El pasado sábado 4 de noviembre tuvimos la oportunidad de sentarnos a charlar con Satellite Stories antes de su concierto en la sala Razzmatazz de Barcelona. Entre cervezas y risas los finlandeses nos hablaron de su presente y -lo poco que saben- de su futuro; de cómo hacen de cada bolo una fiesta de confetti; de los nuevos formatos de la música, de su promoción y de las tan temidas por unos y alabadas por otros discográficas multinacionales. Acompañamos esta entrevista con algunas imágenes de su bolo en la ciudad condal.

Publicidad - REVELAB studio

 

Esta noche tocáis a las 02:30 am. ¿Estáis acostumbrados a ese horario?

Sabemos que es algo tarde (risas). Hemos llegado a tocar a las 03:50. En Finlandia la gente se levanta para ir a trabajar a esa hora. Pero en España siempre tocamos así de tarde. La gente está más en modo fiesta, y nosotros también. Nos tienen prohibido tocar las canciones lentas, solo las más animadas.

Mientras vuestros anteriores trabajos fueron producidos por Barney Barnicott (el prouctor de Arctic Monkeys, Editors etc.) esta vez habéis decidido producir Young Detectives por vuestra cuenta. ¿Por qué?

Queríamos hacer algo diferente. Aunque produjimos casi todo el disco por nuestra cuenta hicimos algunas partes en Brooklyn con Fernando Lodeiro, que ha trabajado con The Killers, Vampire Weekend… Él nos trajo las influencias externas, el aire neoyorkino. Aunque trabajemos solos siempre nos gusta tener un punto de vista externo. Si lo hubiéramos hecho todo nosotros habría sonado igual que todo lo anterior. Estamos muy contentos con el resultado.

«TRABAJAREMOS CON ALGUIEN A QUIEN LE GUSTE NUESTRA MÚSICA, NO SIMPLEMENTE ALGUIEN FAMOSO O QUE LO HAGA POR DINERO».

Entonces, ¿mantendréis este método de trabajo para futuros proyectos?

Bueno, esto es una rueda que no para de girar. Primero creamos algo, y después vemos qué tipo de soluciones podemos aplicar. Hemos estado componiendo mucho últimamente y ya veremos cómo lo acabamos materializando. No queremos planear las cosas demasiado, solo queremos hacer música. Además, si trabajamos con algún profesional tiene que ser alguien a quien le guste lo que hacemos, no simplemente un productor famoso o que lo haga por dinero. Eso es súper importante para nosotros.

¿Cómo lleváis la etiqueta de pop que os persigue por todos lados cuando vosotros decís hacer indie?

El término pop es muy subjetivo. Se pueden pensar mil cosas de él. Puede ser música con una determinada base, música que enganche, que sólo tenga que ver con el sentimiento, como en los ochenta… Así que según quién, puede usarse como algo bueno o como algo malo. Para nosotros lo pop es lo pegadizo.

El indie es lo que realmente escuchamos y pensamos que forma parte de una cultura muy única. Debería ser extensible a todo el mundo.

«IndepeNDIENTE PUEDE SIGNIFICAR PRÁCTICAMENTE CUALQUIER COSA».

Cada artista tiene una definición distinta para lo que es el indie.

Sí, exacto. Independiente puede significar prácticamente cualquier cosa. Y eso es muy guay, porque al ser un género tan amplio puede gustarte o no por mil razones. Siempre está lleno de sorpresas.

¿Cómo es el panorama musical en Finlandia?

Solía ser mayormente metal. Pero ahora hay más variedad, aparte de la música tradicional, claro. Tuvimos a un grupo en Eurovisión, que se llamaba Lordi, ¿te acuerdas de aquellos monstruos? (Risas). Esos son probablemente los más famosos. Además, son de cerca de nuestro pueblo, en los alrededores de Laponia. Santa Claus es nuestro vecino.

En Young Detectives prácticamente todas las canciones podrían ser el single. ¿Cómo lo hicisteis?

Al principio casi todas las canciones eran de tres minutos y sonaban como el hit. Después entramos en el estudio y vimos que eso no funcionaba. Las cortamos, las arreglamos, añadimos instrumentales… «Over You», el último tema del disco, dura cuatro minutos y medio. Transformamos todos los cortes para que tomaran más forma de álbum. Empezamos pensando que cada canción debería ser un single pero enseguida desechamos esa idea.

«todos nos saltamos canciones cuando escuchamos un disco»

Es muy guay hacer un trabajo con muchos singles potenciales. Todos nos saltamos canciones cuando escuchamos un disco y vamos a por las dos o tres que nos encantan. Por eso no queremos hacer nada más “pistas para un álbum”. Sin embargo, también creemos que el concepto de disco es muy bueno, porque puedes meterte dentro de un mundo con tema propio durante una hora. Esta vez queríamos hacer algo distinto, algo en lo que cada canción tuviera sentido por sí sola. Tenemos trabajos anteriores que sí estaban más estructurados como un todo.

Cada vez más artistas publican su música lanzando un single cada pocos meses en lugar de discos completos. ¿Pensáis que la industria se dirige hacia ese modelo de negocio? ¿Trabajaríais de esa manera?

El problema es que de ese modo acabas haciendo siempre el mismo tipo de canción. Los singles acaban siendo todos iguales, especialmente los de algunos artistas pop. Por eso nos gusta la estructura del álbum, porque te fuerzas a diferenciar los temas entre ellos. Si publicas una canción cada tres meses tendrás un trabajo muy homogéneo, pero si sacas doce temas de golpe, cuando estés montando el álbum te obligarás a hacer cambios. También es una mayor responsabilidad para el oyente.

«Sabemos que la cultura de lo físico está desapareciendo»

Sabemos que la cultura de lo físico está desapareciendo y nos encaminamos más hacia Spotify y otras plataformas. Sin embargo creemos que tener algo real, con cuerpo entre tus manos es genial. Esperamos que eso no se llegue a perder del todo. Los vinilos son espectaculares, tener ese pedazo de disco gigante… creemos que volverán.

Así que vosotros no contribuiréis a que desaparezca el formato físico, ¿no?

Nosotros hacemos las cosas para que la gente las disfrute. Si quieren vinilo, les daremos vinilo. Como en los bolos, en la vida real tienes que ser interactivo. Tienes que expresarte de manera que la gente te entienda. Y cuando logras hacerlo, hay una conexión. Nuestra manera de expresarnos es la música.

«no es coherente colgar fotos en las que aparentas ser algo mucho mejor de lo que en realidad eres»

¿Cómo utilizáis las redes sociales para conectar con vuestros seguidores?

Las redes sociales son importantes, pero tienes que tener contenido. Porque si pones cualquier cosa pierden su propósito. Y por otro lado tienes que ser realista. No es coherente colgar fotos en las que aparentas ser algo mucho mejor de lo que en realidad eres. Eso no te hace sentir bien ni a ti, porque te sientas falso, ni a la gente, porque lo percibe como un engaño. El realismo se pierde. Somos humanos, no hay que aparentar otra cosa.

Europa os está tratando muy bien. ¿Cómo reciben vuestra música dentro y fuera de casa?

Bueno, nuestro objetivo es hacer que la gente se olvide de sus problemas y baile para celebrar la vida. Estamos muy contentos de que haya funcionado tan bien en todos los sitios a los que hemos ido. Empezamos en Finlandia y nos hizo muy felices que la gente bailara y celebrase con nosotros. Después salimos fuera y nos sentimos sobrecogidos por la actitud tan positiva de la gente en los directos. Hoy en día se ve a mucha gente haciendo fotos o charlando en los conciertos, pero para nosotros un bolo tiene que ser interactivo y tener presencia. Puedes dejar el móvil en el bolsillo durante una hora.

«Queremos que la gente se olvide de sus problemas y baile»

Hace un par de semanas estábamos tan felices de que nadie estuviese con el móvil durante un concierto. Cuando bajamos del escenario y buscamos en Instagram nos dimos cuenta de que no había ni un video del espectáculo, eso es lo malo, pero compensa. Lo de grabar que se lo dejen a los profesionales, queremos que el público esté con nosotros. Eso es lo que demuestra si estás haciendo las cosas bien.

Habéis trabajado con una discográfica independiente y también con Universal, que es uno de los gigantes. ¿Cómo ha cambiado estar con un sello o con el otro vuestra manera de trabajar?

En realidad, nosotros estamos bastante lejos de todo eso. Tenemos nuestro propio espacio todo el tiempo para dedicarnos nada más que a hacer música. Así que realmente nada ha cambiado. Seguimos decidiendo qué tipo de música queremos hacer, porque tenemos el control creativo. Lo bueno es que ya no tenemos que mandar tantos E-Mails.

Fotografías: Andreas Michael

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here