Mientras los turistas se paseaban sorprendidos de que se cortara el tráfico en medio de las Ramblas para que los “gegants” se pasearan acompañados de tambores y familias enteras el pasado 19 de septiembre, los fans de Crystal Fighters acudían al cruce entre las calles Rosselló y Cartagena para disfrutar de un concierto lleno de color, luz y mucha energía. Un cruce conocido para los asiduos al Festival BAM, que se celebra durante las Fiestas de la Mercè de Barcelona, por haber albergado durante sus últimos años de programación a grupos como Mando Diao o The Kooks. Y es que durante la Mercè, si algo no falta, es la música en directo gratuita por las calles de la ciudad condal.

Captura 3
Crystal Fighters al inicio del concierto – Foto: @festivalBAM

La antigua fábrica de Estrella Damm albergó el concierto más importante del festival, precedido por los catalanes Ocellot y los valencianos Senior i el Cor Brutal. Minutos antes de que empezara la música electrónica característica de los ingleses, una lona trasera con el nombre del grupo inglés indicaba que la música de Crystal Fighters estaba a punto de empezar. El ‘txalaparta’, instrumento tradicional vasco parecido al xilófono, fue el instrumento estrella del inicio del concierto, tocado por Gilbert Vierich y Graham Dickson. Un sonido que hipnotizó al público y que dejo paso a las melodías tan bailables de la banda, como “Solar System”, “Follow” o “LA Calling”. El cantante, Sebastian Pringle, dejó entrever la ya conocida estimación del grupo por la península y sus gentes con frases en castellano entre canción y canción.

Publicidad - REVELAB studio

 

Crystal Fighters FB
Las luces rojas inundan el escenario de la Antiga Fàbrica d’Estrella Damm – Foto: @CrystalFighters

El público se puso más melancólico al empezar “Love is all I got”, momento en que unas luces rojas y potentes abrazaron el escenario y parte del público. Entre canciones, Pringle recordó al fallecido Andrea Marongiu, el batería del grupo fallecido en septiembre de 2014, el “mejor amigo” de la banda. Además, presentó a Daniel Bingham, el nuevo batería, “nuestro nuevo batería y nuestro nuevo mejor amigo”. Seguidamente, fue el turno de “Plage”, momento en que se lanzaron desde el escenario pelotas de playa hinchables de diferentes tamaños, que fueron flotando entre las manos y las cabezas del público hasta el final del concierto.

Captura
Momento en que se lanzaron las pelotas de playa con la inscripción del grupo – Foto: @festivalBAM

El público no dejó de bailar y corear las canciones del grupo durante la duración del concierto, de más de una hora a pesar de espacio reducido que conlleva programar un concierto entre cruces de calles del Eixample de Barcelona. Aun así, el repaso a la discografía más festiva y alegre de Crystal Fighters fue recordada por el fiel público de las fiestas de la Mercè en el BAM.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here