“Los comienzos nunca son fáciles”. Es lo que me dijeron desde muy pequeña, pero el que no arriesga no gana, ¿no es cierto? Y más, desde luego, en estos tiempos que corren. Así lo hicieron los organizadores de la primera edición del Sonora CC, que tuvo lugar este pasado fin de semana en el Recinto Hípico de Cáceres (Extremadura, para los más despistados…).

LOVE OF LESBIAN SonoraCC | Indiescretos

Publicidad - Revelab Studio

 

Las primeras noticias de este nuevo festival nos ponían los dientes largos hace unos meses, contando con grupos de la talla de Love of Lesbian, Izal o Miss Caffeina entre sus filas. Las confirmaciones que han ido haciéndose públicas a lo largo de estos meses han ido in crescendo para acabar contando con un total de veintiuna bandas repartidas entre el 24 y 25 de junio, una fórmula que evidenció su éxito en las más de seis mil abonos vendidos para esta edición de uno de los festivales que apunta maneras para situarse entre los más punteros de España en lo que a música indie respecta.

SECOND SonoraCC | Indiescretos

Podía hacer cincuenta grados a la sombra, nos daba igual, aquel era el día, como bien canta uno de los artistas más esperados del viernes, Carlos Sadness. Tras instalarnos en el camping ofrecido por la organización del festival (del cual solo puedo decir maravillas, qué duda cabe, los que estuvieron allí conmigo lo sabrán), estábamos puntuales como un reloj a las seis y media de la tarde para empezar a calentar la garganta (eso sí, con una cervecita en la mano…).

Los más fieles seguidores del dueño del mejor pelo de todo el Sonora CC soportaban un clima cuanto menos abrasador para poder cantar con él temas tan bailables como «Bikini» o «Miss Honolulu», y emocionarse con «No vuelvas a Japón», tema que dedicó a Santi Balmes, recordando que actuaría unas horas más tardes, con la llegada del atardecer al recinto ferial. Alberto Jiménez toma el relevo a Sadness, quien salta al escenario Amstel junto con el resto de Miss Caffeína para poner a medio Cáceres a bailar con lo nuevo de Detroit (Estudio Uno, 2015), sin abandonar sus raíces ni himnos como «Venimos», con la que abren su directo.

MISS CAFFEINA SonoraCC | Indiescretos

L.A y Elefantes preceden a lo que será, en boca de la mayoría de asistentes con los que tuvimos el placer de hablar, el concierto más esperado (y emotivo, a posteriori) de esta primera jornada: Love of Lesbian. Las luces se apagan durante unos instantes y Santi Balmes aparece en el escenario junto al resto de su banda. Si miras a tu alrededor, solo ves rostros con ojos llorosos por todos lados. Jamás hubiera imaginado la capacidad de emocionar al público que tienen estos señores. Ay, si les viera el gran John Boy

Da igual si lo que quieren es hacerte bailar, llorar, gritar… lo que quieren, lo consiguen, y lo saben. No podían faltar temas como «Cuando no me ves» (cuyo videoclip ha visto la luz hace escasos días), «Bajo el volcán» o «Psiconautas». Me encantaría deciros el setlist de principio a fin, pero como no nos gustan los spoilers, prefiero que lo viváis por vosotros mismos. Solo puedo anticiparos que la noche del viernes pasado, Cáceres se incendió con los catalanes, y no fue culpa del calor de aquel día precisamente.

LA MODA @ SonoraCC - Indiescretos SRP_0151

Como colofón, llegan los punteros de La M.O.D.A. para continuar con la fiesta, y joder, qué fiesta, el que estuvo allí coincidirá conmigo en que lo fue, desde luego. Con Cycle, Kostrok y Carlos Chaparro se pone cierre a esta primera jornada que nos deja con la miel en los labios para lo que se viene encima a las pocas horas. Ahora, llega el turno de irse a dormir…

A las diez de la mañana del sábado todo el mundo sale de las tiendas de campaña y pone rumbo a la piscina, cerveza en mano, la segunda y última jornada del festival ha comenzado y tenemos que reponer fuerzas si queremos darlo todo esta noche, que lo merece. Neuman es sin duda uno de las grandes apuestas de esta noche, con Paco como cabeza visible, que nos regala temas como «I love you», y todo el mundo a mi alrededor lo corea como si del Padre Nuestro se tratase, qué maravilla de público.

No se quedan atrás los chicos de Second, emocionándonos con «Nivel Inexperto» o haciéndonos saltar con «Rodamos». Han dejado claro que son capaces de hacer que hasta aquellos que solo conocían un par de temas suyos acabaran cantando y bailando al ritmo de la música como si fueran sus fans desde las primeras maquetas. Qué descubrimiento más bonito, sí señor.

MISS CAFFEINA SonoraCC | Indiescretos

El reloj marca las 00:40. “Antes de nada, dejaremos claras las páginas que nos importan”, recita la banda encabezada por Mikel Izal al unísono, por encima de los gritos de todo el festival, que había dejado todo lo que estuviera haciendo en aquel momento para deleitarse con un concierto que sin duda, no fue de este mundo. “Nos despedimos, pero no nos vamos”, decían antes de las primeras notas de «Despedida», con la que hicieron que se me saltara más de una lagrimilla, pero eh, que no fui la única, puedo asegurarlo. Un excelente sonido  por parte de Ema Pérez, Alberto Pérez, Ivan Mella y Alejandro Jordà, un manojo de nervios a la batería, por cierto, hizo de este uno de los mejores conciertos de todo el festival, sin duda alguna. Entre chistes y bromas de Mikel, y muy agradecidos con todo su equipo técnico, se despidieron de Cáceres con «La mujer de verde», de quien no prescinden en ninguno de sus directos, y «El baile», un momento irrepetible, que dejará en nuestra cabeza un recuerdo de esos que no puedes explicar con palabras.

IZAL @ SonoraCC - Indiescretos SRP_1503

Los niños de los ojos, Ed is Dead y los grandes de The Zombie Kids son los encargados honorarios de cerrar esta primera edición (de muchas, seguro) del Sonora CC, y lo hicieron de la mejor manera posible, no me cabe duda alguna. Al más puro estilo electrónico, los vecinos comentan que vieron salir a una panda de jóvenes bailando del recinto ferial rumbo a los autobuses que les llevarían de vuelta a sus amadas tiendas de campaña para dormir como bebés.

¿Nuestro veredicto? Sobresaliente cum laude para este festival. Una apuesta fuerte pero complicada que ha sabido llevarse a la perfección por parte de la organización. Nada que envidiar a otros festivales con numerosas ediciones a la espalda. Mi consejo es que empieces a ahorrar para dentro de un año y te vengas a disfrutarlo con tus amigos, porque merece la pena vivirlo al menos una vez, y no, no me estoy marcando ningún farol, podéis jurarlo.

Fotografías: Sergio Rodríguez García para Indiescretos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here