La música continúa siendo uno de los protagonistas principales de los spots cerveceros, pero en esta ocasión parece que la jugada no ha salido tan fortuita. Mahou ha lanzado hoy su spot veraniego de 2017 con un anuncio lleno de polémica por el menosprecio que hace a los músicos pagándoles con 6.000 cervezas.

“La historia de una banda de música llamada Los Desleales. Un grupo de rockeros a los que llamaron para tocar en un pueblo de Cantabria, pero el alcalde les dijo que no tenían dinero. El guitarrista le respondió que para ellos había algo más importante, algo con un sabor mucho más grande. Así que firmaron el acuerdo de los 6 mil botellines, por el cual se comprometían a tocar en el pueblo todos los años a cambio de Mahou 5 estrellas. Y ambas partes están seguras de que cuando se acabe el contrato van a renovarlo”.

Publicidad - Revelab Studio

 

Con esta historieta cuentan la anécdota de un ayuntamiento que se aprovecha del trabajo de unos músicos a cambio de cervezas. Mahou ha conseguido lo que seguramente no esperaba: una rebelión de críticas y centenares de comentarios negativos en las redes. El vídeo, que ya supera en escasas horas las 50 mil visualizaciones, acumula un 90% de dislikes. Aun así, los únicos artistas que parecen contentos con la jugada han sido Los Porretas, ya que han puesto banda sonora al que muchos tratan como un insulto a la cultura.

Tan afectados se han visto muchos músicos que ya se ha lanzado una campaña en change.org que persigue la retirada del anuncio ya que “ningún músico cobra por botellines”. La campaña roza ya las 7.000 firmas.

Pero, ¿y si diéramos la vuelta a la tortilla y cuando fuéramos al súper a comprar cerveza la pagáramos con unos estribillos a capela? Cuidemos y respetemos, pero sobre todo no menospreciemos el valor de la cultura. Lo peor de todo es que seguramente detrás de toda esta campaña de promoción por parte de la cerveza se esconde una auténtica inconsciencia de la problemática del mensaje. Porque el vender fotografía, literatura, música, ilustración o cualquier tipo de arte por unas míseras cervezas, en este caso, no es más que un problema de educación y cultural, que hace que no valoremos el arte con la consideración que mereciera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here