Las 21:00h del pasado viernes era un momento esperado por muchos. El Sant Jordi Club de Barcelona nos tenía preparada una de esas veladas que dejan huella: el retorno de Vetusta Morla a la ciudad condal. El público, que esperaba desde bien temprano, ocupó presto la pista del amplio recinto barcelonés, en la que aguardaron sentados, salvando fuerzas para disfrutar de lo que se venía.

En cuanto las luces se apagaron, Pucho saltó al escenario, baquetas en la mano, y empezó a interpretar «La Deriva», canción que da título a su último álbum, a medida que el resto de miembros de la banda ocupaban sus posiciones y se incorporaban a la interpretación.

Publicidad - Revelab Studio

 

Vetusta Morla La Deriva Barcelona Pucho

 

 

 

 

Casi sin respirar, y aun si quiera habernos saludado, los temas se sucedían uno tras otro. Era el turno de «Lo que te hace grande», tema de su anterior trabajo, Mapas, y «Golpe maestro» segundo corte -y uno de los más cañeros- de su último larga duración: La Deriva.

Tras éste Pucho nos da la bienvenida con un rotundo ‘Bona nit Barcelona’, atreviéndose incluso -con bastante soltura- con el catalán, algo que el público agradeció y vitoreó. Nos contó, entre otras cosas, que la primera vez que vinieron a Barcelona, hace ya muchos años, tocaron en la sala La Boîte ante 16 personas y que, esta vez, serían más de 7000.

Vetusta Morla La Deriva Barcelona Sant Jordi Club

La pantalla que tenían a sus espaldas anunciaba con la proyección de dípteros la siguiente canción «La mosca en tu pared», que enlazaron con «Fiesta mayor» y «Boca en la tierra», la cual, según contaron, hacía tiempo que no interpretaban.

La sala ardía, y el público, muy variado en edad, cantaba sin parar temas como «Fuego» y «Rey sol», muy bien enlazados, ya que ambos comparten motivos parecidos.

Vetusta Morla La Deriva Barcelona Sant Jordi Club

Tras esto, comenzaron a saltar chispas en la pantalla, en el escenario y en todo el Sant Jordi Club, era el turno de «Cuarteles de invierno».

Llegamos al momento ñoño -por llamarlo de alguna manera- del concierto cuando suena «Y al respirar», «Copenhague» y «Baldosas amarillas». Dejarse llevar suena demasiado bien, y con ellos en directo es bastante complicado no hacerlo.

Vetusta Morla La Deriva Barcelona Sant Jordi Club

El final del concierto se acercaba, y qué mejor que hacerlo con canciones de siempre, aquellas de su primer disco que todo el mundo conoce y tantos años llevan tocando. «Autocrítica», «Saharabbey road», y «Un día en el mundo», «La cuadratura del círculo» y, cómo no, «Maldita dulzura» se encadenaban una tras otra en lo que fue casi un remix del tracklist de Un día en el mundo, colándose entre estas alguna de su nuevo disco como «Fiesta Mayor».

La banda se fue para volver y cantarnos tres más, de las de siempre: «Valiente», «Año nuevo» y «El hombre del saco», canción bastante potente en su interpretación y a la que tienen mucho cariño.

Vetusta Morla La Deriva Barcelona Sant Jordi Club

Antes de despedirse Pucho pronunció un discurso del que nos quedamos con esta frase: ‘la música es real, la cultura es real, la estáis viendo, la estáis sintiendo’. Y es que no podemos estar más de acuerdo, pues con bandas y directos así, la música se siente más que nunca.

Con «Los días raros» llegaba el fin del concierto y, con él, como si de los créditos de una película se tratara, fueron apareciendo en la pantalla los nombres de todo el equipo, desde los músicos hasta los conductores, pasando por el montaje de escenario, técnicos, etc, que han participado en la ejecución de La Deriva. Un reconocimiento merecido, y que en pocas ocasiones se realiza.

Vetusta Morla La Deriva Barcelona Sant Jordi Club

No titubeamos si decimos que ha sido uno de los mejores conciertos a los que hemos asistido en lo que va de año, y es que la calidad de Vetusta Morla queda fuera de toda duda, siendo una de las bandas del panorama nacional que mejor lleva al directo sus álbumes. Estamos viviendo, sin miedo a decirlo, el mejor momento de uno de los mejores grupos que ha dado la música en español en los últimos 20 años.

Dejaros llevar a La Deriva. Suena demasiado bien

Galería de fotos

Fotografías: Adrián Romero Hernández

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here