Dicen las malas lenguas que si escuchas a Morgan en frente de un espejo, -o bueno, más bien dónde sea, en cualquier rincón-, rápidamente tu vello se eriza, mientras tu cuerpo pierde movimiento hasta lograr quedarse estático. Estos hechizos ya los consiguieron con su primer álbum North, pero han logrado repetir los trucos colándolos en las canciones de Air, su reciente disco. Morgan continúan alejados de los sonidos que son tendencias, apostando por esa musicalidad más “pureta” y tradicional, donde son capaces de mezclar baladas de rock, funky o blues entre otros. Por motivo de este último lanzamiento, hablamos con la banda, que con café en mano, nos esperaba en la plaza madrileña de La Luna.

¿Cómo te gustaría que te definiera el día de mañana un medio como Wikipedia?
Carolina: Morgan es una banda que nació en Madrid en 2012 y que hacen canciones y les gusta tocar.

Habéis apostado como single del disco por un tema que repite muchos de los patrones de “Volver”, como el piano como instrumento clave, el idioma y la velocidad del tema. ¿Queríais anotaros otro “Volver”?
C: La verdad es que no. De hecho el primer single fue “Another road” y este segundo lo sacamos porque tanto “Another road” como “Sargento de hierro”, dentro de este disco, son los dos extremos, tanto del tempo como del género al que podemos llegar. Eran como las partes extremas y resumían muy bien todo lo que había dentro del disco. Entonces decidimos sacar esos dos para poner un poco en contexto a la gente de cómo iba a ser el disco.

Tanto “Volver” como “Sargento de hierro” han sido las dos únicas canciones que tenéis en español y las elegidas como singles. ¿Fueron ambas composiciones provocadas y autoimpuestas para salir en escena con canciones más fáciles para el público en España?
C: No tomamos decisiones previas con las canciones. No somos unos genios del business. No hacemos planes por lo que pueda pasar, sino que planeamos para pasarlo bien. Si luego eso funciona o no lo decide el público, no nosotros, ni una idea que podamos tener. No es una estrategia ni un planteamiento que hacemos previo.
Ekain: Básicamente “Volver” salió en la época en la que estábamos componiendo North y “Sargento” cuando estábamos componiendo Air. Pero si “Sargento” llega a salir en la época de North hubiera llevado dos canciones en castellano y en Air ninguna. Puede que en el próximo disco salgan tres en castellano o ninguna. Pero no es algo que digamos vamos a hacer una en castellano y el resto en inglés. Sale y si no sale pues no sale. No hay ninguna estrategia y no vamos a hacer una canción en castellano para que la gente en España se quede tranquilo.

Viendo el éxito que tenéis en español, ¿habéis pensado en publicar íntegramente en castellano?
C: No lo hemos pensado. Cuando estemos componiendo el siguiente disco, no sabemos cuántas canciones saldrán en castellano. Lo mismo salen todas, que lo mismo no sale ninguna. Pero viendo que de cada 20 canciones una sale en castellano, me imagino que no caerá, pero vamos no nos hemos puesto todavía a componer el próximo disco. Pero como planteamiento no lo tenemos.

Además, estamos en unos momentos en los que incluso los grupos más guitarreros y de sonido más clásicos están apostando por pinceladas electrónicas. A pesar de que alguna canción como “Another road” podría pedir unos toques más electrónicos, vosotros seguís a lo vuestro apostando por un sonido más pureta, ¿no?
C: Nosotros no vetamos ningún estilo. Lo bueno es que cada uno de nosotros cinco tiene unas influencias bastante variadas. Entonces cuando estamos tratando con algún tema, trasteamos y cada uno le mete lo que quiere. Según vamos metiéndole cosas, vamos viendo si le queda bien o no. No pensamos si esto es blues o electrónico, o esto es rock o es pop. Simplemente hacemos las canciones y luego ya suenan a lo que son. Pero ni renegamos de ningún estilo, ni tiramos hacia otro, ni decimos ni que sí ni que no. No planeamos nada.
E: Si algún día llegamos a probar algo electrónico no será porque sea una tendencia, sino porque nos dé la gana. Igual es una cagada, pero no va a ser porque el resto de la escena lo esté haciendo.
C: Y si el resto de la escena lo está haciendo será porque le apetece también. No renegamos de nada. Nos parece muy bien las decisiones que toma la gente. Igual que queremos que se respétenlas nuestras, respetamos las de los demás.

Abandonando la modestia, ¿destacarías alguna voz por encima de la tuya en estos momentos en España? Para muchos eres la gran voz nacional.
C: Todas. Bueno, yo estoy muy agradecida de que piensen así. Joder, hay voces aquí que son una puta pasada. Hay un montón de chicos y chicas con voces sobresalientes. Yo de la mía nunca voy a decir que sea mejor que ninguna.

Entramos en vuestro Spotify y tan solo 3 de 20 artistas relacionados con vosotros son mujeres. ¿A qué crees que se debe? ¿Tenéis un estilo más relacionado, estereotipadamente, con el que hacen por lo general los hombres en España o es por la ausencia de mujeres relevantes en la música?
C: Para empezar es que no sé cómo Spotify hace lo de los artistas relacionados. Eso habría que preguntárselo a la gente que nos escucha. Yo sé que hay bandas de mujeres que están relacionadas con nosotros y no sé porque hay menos bandas que de hombres. Pero si de nosotros dependiera, suponemos que hubiéramos puesto otras.

Además, aparecéis en playlists como “Té para tres”, “Música romántica” o “Café, libros”. ¿En qué playlist meteríais vuestras canciones? ¿Tenéis miedo a que os encasillen en un único estado?
C: No, no tenemos miedo. Si es que es libre, una vez sacas el disco la gente hace con las canciones lo que quiere. Hay gente que lo escucha para tomarse un té y otra gente que lo escucha para irse de viaje. Nosotros no tenemos problema de que nos encasillen. Eso significa que alguien nos está escuchando por una razón. Me pone muy contenta que nos metan en las playlists. Y nos pondríamos en una playlist para viajar, para ir en coche.

Tenéis un estilo complejo, delicado e intenso como para participar en festivales, tal y como se entienden ahora mismo. Sin embargo, estáis apareciendo en bastantes carteles y muy relevantes como el MadCool, BBK o Sonorama. ¿Qué estáis haciendo bien Morgan y qué está fallando en los festivales para que solo se apueste por la música bailable?
C: No se apuesta solo por música bailable, porque ahí estamos. Creo que también es por el formato. Si tú estás ofreciendo una noche de bandas súper potentes que hacen a la gente bailar, entiendo que ahí no entre un concierto de baladas. Yo creo que es cuestión de buscar el momento para ese concierto y no hacer locuras de ponernos a las dos de la mañana, porque entonces claramente no es el momento de Morgan.
E: Obviamente, cuando ya anochece y la gente va un poco pedo quieren fiesta y más volumen. Pero el festival empieza a las 5 de la tarde, y de 5 a 10 hay muchas horas para todo tipo de música. Entonces, si relaciones el festival a todos bailando y tirando los cachis por ahí, pues entonces en ese horario si que no entramos. Pero un poco antes sí. Hay de todo tipo de público. Yo creo que todavía estamos por ver cómo funcionamos en festivales y creo que podemos funcionar muy bien.

En 2016 con vuestro primer trabajo fuisteis la tercera banda novel con más reproducciones en Spotify. ¿Esperabais tal repercusión?
C: No lo sabíamos. ¡Qué fuerte! No lo esperábamos. Pues la verdad es que no, si que es cierto que cuando grabamos North lo presentamos en la Sol para nuestra familia y amigos que nos habían aguantado tocando y componiendo. Imagínate, nosotros no esperábamos que a nuestros conciertos comenzara a llegar gente que no conocíamos de nada. A partir de ahí todo ha sido una sorpresa y un milagro que la gente nos escuche, venga a los conciertos y compre los discos.

Sin desmerecer vuestro trabajo, pero ¿creéis que Quique Gonzalez es responsable de gran parte del conocimiento que el público tiene de Morgan?
C: Hombre hay mucha gente que después de los conciertos, la gran mayoría, me dicen que me conocieron con Quique por “Charo”. Además, Quique ha sido muy generoso durante toda la gira que he hecho con él. Cuando me presentaba para cantar hablaba de Morgan. Viene muchísima gente por su parte y estamos muy agradecidos y somos muy conscientes. Es una cosa que él ha hecho y no tenía ninguna necesidad de hacerlo. Lo ha hecho porque confía en nosotros y ahora nosotros tenemos que aprovechar esa confianza. Nuestro cometido ahora es demostrar que somos gente en la que se puede confiar y que van a pasar un buen rato con nosotros.