Parece ser que el Festival de Les Arts se propuso en su tercera edición hacer sufrir al mismísimo Calatrava. Tras dos días de música en directo, arte y mucho rollo, la organización cierra por todo lo grande el que es, y será, EL FESTIVAL DE VALENCIA.

Haciendo uso de unas excelentes instalaciones, aunque un tanto resbaladizas, el Festival de Les Arts contó con 3 escenarios, uno principal de Heineken, y dos secundarios de Negrita y Coolway, con una zona VIP donde disfrutar de unas vistas inmejorables.

Si en el camino te daba sed, Festival de Les Arts lo resolvía rápidamente con barras de bar y neveras andantes, esperando siempre con una sonrisa y una cerveza bien bien fría. Si en cambio, tenías hambre, variados y apetitosos FoodieMarkets atendían a esos paladares más exigentes, quienes podían elegir entre los exóticos Pad thais, las modernas veggie-burgers y otras muchas clásicas alternativas para que lloviera a gusto de todos. Destacar además la presencia de ilustradores contemporáneos como María Herreros, Javier de Riba José Antonio Roda entre otros.

Publicidad - Revelab Studio

 

En Valencia se respiraba música y diversidad. El Festival de Les Arts acogió a todo tipo de públicos y creó una auténtica atmósfera donde premiaba el ritmo y las ganas de pasarlo bien.

La tarde del viernes el atardecer acompañó a The New Raemon & McEnroe, a quienes Varry Brava siguió, hipnotizando a su público con sus hits más sonados. Sin un minuto de descanso y con la emoción latente del anterior, Miss Caffeína incluyó entre temazo y temazo una emotiva pedida de matrimonio Y ELLA DIJO QUE SÍ.

Fuel Fandango nos hizo vibrar con su revelador estilo una vez más, dejándonos casi sin fuerzas solo a comienzos de la noche. Sin tiempo para reponernos, volamos sobre la gente para escuchar al británico Jake Bugg, cerrando el concierto con Lightning Bolt, ese tema que tanto define al artista y a sus pocas ganas de esperar para tener lo que quiere. Una oda al coraje.

A media noche Cenicienta vuelve a palacio y León Benavente sale a rugir al escenario con su banda veterana y su métrica ochentera, nunca decepcionan.

Fangoria fue la estrella, pero no la única en brillar. Una cadena de fuegos artificiales cubrieron la ciutat de les arts y les ciènces al ritmo de yo quiero bailar. Y ya cuando piensas que no puedes más, Digitalism pone sobre la escena la mesa de mezclas y que empiece la fiesta.

Festival_de_les_arts_sunsetandmusic9

El equilibrio es imposible hasta que Iván Ferreiro aparece. Sus rancheras nos hacen viajar al norte, y con su música hacemos de la debilidad fortaleza. Sidonie disfrutó interpretando esos temas que construyen y fortalecen su identidad, dejando a un lado la psicodelia y apostando por lo que de verdad crea su esencia. El grupo de pop español fue uno de los grandes protagonistas de la noche. Marc Ros se animó de nuevo a dar un paseo entre el público para dedicarles Hoy será un día de mierda.

Una breve pausa para cenar y la noche continuó con La habitación roja haciéndonos recordar cuánto nos gustan los festivales españoles.

Poco después los indies británicos The Vaccines saltaron al escenario y nos regalaron sus ya clásicos recopilados en su álbum English Graffiti. Los noruegos y algo inquietos Kakkmadafakka, ondearon su bandera y nos concedieron unos bailes al son de hits como Restless o Your Girl. Elyella cerraron la noche con su electrónica a medio camino entre el rock y el pop.

Festival_de_les_arts_sunsetandmusic7

Tras una experiencia así no es de locos pensar que ya hay nueva fecha para el próximo año. El 8 y 9 de junio de 2018 el Festival de Les Arts abrirá de nuevo sus puertas para dar la bienvenida a su cuarta edición. Larga vida al Festival de Les Arts.

Fotografías: Cris Molina

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here