Vetusta Morla estuvo el 18 de Setiembre a Tarragona, ciudad que aún no había visitado el grupo y que se propuso incendiar con sus canciones más potentes y enérgicas en el fin de ciclo de  la gira de su último disco, La Deriva. Nosotros tuvimos la oportunidad de asistir a una cita que nos dejaría asombrados.

A las 21.30h se abrieron las puertas del Teatre Camp de Mart, un teatro al aire libre que mezcla el estilo romano con el más contemporáneo. Todos los asientos estaban ocupados. El público, de todas las edades, esperaba ansioso el comienzo del concierto, que se retrasó 15 minutos, haciendo de la espera un espacio en llamas a punto de estallar.

Publicidad - REVELAB studio

 

Vetusta Morla

Las emociones ya estaban a flor de piel desde la primera canción que abrió el concierto, “La Deriva”. El grupo, no muy participativo con el público, dio lo mejor de sí a través de su espectáculo. La voz del cantante sonó muy nítida. En el repertorio de canciones pudimos escuchar todos los temas de su último álbum y algunos de los éxitos de sus otros discos. “Golpe maestro” abría el camino a las canciones potentes y la gente empezaba a levantarse de sus asientos y a ponerse a bailar. Seguidamente, “Lo que te hace grande” hacía volver al público loco y después siguieron canciones como “Pirómanos” o “Fuego”. Fue entonces cuando llegaron las dos canciones que incendiaron el teatro: “Rey Sol” y “Cuarteles de invierno”, donde la gente levantó el puño y la voz, y la fuerza de sus letras y su música se hicieron notar al máximo.

Vetusta Morla

Las canciones suaves también tuvieron su papel protagonista, pero sólo por unos minutos. “Copenhague”, “Baldosas amarillas” y “Tour de Francia” fueron las elegidas. Pero el concierto tenía que seguir su línea reivindicativa y el público lo anisaba. Fue cuando entonces dieron paso a la recta final del concierto, con temas como “Sálvese quien pueda”, “Maldita dulzura”, “La Grieta”, “Valiente”, “Mapas” o “Un día en el mundo”.

Vetusta Morla

Pero había una sorpresa más antes de finalizar el concierto: la interpretación de uno de los dos temas inéditos, “Profetas de la mañana”. El cantante del grupo dijo que “nunca se saben los motivos por los cuáles uno se queda en la deriva”. Las canciones eran como un camino que la gente podía elegir para terminar su propia deriva.

Y con “El hombre del saco”, “La cuadratura del círculo” y “Los días raros” se terminaba el concierto, que dejó impresionado al público, que salió incluso llorando de la emoción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here