Ya les conocíamos. Rufus T. Firefly habían pasado por la capital sevillana el pasado mes de mayo de la mano de Vetusta Morla, ocasión que nos brindó la oportunidad de descubrir a un grupo que, sin duda alguna, llegará a coronarse en las ligas superiores de la escena indie en español.

Con un sonido complejo y completísimo, ritmos alternativos inclasificables más allá de lo raro y lo excéntrico, y una personalidad arrolladora, llegaron por segunda vez a Sevilla el pasado sábado 10 de octubre. Subieron a un escenario en el que casi no cabían, abarrotado de instrumentos, cables, cajas de pedales y algún que otro elemento extraño como el colorido trompo que luego usaría el guitarrista dejándonos atónitos. Aquí hay que ser alternativo hasta el último botón.

Publicidad - Revelab Studio

 

Rufus T. Firefly Sevilla

Así, la Sala Malandar, situada en mitad de la desértica calle Torneo fue testigo de la presentación de su último álbum, Nueve, para la que los de Aranjuez se dejaron la piel en cada tema. A pesar de la moderada afluencia que aparecimos ese día por allí, fue una actuación que se pudo disfrutar muchísimo. Y es que desde que comenzaron los primeros acordes de su ya conocido “Incendiosuicida”, la magia de su música comenzó a impregnar el aire. Solo hacía falta echar un vistazo al público, totalmente encandilado ante el derroche de calidad musical, para darse cuenta de que esta no iba a ser la última vez que les escucharan.

Rufus T. Firefly Sevilla

La voz de Víctor Cabezuelo, perfectamente integrada en el conjunto de los temas, nos arrastraba al universo Rufus dejándonos atónitos sin darnos otra opción que no fuera entrecerrar los ojos y dejarse llevar por los ritmos que desde la batería y el bajo, las dos chicas del equipo, nos iban marcando.

El concierto se alargó hasta 12 temas más, incluyendo canciones de sus dos últimos álbumes, pero también del primero, Grunge, y una desconocida “Un Mundo Sin Abejas”, cara b inédita de Nueve.

Rufus T. Firefly Sevilla

Especial mención a la interpretación de “Demerol y Piedras” por cómo consiguieron llevar al directo la enormidad de sonidos que componen el tema de manera tan fiel, haciéndonos sentir algo sumamente digno. También la arrolladora “Pompeya”, que nos despertó del adormilamiento en el que nos había dejado “(escribe aquí el nombre de la persona que más quieras)”, fue un momento cumbre de la noche. De haber sido en una sala abarrotada, de seguro la fuerza de las guitarras nos habría hecho a todos saltar y gritar como posesos.

Terminaron la noche con “El problemático Winston Smith”, y con palabras de agradecimiento para los sevillanos Genérica, que se habían encargado de abrir la velada, y a los que probablemente volveremos a ver acompañando a Rufus T. Firefly según dejó intuir el vocalista del mismo.

Y siguen de gira. Durante noviembre y diciembre pisarán Cádiz, Algeciras, Granada, Valladolid, Madrid (en la icónica sala But), Pamplona y Bilbao, y recomendamos no perder la oportunidad de ver a este grupazo en directo. Les seguiremos la pista en su prometedora carrera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here