Por X, Y o Z, la sociedad está cayendo en la invisibilidad de la tristeza, maquillando con filtros coloridos y alegres todas sus acciones, como si fuera tan fácil de camuflar como en Instagram. Con la música sucede lo mismo. Tras unos años de excesiva depresión musical, la sociedad se repuso de los dramas a golpe de melodías alegres y comenzó a reusar sintetizadores, mientras las baterías cada día eran más electrónicas. Entre la oscuridad se colaron focos de neones que parpadeaban y no dejaban ver la ausencia de luz que realmente escondían. Este es el caso de la argentina Daniela Spalla, con la que hablamos de su trayectoria musical.

Afincada en México desde hace unos años, Daniela se ha posicionado como una de las artistas alternativas más notorias de América. Cantando a los dramas, de los cuales parece imposible escapar, envuelve sus letras nostálgicas y tristes con un traje alegre y de pop apetecible para la pista de baile. Refuerza esta idea su último y sobresaliente single, «Te veo a la salida», el cual abre el apetito de su próximo álbum. Daniela, se despidió de Camas separadas y presentó sus nuevos temas en un Teatro Metropólitan entregadísimo y dejando patente su admiración por México: «Esto en mi país no lo hubiera podido hacer», se despedía Spalla.

¿Cómo te gustaría que el día de mañana te describiera o definiera un medio como Wikipedia?
Como una cantante argentina que buscaba su música y su mensaje por distintos lugares. Uno de ellos y en estos momentos: México.

Publicas álbum el año que viene. ¿Qué podemos esperar de este disco?
Hay una exploración un poco forzada, porque vengo de Camas separadas, que es muy reciente, y me enamoré mucho de ese disco. Entonces, a la hora de hacer un siguiente disco, he tenido que romper esos lazos. No digo forzado en el mal sentido, sino que hay que hacer un trabajo interno. Hay veces que ese trabajo lo hace el tiempo, pero ahora no ha habido mucho tiempo por medio. Ahí entra el trabajo con mi productor y entre los dos nos estamos exigiendo.

Ya has adelantado temas nuevos. ¿Por qué has decidido que estos lanzamientos sean los primeros?
El primero fue “Si te alejas” porque fue el primero que hice. Y ahora “Te veo a la salida” es una canción que nos sorprendió a todos porque de repente se volvió en una canción de pop de los 80s. Ninguno esperaba que tomara esa forma en el estudio. A todos nos sorprendió y nos gustó y fue la mejor canción para sacar justo antes del show de Metropólitan.

Cuidas mucho la imagen que muestras en videoclips, vestuario… ¿Qué importancia le das a la estética en tu proyecto musical?
Mucha importancia. Soy muy visual. Estoy haciendo una canción y se me viene una imagen de qué representa y después esa información termina en los vídeos y en el show.

Tu música es una gran representación de la sociedad en estos momentos. La tristeza la maquillamos con filtros de Instagram en redes sociales mostrando solo lo positivo y en las canciones toda esta tristeza la envolvemos con melodías y canciones alegres. ¿Por qué camuflamos la tristeza? ¿Hay miedo a mostrarla tal y cómo es?
Porque la tristeza es un momento. Si uno toma un poquito de perspectiva, al final la tristeza no es más que parte de la vida que te hace crecer mucho. No hay que tomárselo tan en serio ni tan a la tremenda. Hay una parte muy beneficiosa de la tristeza, después de ella va a venir una parte que va a estar muy buena y ese rayo de luz pequño está presente en mi parte musical.

«La gente se cansó de cantarle al drama y ahora está con ganas de bailar»

Pero últimamente, parece que la tendencia y la moda es la música bailable para poder “triunfar”.
Música alegre siempre ha existido y es cierto que en este momento la música bailable y de fiesta está muy de moda y presente. Tal vez porque la gente se cansó de cantarle al drama y están con esas ganas ahora. Si bien mis canciones tienen este deje de luz, las letras si han hablado de situaciones bastante dramáticas. Cuando empecé a hacer Camas separadas, estaba trabajando con unas personas que me decían que la gente necesitaba escuchar letras optimistas y de felicidad y que no escribiera nada dramático. Después yo tuve una ruptura y todo mi disco fue dramático y funcionó mucho mejor que cualquier cosa que hubiera hecho antes. La gente sigue necesitando el drama.

¿Es el baile un instrumento más en tu música?
¡Sí!

El baile antes estaba muy encasillado generalmente en el pop comercial. ¿Qué crees que está ocurriendo para que en la música independiente o alternativa lo esté integrando cada vez como un elemento más del show?
Creo que ya no se pelea con la credibilidad. La gente está acostumbrándose a ver a los artistas desde otro lado B, desde las redes sociales. Ven su vida cómo es, los ven divertidos, reales… Ya no hace falta estar en esa imagen estoica y pura de los artistas. Que me guste bailar no quiere decir que vaya a hacer música prefabricada.

Confesabas que en tu anterior disco Carlos Sadness te había ayudado en el proceso de composición. ¿Qué significó para ti la ayuda de Carlos?
Fue muy importante en un momento en el que yo tenía como el 60% del disco escrito. Sentí que me estaba repitiendo en las letras y en los recursos de composición. Carlos fue el primero que me empezó a hacer notar esas cosas. Me decía que tratase de buscar otra manera de decir lo mismo. Fueron como pequeñas observaciones que él me hizo y que a la larga me hicieron explorar un poco más las composiciones.

¿Has tenido ayuda o colaboraciones de nuevos artistas para este disco?
Sí, en composición he trabajado con David Aguilar, que lo admiro mucho y tiene excelentes letras. También voy a grabar una colaboración que va a salir en noviembre.

Argentina siempre se ha considerado la castellonización del rock en español, ¿sigue siendo el país líder en calidad musical de habla hispana?
Según qué estilos. Ahora en el movimiento de lo urbano, yo creo que Colombia es el país líder. En Argentina ahora hay una movida muy fuerte y artistas muy interesantes. Sin embargo, yo creo que México está liderándolo en general.

¿Qué tiene México para que sea la casa de muchos artistas latinos?
Tiene los brazos abiertos y te escuchan desde la primera canción. No están esperando a que hagas 50 shows para escucharte.

«Fue escuchar a Leiva y descubrir otro tipo de letras»

Vemos en tu Spotify, que las cinco principales ciudades donde se te escuchan son mexicanas. ¿Qué crees que ocurre para que se te valore en México más que en tu país?
¿Pero cómo tienes acceso a esos datos? (risas) Cuando me mudé me di cuenta de que mis letras lo consumían más aquí que en Argentina. Viviendo acá vi que podía mostrar más mis sentimientos, y acá la gente eso lo recibe muy bien. Así que así hemos ido desarrollando esta relación con el público mexicano.

¿Qué bandas o artistas argentinos recomendarías en este momento?
Juan Ingaramo, Bandalos Chinos y Nathy Peluso.

¿Cómo es tu relación con la música de España? ¿Qué artistas despiertan más tu interés de allá o influencian?
En la época de Carlos Sadness conocí a Leiva. Fue escuchar su música y poder descubrir otro tipo de letras. Eso fue un gran aporte para mi música y una gran influencia. A los dos los admiro y los quiero. También Zahara me gusta mucho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here