Volaron las llamadas, las propuestas y una parvada de ideas para llegar a su destino: doce canciones reversibles, seis de Ricardo y otras seis de Ramón. Un equilibrio en el que las letras siguen regalando motivos a ambos artistas para consolidarse como dos de los grandes compositores nacionales. Nos referimos al primer trabajo en común de The New Raemon & McEnroe, uno de los discos que predeciblemente ocupará las más altas posiciones de la temporada gracias a esa naturalidad y naturaleza de la que hacen alarde. Subterfuge nos abrió sus puertas y la pareja musical su brillante tempestad de Lluvia y Truenos:

Venís de “Rugen las flores” y “Oh, Rompehielos”, dos de vuestros mejores discos, y decidís unir fuerzas. ¿Cómo surge esta idea?
The New Raemon: Lo llamé yo. Hace años que coincido con Ricardo y que escucho sus discos. Me gusta mucho todo lo que hace. La forma en que hace las cosas es muy concreta, tiene una personalidad muy potente. Siempre pensaba en hacer algo con él. Iba sacando discos y cada vez me parecían mejores. Le pedí el teléfono a un amigo que tenemos en común, lo llamé y le dije: “Oye soy Ramón, me gusta mucho lo que haces, ¿quieres hacer un disco conmigo?” 
McEnroe: Para mí fue una sorpresa, que alguien a quien admiras te llame por teléfono y te proponga un disco.

Publicidad - Revelab Studio

 

The New Raemon McEnroe

¿Qué representan los pájaros en este disco para ser los encargados de su apertura y cierre?
TNR: Era una forma de darle cierta redondez y de cerrar un círculo, una pequeña licencia conceptual. «Lluvia y Truenos» son dos pájaros en la primera canción, y en la última, “Cristo de los faroles”, habla de lluvia y truenos.

Aparte de pájaros, nombráis ciervos, montañas, mar o truenos, entre otros. ¿Por qué esta necesidad de nombrar elementos naturales?
TNR: Eso es algo que hace mucho Ricardo. Escribe una poesía muy de la tierra y es una de las cosas que más me gusta de él. Es muy difícil usar estas imágenes. Eso otra persona a lo mejor no sabría hacerlo con las mismas palabras. Yo incluso pensaría que son muy cursis, pero cuando lo escucho con su voz y su forma de escribir, me parece muy auténtico y potente. Intenté usar esas imágenes, sin tapujos y escribiendo canciones que no hablaran de conflictos. Es una reflexión muy pura de esos momentos en los que estás paseando, te olvidas de ti mismo y del mundo, te fijas en unos pájaros y encuentras una belleza que no ves cada día porque estás demasiado ocupado en otras cosas. Esa belleza está en su aproximación a las canciones.

Ricardo: «Tengo la sensación de que nunca he hecho unas canciones tan pop»

Cada uno se ha encargado de seis canciones, sin embargo las doce parecen encajaros a los dos por igual, ¿cómo se consigue tal capacidad?
ME: El secreto está en la unidad que hemos conseguido de sonido. Son canciones que tienen una personalidad muy clara, pero que encajan de manera natural. Además, tenemos en común el lenguaje musical y la forma de escribir. Las cosas de las que habla Ramón me interesan, y hay muy poca gente de la música en castellano que me interese.

¿Por qué elegisteis “Montañas” y “Gracia” como las primeras en dar la cara por Lluvia y Truenos?
TNR: «Montañas» porque es una canción que representa lo que es el disco. Cantamos una estrofa cada uno y me gusta mucho el ambiente que tiene. Y “Gracia” porque es la más pop y a los de Subterfuge les pareció también una buena canción.

Por la velocidad que toman las canciones, ¿es Ramón el encargado de pisar el acelerador y Ricardo el freno en el disco?
ME: Yo tengo la sensación de que nunca he hecho unas canciones tan pop. No me resulta lento. Yo creo que me ha caído ese sambenito.
TNR: Creo que lo comenta porque yo vengo de un contexto mucho más rock. Vengo de tocar la guitarra eléctrica a volumen cien mil y de hacer más ruido. Algo de eso queda siempre. Pero igual es el disco más rápido de McEnroe y el más lento de The New Raemon.

Acostumbrado a compartir discos, ¿qué tal ha sido la experiencia de trabajar con Ricardo y qué diferencias has observado respecto a otras colaboraciones?
TNR: Ha sido una colaboración de abrir puertas. Por ejemplo, Los tres cuerpos es un disco muy bonito al que le tengo mucho cariño, pero ahí el proceso era distinto. Era un trabajo compartido de tres canciones cada uno, en el que nadie hizo nada en mis temas. En cambio aquí, pese a que sepas quien ha escrito cada canción, es una cosa mucho más redonda. Cuando escucho el disco no tengo la sensación de no estar dentro de las canciones de Ricardo, ni él dentro de las mías.

Para ti Ricardo ha sido tu primer disco compartido, ¿cómo ha sido la experiencia?
ME: Súper enriquecedora desde el primer momento. Él me ha dado una visión desde fuera y todo lo que me ha aportado ha sido crecimiento.

Ricardo: «Todo lo que me ha aportado Ramón ha sido crecimiento»

¿Tenéis en mente seguir trabajando en discos conjuntos?
TNR: Si, yo creo que haremos más cosas. El tiempo nos dirá cuándo, pero sí que me gustaría hacer otro.

Habláis de artistas internacionales como Joy Division o The Cure en las influencias de algunas de vuestras canciones, pero ¿estaría equivocado si escucho referencias como Bunbury en algunos de estos temas?
TNR: A Bunbury lo he escuchado por compañeros. Es un tipo al que respeto, pero tampoco escucho sus discos.
ME: Con todo el respeto del mundo que le tengo a Bunbury como artista, a mí no me gusta absolutamente nada. Que sea una influencia, pues… Yo he creído muchas veces que las influencias son inconscientes.
TNR: También hay gente que te relaciona con algo porque le recuerdas a eso y no sabes  el porqué.

“Cristo de los faroles” guía a tintes flamencos e incluso música latina, ¿es tu canción más extravagante?
ME: No sé si la palabra es extravagante, pero si es verdad que tiene unos ritmos que no he explorado mucho. Me salió muy natural y fresco. Me dijo Edu: “¡hostia, qué rara!»; y dije: “¡para dentro!”.

Comentabas Ramón que estas canciones son más cínicas que de costumbre. Vemos rabia en casi todas tus composiciones, ¿de dónde procede esta mala leche?
TNR: Yo tengo aquí un filtro y uso las canciones para filtrar esas cosas, ¿porque no filtrar un cabreo y hacer de eso una canción y quedarte a gusto?

Ramón: «Ya hice dos discos donde solo me faltaba cortarme las venas»

¿Puede haber alguna referencia política?
TNR: En este disco no hay ninguna. Yo tengo un punto críptico y ambiguo a la vez. Soy consciente en todo momento de qué y quién estoy hablando, pero lo que me gusta es jugar a eso. No le voy a contar a nadie de qué va esta canción. Ya hice dos discos hablando de mi vida, donde solo me faltaba poner la dirección postal para que fuera más directo y cortarme las venas. Desde entonces, me parece mucho más interesante ser a veces literal, pero también sutil y buscar un punto justo para que cualquier persona pueda recibir la letra y adaptarla a su propia interpretación.

No cabe duda de que sois dos de los grandes letristas de este país. Recientemente Raphael ha contado con artistas como Iván Ferreiro, Mikel Izal o Bunbury, ¿os gustaría escribir para otros cantantes?
TNR: A mí me encantaría escribir canciones para otra gente. Me parece un ejercicio muy interesante, me despierta mucha curiosidad como sonaría en cualquier otra persona y recibir tu propio mensaje con otra voz. Pero siempre que fuera alguien que me gustara, como por ejemplo Soleá Morente.
ME: A mí me gustaría escribir por ejemplo para Ramón y Julio Iglesias. Me gustaría probar para alejarme de la rutina, despegar y hablar de algo más universal.

«Hay mucha gente que consume música, pero no ama los discos»

Parece que la noticia “musical” del año pasa por la supuesta cobra de Bisbal a Chenoa, mientras que si no fuera por discográficas como Subterfuge, en este caso, escasos medios se harían eco de vuestros trabajos. ¿Creéis que son los medios convencionales los grandes manipuladores culturales?
TNR: Es un poco pan y circo. Esto va más allá, es un tema cultural. No hay espacio para la música, no hay programas y lo poco que hay, ¡tú dirás! Partiendo de ahí, hay muchísimas tecnologías para investigar y tener acceso a la música. Si no quieres cultivarte en la música es porque no quieres y porque no te interesa de la misma forma que a nosotros. Simplemente hay mucha gente que consume música, pero no ama los discos.
ME: Es culpa de los dos, del que recibe y del que ofrece. Si la cobra de Chenoa no tuviera 10 millones de visitas pues no sería noticia.

¿Cómo será esta gira conjunta, tiraréis de temas de vuestros respectivos trabajos para completar el set?
Eso lo acabaremos de decidir estas próximas semanas. Básicamente el 80% del repertorio será el disco, y después tocaremos canciones de cada uno para tener un detalle con la gente que le guste uno o el otro y que salgan contentos.

Próximamente podremos verlos el 9 de diciembre en Barcelona en la Razzmatazz, el 21 de enero en Valencia en Rock City, el 22 de enero en Garage Beat y el 27 del mismo mes en Madrid en el Teatro Circo Price.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here