Medalla acaban de aterrizar en la escena musical con su primer disco Emblema y Poder. Los barceloneses se mueven en una escena underground cada vez más numerosa en bandas, pero con la gran diferencia de la particularidad de su sonido. Un heavy metal moderno, rejuvenecido y actualizado al siglo XXI, pero con claras raíces del sonido ochentero y de grupos como Obús, Leño o Barricada. Un disco de altas revoluciones y de continuos acelerones que lo convertirán en los directos en los jefes de estado de los pogos.

El pasado viernes vinieron a Madrid para presentar su álbum en la sala Maravillas y respondieron a una de las entrevistas más dinámicas y entretenidas, tal y como ellos describieron, que habían hecho.

¿Con qué etiqueta musical que representara vuestro sonido os sentiríais cómodos?
Rock.

¿Podríamos decir que sois el heavy metal para modernos? (El término moderno no lo uso como despectivo)
Somos el heavy metal apto para todos los públicos.

Vemos como toda vuestra estética, videoclips, imagen y sonido parecen sacados de décadas ya vividas. ¿Tenéis más añoranza del pasado que esperanza en el futuro?
Como decía J.V. Foix: “me exalta lo nuevo y me enamora lo viejo”.

¿Hablar de la influencia de los 80s españoles en vuestra música es una evidencia o un recurso fácil/tópico?
Ninguna de las dos, es una sorpresa para nosotros, porque a pesar de que han influido de algún modo en todos nosotros, no es algo que sea meditado o deseado.

Está creciendo una escena underground de grupos que tenéis en común un sonido como Perro, La Plata, Mujeres, Vulk o Biznaga. Sin embargo, a pesar de la cantidad de grupos que están apareciendo hay un público muy reducido que no consigue afiliarse como si sucede en otras escenas como puede pasar en el “trap”. ¿Lo veis así? ¿A qué creéis que se debe?
Quizás es porque el trap ahora mismo vende más que otra cosa y de ahí sale la filia. Ahora mismo uno de nosotros está leyendo un libro que habla sobre la publicidad: básicamente el esfuerzo del establishment y de la industria es hacer que la gente desee lo que les ofreces. En este momento, lo que vende es una cosa y de aquí a unos años quizás será un alargador de pezones. Creemos que la apuesta de las bandas que has mencionado, así como la nuestra, es la de hacer lo que nos gusta sin buscar lo que gusta.

“El trap ahora vende más que otra cosa”

¿Cuál creéis que es el principal problema por el que la gente no va a descubrir bandas en conciertos: la falta de recursos económicos o la falta de inquietudes artísticas de la gente por conocer algo nuevo aunque no haya escuchado nada previamente?
Los fondos públicos destinados a la cultura son preocupantemente bajos. Los permisos cedidos a los locales para el ocio y los conciertos son, además de altamente costosos, complicados y temporalmente largos. Ello hace que el negocio debe rentar o no debe existir y por ende las entradas a los conciertos se encarecen. Por otra parte, los jóvenes viven más precarizados y encontrar un trabajo digno mientras se estudia o encontrar trabajo habiendo estudiado es mucho más complicado que antes. Al final cuando vas a un local lo primero que deseas es que la entrada no te cueste más de 10 euros y la cerveza menos de 3 euros.

Abandonando la modestia y abrazando la sinceridad, ¿cómo creéis que puede funcionar vuestro disco en los próximos meses y dónde creéis que os llevará?
Tenemos las expectativas altas porque creemos que es la única forma de creer en lo que se hace o ni siquiera estaríamos intentando buscar un lugar entre este mar de bandas y maremotos que es el mundo de la música. Nos gustaría que nos conociera el máximo de gente posible, tanto público como promotores para poder tocar por España y, si hay suerte, salir del país, que nos emocionaría mucho.

En la actualidad, es raro escuchar hasta tres voces diferentes en un grupo durante todas las canciones. ¿Creéis que el hecho de que cantéis ¾ partes de la banda es uno de los elementos más característicos y llamativos de vuestra propuesta?
Es posible, puesto que hicimos hincapié en que eso fuera así. En directo, además, cantamos los cuatro. Queremos que la gente se una a nosotros, que suba al escenario y haya más voces, más movimiento y que todos puedan vibrar con nuestras melodías.

“Queremos que la gente se suba al escenario y haya más voces y más movimiento”

¿Os gustaría que se independizara Cataluña para así poder tocar en el extranjero en futuras giras?
Nos gusta hablar de estos temas con una cerveza delante.

A continuación os propongo que colguéis una medalla de oro (positiva) y otra de plastilina (negativa) a de cada tema:

  • Políticos:
    Medalla de Oro: Antonio García Ferreras (creemos que su salto a la política es inminente)
    Medalla de Plastilina: Xavier Sarda (creemos que su salto a la política TAMBIÉN es inminente)
  • Bandas:
    Medalla de Oro: Camellos
    Medalla de Plastilina: Fuel Fandango
  • Décadas musicales:
    Medalla de Oro: 1980s
    Medalla de Plastilina: 2000s
  • Programas de televisión:
    Medalla de Oro: The Handmaid’s Tale
    Medalla de Plastilina: Tu, yo y mi avatar
  • Festivales:
    Medalla de Oro: Rock Fest Barcelona
    Medalla de Plastilina: Fyre Festival

¡Gran descubrimiento para cerrar la temporada!