El pasado viernes acudimos a la sala Sidecar de la céntrica Plaça Reial de Barcelona para disfrutar de lleno, ahora sí, de la presentación de Islas de cemento (Origami Records, 2015), el último trabajo de Havalina, segundo concierto de gira en Barcelona tras su participación en el Let´s Festival de L´Hospitalet el 21 de marzo, donde vimos a los madrileños con un setlist más escueto que el que nos ofrecerían esta noche.

Havalina es una banda -no apta para todos los oídos-, y ellos lo saben. Uno de esos grupos que o amas u odias. Uno de esos, de minorías, de esos que pocos conocen y aun menos siguen, pero aquellos que lo hacen, lo hacen fiel e incondicionalmente. ¡Y vaya si lo son sus seguidores de la ciudad Condal!

Publicidad - REVELAB studio

 

Havalina Sidecar Barcelona
Havalina @ Sidecar (Barcelona) – Foto: Adrián Romero Hernandez

Fue a las 22:40h cuando los de Manuel Cabezalí salieron al reducido escenario de una Sidecar llena hasta en los laterales, mostrándose agradecidos por el buen recibimiento que había tenido Islas de cemento y por el éxito de la convocatoria.

Havalina Sidecar Barcelona
Havalina @ Sidecar (Barcelona) – Foto: Adrián Romero Hernandez

La velada comenzó con una progresiva y adecuada «Cristales rotos sobre el asfalto mojado» que daba paso a «La Antártida empieza aquí» de su exitoso (Origami Records, 2012), para posteriormente volver a su último trabajo con «La voz de él» e «Islas de cemento».

Havalina Sidecar Barcelona
Havalina @ Sidecar (Barcelona) – Foto: Adrián Romero Hernandez

Ya con el público caliente iniciaban el segundo bloque de su setlist con «Imperfección», «Viaje al Sol», para posteriormente ver cómo las cabezas de los allí presentes se movían como un solo cuerpo al ritmo de «Incursiones».

Llegaba el momento de volver a las Islas de cemento, y lo hacían con «Ulmo», «Un reloj de pulsera con la esfera rota», «El olmo centenario», cerrando este bloque con la siempre enérgica «Dónde».

Los conciertos de Havalina siempre son un «subeybaja» de ritmo e intensidad, y era el turno de bajar de marcha con «La pared», que daría paso a «Objetos personales», volviendo a coger carrerilla con «Luces» y «Desierto», siendo «Norte» el tema elegido por el trío para despedirse (por unos minutos) de su público.

Volvían a salir los de la capital a las tablas de Sidecar para encarar el final de su concierto, y lo hacía como sólo ellos saben: con energía. «Sueños de esquimal» era el tema escogido para el inicio del final de esta cita de Havalina con Barcelona, desembarcando a continuación la rabia contenida con «Mamut», antes de poner punto y final con «Por la noche», una balada con la que la banda, ahora ejecutando ritmos más relajados, ponía el broche a una noche de rock sensacional, de esas de las que todos queremos vivir en cada concierto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here