La imposibilidad de los medios de publicar a todas las bandas que todos los días escriben por sus diferentes vías es más que evidente y entendible. Sin embargo, apenas existe un respaldo por parte de los medios por dar a conocer a los nuevos grupos. Izales, C.Tanganas y Vetustas protagonizan gran parte de las publicaciones musicales. El papel de los medios de información, con cada vez mayor actuación de promoción, se basa en publicitar a aquellos grupos de los que les interesa obtener un beneficio, como podría ser la concesión de una invitación para su último concierto.

A pesar de lo beneficiosas que podrían ser las redes sociales para darse a conocer, la magnitud de la red y la infinidad de bandas existentes hoy en día hace imposible dedicar tiempo a todos los proyectos que hasta los medios llegan. Por ello, hace unas semanas abrimos un plazo de 24 horas, lo que dura una storie, para que hasta nosotros llegaran diferentes propuestas. Entre ellas hemos seleccionado ocho para darles alta(voz) y música.

Cariño: Menos de un año lleva este trío en y de marcha y ya han conseguido conquistar a Elefant Records y al Contempopranea, uno de los sellos referentes y festivales nacionales emblemáticos. Después del verano, publicarán su primer Mini LP. Mientras tanto, abren el apetito y se dejan querer con sus dos singles de Pop para la bajona, título con el que definen su sonido. Un sonido en la línea de Los Punsetes, Nosoträsh o Detergente Líquido.

Tangerine Flavour: Con raíces de todos lares, menos de los lares actuales, cuesta creer que esta banda madrileña fuera creada en 2014. Su sonido pasa de canción a canción, saboreando una amplia gama de géneros que se fundamentan en el blues y el rock clásico. Este año estrenaron No hard feelings, su primer gran trabajo en el que “South America Style” se presenta como su primer single.

Lya Vlack: Cosmos es el primer trabajo de Lya Vlack y el estreno más sobresaliente de lo que llevamos de año. Junto a él ha publicado recientemente un par de singles como “Pidiendo respeto», en el que una música más alza la voz por todas ellas. Parece difícil imaginar que su sonido electrónico-urbano, que tanto puede recordar a otras como Nathy Peluso, no esté reventando los carteles de los festivales otorgando personalidad y un estilo de lo más propio y destacado.

Bware: Esta banda, formada en 2013, es una de las rarezas del underground nacional. Un power dúo compuesto únicamente por percusiones y guitarrazos. Un conjunto que continúa la senda de Cala Vento, pero con una distorsión aún más peculiar. En “Ochoymedio” homenajean de manera descriptiva al club nacional por excelencia de lo alternativo e indie-pop.

Sir Charles: Este es el proyecto en solitario del músico alcarreño Charles Peter Stevenson. Cuesta describir su sonido, ya que estamos ante un artista desprejuiciado por la música de su entorno, que es capaz de mezclar desde el garaje, hasta el pop o post punk. Sonido oscuro, envolvente y enigmático el que demuestra en su primer EP y del que sobresale ese “The Dogs”.

Vermú: Banda albaceteña organizada en 2016 que recoge algunas de las peculiaridades más actuales del indie pop de los últimos años. “Melodías y ritmos de la música popular tradicional y una propuesta diferente” definen la esencia de su estreno homónimo. Referencias tan dispares como Los Planetas, Modelo de Respuesta Polar o Mercromina realzan un primer trabajo con un incuestionable sello propio como demuestran en «Los páramos cerrados».

Labs Trapp: Pop de guitarrazos rockeros. Bajo esa premisa se podría esconder la banda toledana. Con un puñado de canciones bajo Spotify y demás plataformas digitales, Labs Trapp progresan el sonido alternativo hacia una voz más irregular que abandona la simpleza de los rangos vocales de la escena. “La herida” es un claro resumen que ejemplifica el sonido de esta banda.

Sharon Bates: Esta banda vallisoletana es una de esas que vulgarmente se diría que ya tienen desde hace tiempo pelos en los… Sin parar de intentarlo, luchan por hacerse un hueco en una escena cada vez con nombres más repetidos, pero sin dejar espacio a novedades. Con su reciente álbum Hawaii quizás y la producción de Carlos Hernández vieron nacer un disco que mezcla esas atmósferas planeteras, las cuales heredarían después Viva Suecia, con una personalísima voz aguda que en mente podría traer a Mikel Erentxun.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here