¿Hay una corriente que se opone a la música latina porque está etiquetada como “machista” o porque hay cierto «racismo» hacia el arte procedente de la América que no es del norte? Fuere como fuere, el nivel cultural de esta región es tan variado, talentoso y rico que no se puede reducir al mero reggaetón.

Para algunos como Leiva, Argentina está catalogado como el primer país de habla hispana en castellonizar a los Rolling, en elevar el rock en español hasta lo que hoy conocemos y escuchamos. Muchas bandas latinas están en constante conexión con los conjuntos españoles. No hay que quebrarse la cabeza para poder encontrar grandes colaboraciones entre ambos continentes como el caso de Caloncho con Carlos Sadness en “Amor Papaya”, Alex Ferreira con Iván Ferreiro en “Sonrisa valiente”, o Ratones Paranoicos con Pereza en “Te extraño”, entre otras muchísimas.

Publicidad - Revelab Studio

 

Jota de Los Planetas no titubea para alardear de El mató a un policía motorizado como una de sus bandas favoritas. Tampoco se puede cuestionar la gran influencia del sonido latino más “tradicional” en artistas como Xoel López, Bunbury o Depedro. Ahora la televisión incluso recurre a artistas latinos como Juanes para enjuiciar a las “futuras voces” del país en talent shows.

Ambas culturas están más unidas que nunca, en parte gracias al reggaetón que, a pesar de lo cuestionable que pueda considerarse el género, está haciendo un grandísimo favor a la expansión de la cultura y lengua castellanas. Pero saliendo de lo híperradiado, ¿por qué hay un desconocimiento tan general y abundante de la música latina en España? Exceptuando bandas como Bomba Estéreo, Julieta Venegas, Manu Chao y algún escaso contable más, España echa la llave a un arte de gran diversidad y con muchísimas similitudes al consumo nacional.

Quizás gracias a esas incuestionables semejanzas América Latina recibe a nuestros artistas nacionales alternativos como si de estrellas del fútbol se tratara con incontables llenazos y un apoyo que imposibilita cerrar la boca. Todo esto lo demuestra Spotify. La plataforma digital evidencia el gran apoyo de los latinos a nuestra cultura posicionando a decenas de sus ciudades como algunos de los principales puntos de audiencia de los grupos españoles. Destaca México City, que se encuentra entre los tres principales apoyos de bandas como León Benavente, El Columpio Asesino, McEnroe o Napoleón Solo.

A pesar de esto, algunos festivales nacionales por fin han tomado nota durante estos años. Eventos como el Sonorama Ribera han incluido recientemente entre sus propuestas el Escenario Charco donde dan visibilidad a los artistas iberoamericanos. Otros como el gallego PortAmérica o el madrileño Charco hacen de nexo entre ambos continentes creando un cartel exclusivo con artistas de la periferia del Atlántico.

Para ir rompiendo los tabúes que puedan existir y convertir la pasividad en simple desconocimiento hasta el momento, os dejamos cinco grandes e interesantes artistas para sumergirse en la riqueza latina:

  • Alex Ferreira, reconocido y alabado por la prensa especializada nacional, pero desconocido para gran parte del público general. Tuvo como lugar de residencia durante unos años España y seguramente por ello tomó más influencia de la música alternativa. Tras unas Versiones para el tiempo y la distancia, con guiño incluido a ese excepcional trabajo de Iván Ferreiro, Alex presentará el 3 de noviembre su próximo trabajo Canapé, del cual ya hay diversos adelantos que le otorgan varias papeletas para ser uno de los mejores discos del año.

  • Little Jesus está consagrado en su México natal como uno de los grupos referentes del país. La banda de tropipop, cómo definen a su sonido, pasó de colgar sus primeros pasos en Youtube a telonear en 2016 a los Rolling Stones. Una excelente combinación de pop, rock y electrónica con un aire fresco y tropical.

  • Las Ligas Menores se caracteriza por esa contundencia sonora, por una suciedad de lo más pulcra y por un garaje guitarrero repleto de pop. Las argentinas ya cuentan entre sus logros un puñado de excelentes temas enérgicos y de lo más contagiosos y su participación este año en el Coachella junto a artistas como Bon Iver, Radiohed o Lady Gaga.

  • No alcanza la treintena pero Arca es por méritos propios uno de los grandes talentos mundiales de la electrónica. Productor, ni más ni menos, que de artistas como Björk o Frank Ocean. Este año publicó su disco homónimo con una de las oscuridades más bellas que se recuerdan hasta la fecha. El venezolano interpreta sus canciones con un espectáculo al que se le imposibilita la retirada de atención. Su erotismo, ambigüedad y dramatismo lo convierten en un rara avis de lo más necesario en la escena actual.

  • Si ya es demasiado subjetivo y complicado etiquetar o definir el sonido de una banda, con Perota Chingó se convierte en misión imposible. Músicas del mundo, sin fronteras, ni banderas. Sus canciones se apropian de la tierra como un concepto onírico e intangible. Canciones para soñar, relajarse pero sobre todo para viajar por toda la cultura tradicional del continente latino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here