Izal, que en menos de cinco años han visto como han pasado del más general desconocimiento a ser considerados como uno de los referentes musicales nacionales, lograron llenar un Palacio de los Deportes hasta la bandera. Pero antes de salir al escenario, querían brindarle una oportunidad a una banda amiga procedente de Barcelona.

Izal Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Izal Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Cyan se enfrentaron a un pabellón medio lleno con todos los madrugadores que quisieron disfrutar de la noche de principio a fin. Diez minutos pasadas las nueve aparecerían en el escenario para interpretar Philippe Petit. Tras un comienzo muy discreto, fueron viendo la luz otros de sus temas más populares como Turistas heridos, Ballet mental o Te deslizas. De menos a más fueron, y con Sólo es una herida se bajaban de las teclas y posteriormente del escenario tras media hora calentando el pabellón.

Publicidad - Revelab Studio

 

Cyan Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Cyan Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Diez y veinte: se apagaban las luces y se encendían los aplausos. Una pantalla de fondo mostraba la evolución de Izal desde sus comienzos en 2010, pasando por 2013 en la Plaza del Trigo del Sonorama, hasta un presente 2015 en el que pudimos ver imágenes en directo del público partiéndose las manos a aplausos y con el vello de punta.

Fuera pantalla y dentro la banda, que iba apareciendo sigilosamente sin palabras de por medio y con Jenna Fischer como responsable de abrir la noche. Tras ésta Asuntos delicados y un «buenas noches» que fueron desfilando sin parar ni un instante. Entre palmas apareció 28 horas.

Izal Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Izal Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Primeras palabras con las que agradecían el sueño que estaban viviendo esa noche, la cual se estaba haciendo de rogar al igual que su ukelele. Tras estos segundos Mikel se armaría con él para interpretar Tu continente y Conclusión en Do para Ukelele. En este último Iván del Castillo se uniría a los madrileños con una trompeta que apenas se pudo apreciar.

Izal Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Izal Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Primer estreno de la noche con En aire y hueso, canción que podremos escuchar en su nuevo álbum. Tras este nuevo tema aparecieron Extraño regalo y DePedro, que colaboró en uno de los temas favoritos de la banda: Palos de ciego. Gran complicidad entre ambos y sin duda una colaboración muy conseguida. Un, dos y tres epílogos fueron manifestándose de seguido en el escenario. Justo su terminación, la luz se deshizo y se fueron retirando.

Izal Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Izal Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Una visibilidad reducida, la cual aportaban prácticamente las luces de los móviles, nos hacían percibir la salida de cinco sillas al escenario que después ocuparían cada miembro del grupo. Un quejido con toques andaluces nos trasportaba por unos segundos a un tablao flamenco, para interpretar a posteriori Sueños lentos, aviones veloces. Tras ésta explicarían este nuevo formato que habían incorporado para este concierto especial. Con todo este tinglado montado consiguieron crear un rincón acústico, íntimo e incluso teatral. Navegaron en la misma ola A los que volveremos y Eco.

Había que reinventarse y para ello entrábamos en un marco más electrónico con Ockham y Tóxica que fueron camuflados con una contundente base electrónica. Nueva sorpresa de la noche y es que esta vez sería Juan Aguirre, guitarrista de Amaral, quién saltaría al escenario para darle a las cuerdas en Magia y efectos especiales.

Izal Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Izal Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Daban paso a Hacia el norte, segundo tema que estrenaron hace dos semanas y el cual entrará en el nuevo disco, junto a Hambre y Pánico práctico. Alba, hija de Jose Caballero, daba paso, como siempre, a Agujeros del gusano. Este tema fue irrumpido de nuevo por Iván del Castillo y por la voz de Carmen París, que amparó a Mikel a pesar de su escasa notoriedad.

La historia se repetía y se apagaban las luces del Barclaycard Center, pero esta vez para tomar un premiado descanso. Tras unos breves minutos se incorporaron para comenzar la Despedida, tema al que le siguió Prueba y error. “Ha sido tal y como lo habíamos soñado alguna vez” confesaba Mikel junto a los posteriores agradecimientos que ponían el punto y final de la noche. La mujer de verde sería la encargada del último karaoke de la gira, donde no hubo nadie que no se dejase la voz, ni desgastase la suela de los zapatos.

Izal Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Izal Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Doce mil personas con sus respectivos infinitos aplausos para agradecer la despedida momentánea de Izal. Para sorpresa de muchos, los madrileños consiguieron un concierto con muchísima seguridad, sin titubeos y dejando escondidos los nervios en el desván. Además consiguieron hacer historia, siendo el primer grupo de toda esta ola alternativa en llenar un pabellón que normalmente es residido por Malús, Bisbales o Alejandros Sanz.

Izal Barclaycard Center - Foto Manuel Colomé
Izal Barclaycard Center – Foto Manuel Colomé

Izal soñó aquella noche mucho antes de dormir y dudamos que consiga sacar de sus retinas un pabellón que pareció vivir un Real Madrid – Barcelona de basket, con todos los hooligans animando al equipo, esta vez, coreando cada estrofa y creando magia y perfectos efectos especiales.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here