Afirma la ciencia que tener miedo o frío nos pone la piel de gallina. Como tercera opción se encuentran las situaciones emocionales. Es en esta alternativa en la que Viva Suecia nos manipula y logra confeccionar Otros principios fundamentales, una obra no apta para pieles sensibles. Para recriminar el atentado emocional que los murcianos han provocado con su segundo larga, nos citamos en Subterfuge (su discográfica) para hablar con ellos e intentar romper las cuerdas en las que nos encontramos tras cada escucha.

¿Cómo os gustaría que os definiera el día de mañana Wikipedia?
Rafa: Como una banda de rock que hizo lo que quiso

Publicidad - REVELAB studio

 

Damos al play a Otros principios fundamentales y nos encontramos con un primer verso que dice: “llegar por costumbre hasta que algo absurdo nos alumbre”. ¿Es este verso un buen resumen del resto del disco?
R: Me gusta pensar que no estamos divagando en el resto del disco, pero es un toque de atención. Es como marear la perdiz hasta que la cosa más estúpida te da en la cara y te das cuenta de muchas cosas.

Podríamos sacar perfectamente seis o siete singles del disco ¿Es Otros principios fundamentales un álbum de hits?
R: Creo que es un poco arriesgado que nosotros lo digamos.
Jess: Nosotros no diferenciamos los hits. Hemos hecho todas las canciones con el mismo amor y estamos seguros que no van a coincidir las que más gusta a la gente con las que nos gustan a nosotros. Es muy distinto tocarlas a escucharlas. Nosotros no somos capaces de decir si son o no hits.

«Es como marear la perdiz hasta que la cosa más estúpida te da en la cara»

«La estrella de David» o “Lo último que se pierda” destruyen a primera escucha. ¿Sois conscientes del daño que vais y van a causar?
R: Si. Hay una anécdota muy graciosa. “Lo último que se pierda” la toqué con el piano dentro del estudio. Ellos estaban fuera escuchándola y cuando terminé pasaron todos a darme un abrazo a preguntarme si estaba bien o si me pasaba algo. Son canciones totalmente destructivas, pero si estuviésemos súper felices nos iríamos de cañas, cuando no estamos en ese plan nacen los temas.

Otros principios fundamentales es un disco muy plural, donde las canciones no recuerdan entre ellas y en todo momento el oyente es consciente del cambio de tema. ¿Era algo premeditado?
J: Buscábamos un disco en el que pasaran cosas. Prestamos especial atención en que fuese así, que no fuera un disco súper redondo en el que al final todas las canciones suenan igual. Queríamos que emocionaran, que se sintiera la rabia con la que nosotros hemos hecho las canciones.
R: También que no te dijese todo en la primera escucha. Hay canciones en las que acabas descubriendo algo con el tiempo.

¿Hay algo de conceptual en este disco? ¿Cuál es el nexo de unión de las canciones?
R: Creo que el late motiv de todo el disco está en el título. Es un disco que habla de nosotros, de la gente que tenemos cerca. Creo que eso a nivel de música, más que a nivel de texto, está bien representado. Hay temas más enérgicos y otros con más desarrollo.
J: Un disco conceptual no es, o al menos eso creemos nosotros. Sin embargo todas las canciones tienen un factor común y es que hemos trabajado muchísimo en ellas. Aunque no han salido todas en el mismo momento, forman todas parte de una misma época.

«Buscábamos un disco en el que pasaran cosas, que no te dijera todo en la primera escucha»

Este trabajo tiene un encanto 100% planetero ¿Han influido mucho en el sonido de este disco Los Planetas?
J: ¿Qué banda de “indie” nacional no se siente reflejada en Los Planetas? No inventaron nada pero sí que lo trajeron. Ellos importaron una música, y el resto, que estábamos escuchando Nacha Pop, dijimos “¡coño! que se puede hacer en castellano”. Aunque quisiéramos decir que no, tenemos que decir a la fuerza que sí.
R: Ha sido uno de los grupos más influyentes en los últimos veinte años en España. Evidentemente claro que sí, tanto de Los Planetas como de otros tantos. Si el disco suena más Planetas o menos, ya depende de cada uno. En algún momento te puede recordar, pero no está hecho con esa intención.

¿Hasta qué punto comprometéis las canciones a la situación política y social del momento?
R: No somos muy partidarios de la canción protesta. Aunque “Hemos ganado tiempo” pueda parecer eso, creo que se ha entendido mal. Intentamos dar nuestra visión de las cosas desde nuestro punto de vista, pero no hacer un juicio de valor ni medir el estado de la sociedad. No queremos echarle la bronca a nadie, ni ponernos en plan cantautor protesta. Es dar una opinión de las cosas que nos pasan.

Cierra el disco “Que esto funcione”. ¿Tenéis alguna duda de que funcionará y que os va a elevar hacia lo más alto de la música nacional?
J: Muchísimas. Nosotros nos dedicamos a hacer canciones, no a analizar lo que pueda pasar con ellas. Cada vez que sale una canción siempre hemos estado acojonados por ver cómo iba a ser la respuesta. Y esto va a pasar siempre.

Pero viendo el feedback que está teniendo con el público tanto en directo como en las plataformas digitales…
R: Para este sábado está todo vendido en Valencia. Pues hasta que no estemos sobre el escenario tocando y la gente pasándoselo bien, no vamos a ir con la idea de “¡qué bien, esto está hecho!”. Es algo que nos hace tener quebraderos de cabeza enormes, pero creo que es una cosa positiva: no podemos festejar algo que no ha ocurrido.

Álvaro Soler, con más de 2 millones de oyentes mensuales en Spotify, actúo recientemente en el Teatro Barceló. Vosotros con algo más de 40mil lográis completar el mismo aforo. ¿Creéis que el público de vuestra escena es mucho más fiel y que apuesta más por el directo que la escena más comercial?
R: Supongo que la gente que ama de verdad la música prefiere la música en directo. No sé si los oyentes de este señor son muy fans de ir a conciertos o no. Es un dato curioso, pero, sinceramente, prefiero tocar en Valencia para 300 personas a tener 50 mil millones de escuchas en Spotify.

En una escena tan amplia como la vuestra hay cientos de grupos intentando asomar la cabeza, ¿Qué creéis que os diferencia del resto y hace especial vuestro trabajo?
J: No nos paramos a analizar estas cosas. Cuando tienes la maqueta del disco se la enseñamos a amigos con la inseguridad de que les va a parecer una mierda. Nuestros discos al final no tienen nada que se diferencien de los demás. Tienen que somos nosotros y que intentamos hacer las canciones que nos gustan y nos gustarían escuchar. Sin más. No intentamos comunicar de una forma concreta o tirar por lo que más se lleva en el momento. No sé si nosotros de una manera inconsciente hemos dado con la clave.

Hablando de tendencias, últimamente grupo que saca un disco mete sintes de por medio. Vosotros no habéis metido nada.
R: Me alegra mucho que digas eso. Porque están metidos de tal manera que parece que no están. No porque no nos gusten, sino porque lo hemos hecho de otra manera. Los sintes están integrados en la música, pero no son los protagonistas.
J: No es lo mismo hablar de sintetizadores que hablar de música electrónica. Si es cierto que hay una tendencia de hacer música de baile o electrónica, pero nosotros no vamos por ahí. No hacemos música de baile. Hacemos música de rock tradicional, guitarras, bajo y batería. Metemos sintetizadores como se podían meter en los setenta, sin ningún protagonismo.

«No puede ser que medio mundo esté equivocado y en España tengamos un criterio de la hostia»

Spotify os relaciona con artistas como Ángel Stanich, WAS, Perro, Helena Golch, Delafé. Sin duda artistas muy dispares. ¿Qué tiene vuestra música en común con estos artistas tan diversos?
J: Probablemente la gente que nos escucha. Que nosotros hagamos una música que sea muy distinta a la que pueda hacer Angel Stanich, no significa que no sea el mismo oyente el que pueda escuchar a Stanich que a nosotros.

Junto a las Hinds, fuisteis la banda revelación de la pasada temporada según las cifras. Sin embargo, gran parte de los músicos nacionales crucifica a las madrileñas. ¿Entendéis vosotros su éxito?
J: Totalmente. Comunican, dicen algo encima del escenario. Les entiendo porque me he pasado media adolescencia con una camiseta de Los Ramones, que son el claro ejemplo de que no hay que saber tocar, sino tener algo que decir. Si tu actitud y tus canciones dicen… Un cuadro no te tiene que gustar solo por su técnica. Yo no tengo idea de que está pintado, o si el tío ha estudiado bellas artes, pero si me transmite me da igual, me gusta.
R: No puede ser que medio mundo esté equivocado y en España tengamos un criterio de la hostia.

Acaban de confirmar los 30 semifinalistas de los Premios MIN. Os habéis clasificado en prácticamente todas las categorías. Además, La Fuerza Mayor ha sido el álbum de pop más votado por el público. ¿Empezáis a ser conscientes de la revolución que estáis generando y del apoyo que recibís?
J: Llegamos cada tarde al local de ensayo y seguimos trabajando de igual forma que hace tres años. No somos conscientes, pero tampoco nos está pillando fuera de onda. Sabemos que está pasando algo y que hay una respuesta bastante potente, pero seguimos trabajando igual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here