Pumuky es uno de esos grupos que te gustan o no. De esos con los que si conectas es muy difícil que puedas desprenderte, que puedas dejar de sentir su música y, sobre todo, pensar sus letras. Serios, erguidos y con los ojos cerrados la mayoría del tiempo, así se mostraron los músicos canarios ante los asistentes de La [2] de Apolo en Barcelona el pasado jueves 8 de octubre, donde presentaron su sexto trabajo Justicia poética (Jabalina, 2015).

Pumuky Justicia Poetica Apolo

Publicidad - Revelab Studio

 

“Te seguiré, a dónde vayas yo iré. Abandoné hasta mi nombre por ti”. Solo dos frases cunden a la formación tinerfeña para transmitir sinceridad y sentimientos a quemarropa desde la primera canción con “El innombrable”. Comenzaron así las miradas cómplices y las manos entrelazas, creando la atmósfera íntima perfecta para presentar a la preciosa “Gara”, inspirada en la leyenda popular de Garajonay, de la isla de la Gomera, que cuenta la historia de dos enamorados que antes de separarse prefirieron morir y ser eternos en el monte de Garajonay.

Con “Taniyama shimura”, la banda formada por Jair Ramírez, Daniel Benavides y Adán Zeus comenzó a desentrañar su nuevo trabajo Justicia poética “siguiendo el orden del disco”, como explicó su cantante con actitud casi tímida ante el público. Así llegaron hasta “La culpa y librepensador” para hacer una pausa y recordar temas de culto como “Si desaparezco”, “Los enamorados” o “El eléctrico romance de Lev Termen y la Diva del Éter” (El Bosque en Llamas, 2009). Un público extasiado tarareaba eso de “si desaparezco es porque ya no hablamos para no repetirnos lo mismo de lo mismo” mientras una ternura sincera invadía la sala.

La recta final del concierto comenzó con “El escondite” y siguió con “Redención al absurdo” y “Suprahombre”. La voz tenue de Jair Ramírez y los acordes del resto de la banda despidieron con “Crash” una noche en la que introspección, el sonido de guitarras distorsionadas y la sinceridad convencieron aún más -si cabe- a su público de que la música de Pumuky se siente y, sobre todo, engancha.

Pumuky Justicia Poetica Apolo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here