Desde que escribo en Indiscretos siempre me ha llamado la atención aquellas páginas en las que es raro ver una valoración de un disco de Indie nacional por debajo del 7. ¿Miedo a molestar?, ¿intereses comunes?. Seguro que sí y es una pena. No tenemos tan buena música en España. Ojalá. Supongo que todos conocemos grupos que no nos gustan dentro del Indie, que gozan del beneplácito de la prensa especializada pero que a nosotros no nos dicen nada. A veces incluso nos molesta que tengan éxito porque entendemos que esa forma de cantar o ese sonido personal es forzado o de mal gusto o simplemente nos deja fríos. Yo tengo los míos.

Dicho esto, ¿Son Las Bistecs este tipo de grupos?. Seguro que para muchos sí pero yo no soy capaz de decidirme. Hay cosas que no puedo pasar, como hacer una canción mencionando «Cosas Negras» con una base machacona, eso sí, con bastante gracia (pubis, suegras, jueces o Pantoja están como cosas negras) y un estribillo que dice «Móvil, cartera, tabaco, llaves» sin más. Da la sensación de que en cualquier momento van a soltar un «Y ahora…los micrófonos». No me convence tampoco «Galicia», ese estribillo acústico de aquel «Viva la diva, viva Victoria, Afrodita» que allá por el 98 hizo ganar el Festival de Eurovisión a Dana International. Eso sí, cambiando la letra por asco de esto, asco de aquello, que pasa en Galicia, Toledo, ….

Publicidad - Revelab Studio

 

Así arranca esta «Oferta» y no me ha dicho nada hasta este momento, pero claro, después aparece HDA (Historia del arte), tema recientemente repescado para un anuncio de televisión que reconozco no conocía y empiezas a plantearte que lo mismo sí que acaban convenciendo. Este HDA tiene un gancho que a pocas canciones le he visto. Ese «dórica, dórica, jónica, jónica, corintia, corintia» es una bomba psicodélica que no puedo parar de poner y cuando no la pongo la canto.

Bajo una fiesta sonora se encuentran críticas verdaderamente duras en canciones como en «Señoras Bien», señoras (Soraya Sáez de Santamaría parecen declarar) que creen estar por encima de los demás («capitalistas, chochocentristas») y que es otro pepino inapelable. ¿Habrá escuchado este tema Almodóvar?, supongo que hace bastante tiempo porque parece que estoy viendo a McNamara con él cantando este tema en los 80. Irreverentes, incoformistas, filósofas de mercadillo y  protestonas (electrodisgusting declaran que hacen), Las Bistecs hasta son capaces de coger versos de Machado y musicalizarlos. «Caminante» mantiene la base machacona de sintetizadores que encantará a los seguidores de Fangoria pero que también hipnotiza por su potencia mientras cantan «Caminante no hay camino se hace camino al andar».

Estas tres últimas comentadas ya estaban publicadas y son de lo mejor del disco pero hay alguna más que merece resaltarse. «Dj bicha» es buena, su ambiente hip-hop es especial pero es «Problemas» la más destacada, otra canción que va por el camino directo de la manera más sencilla y con una letra en su segunda parte donde vuelven a demostrar que cuando quieren pueden («En españa ya no hay nada, ni movimiento, ni cemento, ni ladrillos, ni listillos, ¡Hi-potecada!, y los euros con la cara, de Juan Carlos aplastada, ya no sirven para nada»).

Si no me las tomo en serio (como ellas mismas dicen) me gustan. Para una fiesta de los 80’s son perfectas (o para Eurovisión también podrían funcionar) pero si me las tomo en serio no puedo valorar este disco positivamente porque el disco acaba cansando y salvo 3 o 4 canciones el resto no mantiene el nivel, especialmente en su parte final, a pesar de esa correcta «versión» o sampling de Disco Inferno en «Eurofiestón» y debido principalmente a idas de olla como «Ano, ano, ano es la canción del verano», «sexy o no, tu eres sexy y tu no», «pelo ajeno en la piscina» (no solo por las letras) o esa definición de personas en función de lo que fuman en «Humo». En definitiva 14 cortes que resultan a la postre demasiados y bajan el nivel global.

 Las Mejores: HDA (Historia Del Arte), Problemas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here