Surfeabilidades transcendentes, posflamenco legendario

Cómo bien apunta mi viejo sólo tienen prisa los delincuentes y los malos toreros. A mil jodidas millas de mierdosomierdentas premuras, estreses y escuatros mercadotécnicofasciocapitalistas Jota y los suyos siguen jugando a su propia velocidad y el resultado vuelve a ser fabuloso, titánico.

Tempos pop perfectantes con el filoflamenquismo ilustrado deluxe marca de la casa. Aunque sigo prefiriendo sus estelas pop noventudonoventeras desde la revolución de 20Ø7 mediante el delicioso y vanguardistorevolucionario golpe de Estado melómano de La leyenda del espacio me gustan mucho más todavía.

Pero tampoco vuelve a haber nada que temer, el pentacampeonato de pop planetero virgen extra (Hierro y níquelPorque me lo digas túIjtihadEspíritu olímpicoZona autónoma permanente) equilibra magistralmente las exquisitas sombras y atmósferas épicas de la obra.

Por cierto muy buena la apócrifa cara b [preyoutubense] Voy a por tabaco pero vayamos al grano.

I. Islamabad

Eres enemigo de cualquier conocimiento

Ariete implementado en temazo absoluto. Su instrospectividad heroica (magnoreminiscencias eurocopiles semanoautobuseras y a La caja del diablo mediante) se me impronta e impregna fuertemente con su lírica letal y sus letanías guitarrosublimes. Sí, J y su gente vuelven a dar otro puñetazo en la mesa, el indi legendario retorna para vestirse de gala.

Me llegan coletazos de la operoegíptica Los poetas. Su solemnidad eterno(anti)heroica hace que acuda a mi cabeza ondas primigenias de Mis problemas con la justicia.

Desde las iniciáticas atmosféricocapas uno se va dando cuenta de que la formación andaluza volverá a poner sus cojones sobre el tapete de la industria demostrando que el primer puesto ni la leyenda se negocian. J nos narra la buena nueva como profeta total de la alternatividad sónica de la piel de toro para seguir pulverizando telarañas y pasteleos a través de una canción que deja en evidencia y desenmascara a los diversos tentáculos del fasciocapitalismo. La tonada se va abriendo camino sublime, indestructible. Titulares al esternón desde las entrañas. Sí, Los planetas no han vuelto, es que estaban de parranda. La pausa y la ausencia del líder hace que sus correligionarios se multipliquen y sus enemigos teman el regreso. Una gozada de himno filorapeado, una adentrativa ceremonia ya de culto. El acento granaínoandalusí a lo Lori Meyers en el FIB 2011 o el propio Jota en `¿Por qué no te largas de aquí?´ de Grupo de expertos solynieve le da un toque maravillérimo desde el inicio/primer play.

II. Una cruz a cuestas

En mi pecho un altar, en él te adoraba yo

Las introductivas percusiones de Éric siguen timoneándonos hacia el putoamismo a través del posflamenco planetil. Viva Andalucía, forza Camarón De la isla, aúpa Enrique Morente y larga vida a la intensidad y la trascendencia.

III. Soleá

Se juntan unas con otras como las olas del mar

La potencialidad del posflamenquismo sigue a machete abriéndose camino por la jungla en busca de El Dorado de la decisivérrima irreversibilidad de nuestras vidas, de nuestras biografías.

IV. Seguiriya de los 107 faunos

No puedo dejar de recordarte

La leyenda sigue imparable. Da placer dejarse llevar hasta que el corte explota cabalgando salvaje y a fuego a lomos de la batería y ya no puedes escapar de la melomanía. Tu grupo favorito, ésa canción que lo remonta todo, la mujer de tu vida, ésa sonrisa que lo cambió todo, un atardecer reflexivomemorable, el golazo que le da La Champions a tu equipo.. cuándo desembarca lo sabes, lo paladeas; no debes buscarle mucha explicación, la felicidad invade tu ser.

V. Hierro y níquel

Cielo y estrellas, guante y mano, sol y tierra, alegría y fiesta. Almas gemelas, semilla y árbol, viento para las velas, hierro y níquel fundidos en el centro la tierra

Otro temazo para la hornada pop pasada por la gustosa veta flamenqueroflamenquista. Una muestra más de la perfecta proporcionalidad del álbum.

VI. Porque me lo digas tú

No vas a encontrar a nadie que te quiera más que yo. Aquí en Granada o en Pekín, yo siempre estaré aquí

Maravillosa ráfagopíldora (filo)interrégnica. Lujazo de ésos que surgen como de la nada, en media baldosa.

VII. Libertad para El solitario

Pero yo no robo tanto, no tanto como usted
Desde primigeneidades grupoexpérticosolnevadas se alza éste Canto a la rebelión, a la sana y necesaria aniquilación de cualquier fasciopaletismo, vaya, la acción directa contra la inertización. Otra estupenda bofetada a derechoides y paletos profundos varios. La supracoherencia de J y toda la banda le dedica un tema a un antihéroe de postín.

VIII. La gitana

Acero y seda. Mientras temblábamos de risa y placer

Guitarras de estrelladas estelas espolvoreantes, de nuevo entretelas de iniciación que van entretejiendo el firmamento, el cosmos, todo el universo. Rayos de sol ricos y enrique100tes, valientes, pasionales, melómanos. ¡Vivan los buenos caldos, las buenas mujeres y la siesta!

IX. Ijtihad

En lo alto de una ola

Deliciosa, brillantosurfeante, veraniega, fresca, adherente, otro temazo pá la saca.

X. Espíritu olímpico

Ninguno de ellos te quiere como yo te estoy queriendo, ninguno podrá quererte como yo. Tus ojos y los míos se han enredado como zarzamoras en el vallado. Si sólo por mirarte muerte me dieran por verte un momento merecería la pena. Me senté a la vera tuya y se me quitó la pena, se me quitó la amargura. S[ó]lo tú y yo

El tajo de pop redondo llegó. Métrica y ritmos pulcros, de su sencillez germina y corona su genialidad. Los planetas siempre nos regalan interregnos pop despampanantes, cálidos, exquisitos, himnos que no cansan, que reverdecen, resurgen y se reencarnan constantes, cíclicamente.

XI. Zona autónoma permanente

Disfrutar las vacaciones de verano a una casa junto al mar, subirnos en el tejado, mirar las estrellas. Estaría dispuesto a quemar el mundo entero si no puedo estar contigo. Meternos en el mar, tumbarnos en la arena Encadenación gourmet, premium, clase supra, puro caviar beluga sonoro. De cara, más que paladeable, literaria, cinéfila, ciclópea.

XII. Amanecer

Y de nuevo soy feliz sólo con verte la cara

La semanomotorbusística Línea 1 acude a mi cabeza. Bienaventurada, con el corazón en la mano los sonidos y letra florecen para abrirse paso hasta el timonazo final, ése giro inesperado con el cual a veces la vida nos agracia.

XIII. Hay una estrella

Cuanto más se acerca más alegría

Delicada, insólita, insular, selecta, auténtico tesoro para marcarse un acústico de Champions con La Alhambra cortada por un cielo naranjorojizo.

XIV. Guitarra roja

No más esclavos, políticos ni guerreros

Serpenteante hasta el discuro definitivo, la sentencia final, el Evangelio de la auténtica dicha panholísticohumanistauniversalinfinita. Filoanarquía, cerveza fría y al menos una canción planetera al día.

El engañoso introspectivismo de los granaínos no deja de desembocar, incansable, en acertados mantras planeteroplanetarios que a través del posflamenco cosmogónicotranscendente vuelve a implosionar el centro de la diana.

Las cratocracias planeteras vuelven a germinar (moralmente) superiores.

Hay grupos derechohabientes que no pueden reclamar para sí el trono ya que desde que se lo ganaron no lo han vuelto a ceder ni perder. Larga vida a la peña antipasteleante, arrojada, con ganas de aniquilar la mediocridad. Ole, olé, reole y reolé su polla, viva Graná y larga vida a Los planetas.