Florence + The Machine cautivaron la noche del sábado al público barcelonés del Palau Sant Jordi con su How Blue Tour, la gira de presentación del último álbum How Big, How Blue, How Beautiful (Island Records, 2015), con aproximadamente tres cuartos de entradas vendidas.

La gira, que enlaza con las numerosas actuaciones que la banda realizó el año pasado y este mismo año en varios festivales, transporta al público por el universo emocional por el que la misma Florence Welch ha pasado en lo personal y a lo largo de su carrera musical, trasladándolo así a su discografía: desde el místico a la vez que percusivo Lungs (Island Records, 2009), pasando por su más percusivo aún a la vez que grandilocuente Ceremonials (Island Records, 2011) hasta llegar a su más popero y quizás por ello más ufano How Big, How Blue, How Beautiful, donde la serenidad de una Florence Welch menos bebedora y más madura demuestra que un fracaso amoroso no tiene por qué acabar en una tragedia si uno aprende a apreciar lo blue, lo big y lo beautiful que puede llegar a ser no solo el cielo sino uno mismo.

Publicidad - REVELAB studio

 

Florence and The Machine Barcelona Tour | Indescretos Indie Español
Florence + The Machine @ Palau Sant Jordi (Barcelona, 16/04/2016) | Foto: Live Nation

Empezaba el concierto con 15 minutos de retraso que pronto se verían compensados por los abrazos y carantoñas que Goddess Flo, tan dulce y encantadora como nos tiene acostumbrados, ha prodigado entre el público de las primeras filas. Seguidamente, ha arrancado el concierto con “What The Water Gave Me” mientras la cámara repasaba de arriba abajo las transparencias que dejaban al descubierto las piernas y gran parte del torso de la inglesa, ataviada con un vestido de blonda verde azulado.

Con “Ship To Wreck”, el público de gradería ya tenía ganas de saltar y bailar pero no ha sido hasta que Florence Welch ha dado permiso verbal y oficioso con “Rabbit Heart (Raise It Up)” que el concierto ha arrancado oficialmente. Y ha sido aquí precisamente donde hemos podido notar que los arreglos de viento que tanto predominan en el último disco de los de Inglaterra pueden quedar resultones también en temas de trabajos anteriores para compensar el cambio de los agudos vocales de la versión del álbum.

Es evidente que la líder de Florence + The Machine ha ganado en seguridad en todos los años de carrera a sus espaldas, y así se ha manifestado, no solo en sus bailes sino también en su interacción con el público, al que ha dedicado varias palabras de agradecimiento así como breves historias sobre el origen y la razón de ser de algunos temas. Habiendo asistido a actuaciones anteriores suyas en festivales, en que el tiempo es limitado, es de agradecer que en un concierto propio, Florence haya podido tomarse su tiempo para acercar al público su obra lírica o contextualizarla con anécdotas de carretera. Este es el caso de la anécdota que ha servido de presentación de “Shake It Out”, con la pérdida del antiguo tour manager de la banda una noche loca, unos ocho años atrás, tras una actuación de Florence And The Machine en Razzmatazz.

Destacamos de la actuación de esta noche el gran apoyo vocal de los coros, como es habitual, así como la plenitud de los vientos, la fuerza de la percusión y la magia del arpa, aunque quizás nos haya faltado la presentación de los miembros de la banda, esa ceremonia de reconocimiento que puede llegar a ser una lata en la ceremonia de los Oscar pero que nunca está de más en un concierto y que hubiera hecho que quedara patente que Florence And The Machine es precisamente lo que su nombre indica: Florence y La Máquina. No obstante, está claro que el protagonismo de la pelirroja de bote se lo lleva, en parte, su dramatismo, en progresivo aumento y con especial acento en la interpretación de letras en temas como “Delilah”, “Sweet Nothing”, “Long And Lost”, y “Mother”. Por otra parte, contribuyen también a ello las coreografías con “autolesiones” incluidas en “How Big, How Blue, How Beautiful”, “Spectrum (Say My Name)” y, ya en los bises, “What Kind Of Man”, en que los cachetes, aparentemente reales, que Florence se daba a sí misma contribuían a la interpretación del significado de las letras de estos temas, en que se manifiesta una lucha por la recuperación y disfrute del yo.

Florence and The Machine Barcelona Tour | Indescretos Indie Español
Florence + The Machine @ Palau Sant Jordi (Barcelona, 16/04/2016) | Foto: Live Nation

La traslación de las letras a otras situaciones ha sido un leitmotiv constante en el show, en que una Florence agradecidísima por la ascensión gradual de su banda (“You are so beautiful, from Razzmatazz to here, we can say we made it”) le ha afirmado y, obviamente cantado, al público del Sant Jordi que “You’ve Got The Love”, para terminar la primera parte del concierto con los saltos y abrazos con los que cualquier fan de Florence And The Machine sabe ya que van inevitablemente ligados a “The Dog Days Are Over”.

Los bises incluirían, indudablemente, “What Kind Of Man” y la siempre poderosa y sonora “Drumming Song”, en que el escenario, bañado de luz roja, ha trasladado el Sant Jordi a ese universo infernal de emociones contradictorias (“sweeter than heaven, and hotter than hell”) que han hecho latir, más aún si cabe, el corazón de los asistentes.

Florence + The Machine han sido capaces de llenar el escenario del Sant Jordi con su amplio despliegue habitual de instrumentos sin necesidad de “fuegos artificiales” pirotécnicos o visuales que, quizás en su caso, se convertirían en artificiosos, pues sus temas son lo suficientemente ricos para hacer vibrar el público. Atrás quedan también los tiempos de la pomposidad barroca del Ceremonials. Sin embargo, quizás haya faltado un poco más de acercamiento al público, no de parte de Florence (aunque una pasarela tampoco le hubiera sobrado), sino de La Máquina que ha llevado a esta banda de indie rock a un lugar más que notable no solo en las listas de ventas sino también en las taquillas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here