoria» con Santi Balmes recorriendo el escenario de lado a lado saludando al público y «El Yin Y El Yen» fueron la excusa perfecta para no dejar de gastar la voz y las suelas de las zapatillas en Son Amar.

A pesar de la intensidad del show, apenas llegábamos a la mitad del concierto y aún nos sabía a poco. Unos focos de color verde iluminaban el escenario para ambientar «Algunas Plantas», un juego de luces no apto para epilépticos que hacían creer al público que estaban afectados por ciertas sustancias psicotrópicas. A continuación Santi Balmes pedía silencio para interpretar la siguiente canción, aunque fue un fracaso debido a esas personas que confunden los conciertos con los bares. Igualmente llegaría «Club de Fans de John Boy», una de las canciones más míticas del grupo, y tras ella, el primer abandono de escenario.

El público pedía un bis muy tímidamente y volvieron al escenario para ejecutar «Me Amo», en la que Santi lucía una camiseta del RCD Mallorca con el dorsal número 99 y el nombre «Love of Lesbian» que tiró una fan desde la pista. «Manifiesto Delirista» y «Los Toros en la Wii» parecía que ponían el broche de oro a una noche mágica y el público daba lo máximo de sí para despedir por todo lo alto a los catalanes coreando «Fantástico» al unísono.

Después de abandonar el escenario por segunda vez y no hacerse de rogar demasiado, entrábamos en la recta final del concierto de la manera más íntima posible escuchando «Oniria e Insomnia» y «El Poeta Halley», que emocionaba a Son Amar con las palabras de Serrat mientras Santi bailaba agarrado a una chica del público. Poco después llegarían «Incendios de Nieve» y «Planeador» para acabar una noche maravillosa y dejar el listón muy alto.

Una cita musical en Son Amar es siempre bienvenida por el lugar tan único, bonito y privilegiado que es, y mucho más si es para disfrutar con artistas de este nivel. De todas maneras, da igual dónde y cuántas veces veas a Love of Lesbian, porque siempre cumplen con el objetivo de dejar nuestros males pasajeros fuera mientras disfrutamos de su potente y contundente directo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here