Estaba en el camerino muy nerviosa hace un rato. Sigo nerviosa. Aquí estoy moviendo el pie de micro, sin necesidad. Más que los nervios, es ansiedad por estar aquí, ante mi familia, mis amigos” Estas fueron las primeras palabras de una emocionada Eva Amaral al comprobar el recibimiento de su ciudad natal.

Casi 8.000 personas esperaban ansiosos en el Pabellón Príncipe Felipe al dúo zaragozano con los brazos abiertos. Con unos minutos de retraso sonaban las primeras notas del ya inconfundible tema de Velvet “All Tomorrow’s Parties “que da inicio a todos sus conciertos.

Publicidad - REVELAB studio

 

Un sonriente Juan Aguirre y una emocionada Eva Amaral salieron al escenario con la certeza  de que jugaban en casa y no iban a defraudar. Los primeros acordes de “Unas veces se gana y otras se pierde” comenzaron a sonar, siguiéndole uno de los temas más míticos de la banda: “Revolución”, que no dejó indiferente a nadie, lleno de energía y electricidad.

amaral-zaragoza | Indiescretos
Amaral @ Pabellón Príncipe Felipe (Zaragoza, 21/05/2016) | Fotografía: Marta Sanmartín Mancho para Indiescretos

Había caído ya la noche en Zaragoza, pero un espectacular y original escenario con una luna llena inmensa en el centro,  hizo que más de una vez, todos pudiéramos tocar las estrellas. Durante las casi dos horas y media de concierto, hubo tiempo de presentar casi todas las canciones de su último disco Nocturnal, y de repasar generosamente sus grandes éxitos como ‘Sin ti no soy nada’, ‘Cómo hablar’, ‘Marta, Sebas, Guille y los demás”, ‘Kamikaze’, ‘El universo sobre mí’ e incluso «Siento que te extraño».

Durante toda la noche estuvieron acompañados de una banda de 3 músicos: Tomás Virgós (teclista), Toni Toledo (batería) y Richi Esteban (bajista). Además Eva, no quiso dejarse a nadie en los agradecimientos y recurrió a una hoja de papel donde leyó los nombres de decenas de personas que habían colaborado para que se llevara a cabo el concierto.

Para la ocasión, Amaral, dio la oportunidad a dos bandas de la tierra para abrir su espectáculo: Calavera (Zaragoza) y Copiloto (Huesca), viejos conocidos del dúo, a los que posteriormente dedicaban una de sus canciones de su último disco.

Pasadas las doce de la noche, la luna llena que encabezaba el escenario comenzó a menguarse hasta convertirse en luna nueva y el grupo se despedía emocionado de Zaragoza con el tema “Nadie nos recordará” y con una cola de aplausos de varios minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here