La Maravillosa Orquesta del Alcohol acaba de publicar “Colectivo nostalgia”, un single producido y mezclado por Raül Refree en los Estudios Uno de Madrid.

También conocidos como La M.O.D.A., el grupo de Burgos puede presumir de ser una de las formaciones más esperanzadoras del panorama musical en cuanto a la indudable personalidad de su sonido y su manera de hacer las cosas. Con motivo del reciente lanzamiento, pudimos charlar con Nacho Mur (guitarrista), que junto a David Ruiz, Alvar de Pablo, Caleb, Joselito Maravillas, Jorge Juan Mariscal y Jacobo Naya, componen La Maravillosa Orquesta del Alcohol.

Desde el momento que la canción vio la luz, quisieron dejar claro que el tema no formaba parte de ningún álbum futuro. «No habíamos sacado nunca una canción sola como hemos hecho con este tema. Siempre estamos componiendo canciones nuevas, trabajando nuevas ideas en el local. Cuando tuvimos ésta, nos quemaba en las manos y quisimos grabarla y sacarla. Es verdad que hoy en día se lleva mucho el tema de los singles y las colaboraciones, pero no respondemos a un intento de sumarnos a esta corriente, simplemente queríamos enseñar el resultado de una canción con la que estábamos muy contentos».

Publicidad - Revelab Studio

 

La M.O.D.A. ha huido de la presión social de tener la fecha de un inminente álbum marcada en el calendario, pero no significa que no lo vaya a haber. «Habrá futuro disco de La M.O.D.A., pero ésta canción teníamos ganas de sacarla así».

«Colectivo Nostalgia» ha sido producida y mezclada por Raül Refree, grabada por Pablo Pulido y masterizada por Alex Psaroudakis. Nacho Mur manifestó en sus redes sociales que trabajar con Refree había sido un sueño cumplido. «Somos muy seguidores del trabajo de Raül desde hace muchos años. Tiene varios discos que han sido referentes para nosotros, como el que hizo de Silvia Pérez Cruz, de Josele Santiago o Albert Pla. También hizo el primer disco de Rosalía».

Sobre el trabajo aportado por el productor catalán en el nuevo lanzamiento, Nacho se muestra feliz y satisfecho. «Nos encanta la percepción que tiene. Tiene una visión muy general y sabe mucho de muchas cosas. Sabe ir a la esencia de la canción, y sin vestirla demasiado consigue transmitir toda la emoción. En «Colectivo Nostalgia» ha sido así. Su manera de tocar el piano ha sido muy importante».

«Raül Refree sabe ir a la esencia de la canción, y sin vestirla demasiado consigue transmitir toda la emoción»

En el nuevo single, con la fuerza de la voz de David, podemos escuchar “Siento que pertenezco a este momento”, y esa declaración nos llevó a preguntarnos en qué momento se encontraba La M.O.D.A. «Te diría que en el mejor momento del grupo, pero llevamos diciendo lo mismo estos 8 años».

Y nada más lejos de la realidad, ya que el camino de La Maravillosa Orquesta del Alcohol ha dibujado siempre una línea ascendente. «Nuestros sueños se van superando. Lo que nos gusta es hacer canciones y dar conciertos, y de momento el público nos lo está permitiendo. Estamos en un momento increíble, con muchas ganas de seguir la gira este año y seguir dando vida a este disco de Salvavidas de las Balas Perdidas, que ya está en su segundo año de gira». Este álbum fue grabado por Santi García en los estudios Ultramarinos Costa Brava en 2017, un trabajo en el que experimentaron con nuevos instrumentos y variedad rítmica, y que definieron como su homenaje personal a los «nadie» de Eduardo Galeano.

Quisimos hacer hincapié en otro verso que nos llamó la atención: «Creo que lo he perdido todo, creo que lo hemos perdido todo”. Nacho nos paró los pies declarando que las letras es mejor no explicarlas, «que cada uno las sienta a su manera. Es como desvelar el final abierto de una película». Nos quedamos sin resolver el misterio de qué es exactamente para La M.O.D.A. ese ‘todo’ en una canción que juega continuamente con ese punto de ambigüedad entre lo nostálgico y lo esperanzador. «Estoy seguro de que todos podemos encontrarle hueco a esa frase».

La sinceridad y contundencia de las letras de La M.O.D.A. son los pilares fundamentales de su identidad, palabras que calan profundo y erizan la piel, un sentimiento que se acrecienta con una aplastante instrumental y que no se podría entender por separado. Tras casi una década, el grupo ha evolucionado, creciendo tanto a nivel profesional como personal. «Hemos crecido y se nota en nuestras letras y en nuestro sonido. ‘Madurez’ es una palabra peligrosa, pero hemos evolucionado, utilizamos nuevos instrumentos, nuevos sonidos, ritmos más pausados… La energía sigue estando, pero con nuevas emociones. Es evidente que hay una clara evolución, han pasado 8 años y todos hemos cambiado, hemos ido aprendiendo y esto en las letras se nota. Ahora son más reflexivas».

«Han pasado 8 años y todos hemos cambiado, hemos ido aprendiendo, y esto en las letras se nota. Ahora son más reflexivas»

Cada vez se consume más de las plataformas digitales, y resulta curioso que hay quien dice que el formato CD está muriendo, pero el vinilo ha vuelto a nacer, incluso el cassette. «La industria está cambiando, eso está claro. Nosotros somos unos románticos, nos encantan los discos. La música ya no vende tanto en formato físico, de hecho hay gente que se compra el disco pero escucha la música igualmente en Spotify. A nosotros nos gusta mantener ese ‘romanticismo’ y ofrecer a nuestros seguidores la posibilidad de tener siempre el CD o vinilo».

Hay muchas formas de hacer las cosas, y los siete miembros de La M.O.D.A. tomaron desde sus inicios la valiente decisión de trabajar sin estar bajo el amparo de ningún sello. «Nos gusta poder tomar todas las decisiones. Supone mucho esfuerzo hacer todo tú mismo, pero triunfar es eso, hacer las cosas a tu manera». Mostrando todo su respeto por la industria, nos dejan claro que de momento seguirán trabajando así. «No delegamos en una discográfica ni en oficinas grandes. Por el momento, seguiremos haciéndolo así, estamos encantados de poder responder ante nosotros mismos y tomar todas las decisiones entre los siete. Pero la vida da muchas vueltas, nunca se sabe».

«No delegamos en una discográfica ni en oficinas grandes, y de momento, seguiremos haciéndolo así»

El pasado fin de semana llenaron el Interestelar Sevilla a las siete de la tarde. «Fue increíble, toda la gente cantando nuestras canciones, estábamos con los pelos de punta». Al día siguiente continuaron con la magia en la otra punta del país, en el Iruña Rock de Pamplona, con la misma sonrisa. Dos espacios muy amplios que nos llevaron directos a la siguiente pregunta sobre qué prefieren, ¿salas de conciertos o festivales? Nacho se mostró algo dubitativo. «El festival te expone a gente que no te conoce, es un escaparate muy bueno para enseñar lo que haces, aunque generalmente en poco tiempo. Lo bueno de la sala es que puedes hacer tu propio show, con tus luces, cuidando al máximo el sonido, y si quieres, puedes estar dos horas. Ambos son dos escenarios maravillosos».

Le pedimos a Nacho que hiciese un poco de memoria para que nos contase el concierto más inolvidable que ha dado La M.O.D.A. A diferencia de la anterior cuestión, ésta la tenía muy clara, «tenemos dos recuerdos sin duda que se nos escapa la sonrisa nada más pensar en ellos. El primero, cuando fuimos a Colombia. No nos imaginábamos que nos fuesen a conocer allí, y nos encontramos a un montón de gente con nuestras camisetas, que además no eran oficiales, porque allí no vendemos. Fue increíble, eran las tres de la tarde y todos estaban cantando y haciendo pogos». El otro recuerdo nos lleva hasta Madrid, recordando aquel diciembre de 2018 en el WiZink. «Fue una locura, de repente salir y ver a 12.000 personas que han pagado una entrada para verte a ti, todo el mundo cantando y dándonos su cariño desde que salimos. Fue una noche que recordaremos siempre, lo más grande que hemos hecho como grupo».

«El concierto en el WiZink ha sido lo más grande que hemos hecho como grupo»

Son muchos los kilómetros que lleva la formación a sus espaldas, y nadie mejor que ellos para firmar ese lema de “pasión, honestidad y carretera”. «Compartimos más tiempo entre nosotros que con nuestra familia, vivimos momentos mejores y peores, momentos de cansancio y momentos de mucha emoción. Pero que siete amigos se puedan meter en una furgoneta y recorrer el país es un sueño, el sueño del rock, y ahí estamos cumpliéndolo».

El verano para La Maravillosa Orquesta del Alcohol, como de costumbre, está en la carretera. Estarán hasta septiembre actuando en festivales de todo el territorio nacional, y en otoño llegará el final de gira para despedir su último álbum. «En nuestros viajes nunca puede faltar música, camisetas de tirantes y paciencia. Son muchas horas conviviendo dentro de una furgoneta, pero así es nuestra vida. Con los años hemos aprendido a llevar la maleta cada vez más vacía».

«En nuestros viajes nunca puede faltar música, camisetas de tirantes y paciencia»

La M.O.D.A.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here