Las puertas abiertas desde las 20.00 horas, y casi desde ese momento, la sala Bikini estaba llena. Había ganas de ver a la Santa de Úbeda, y prueba de ello, fue el cartel de ‘sold out’ colgado en la puerta. Este era, el último de los cuatro conciertos que Zahara ha hecho como presentación de su nuevo disco «Santa«, tras pasar por Madrid (en dos ocasiones) y Zaragoza. Las expectativas eran altas, y pasados algunos minutos de las 21.00h Z salía al escenario.

zahara10

Publicidad - Revelab Studio

 

Empezaron a sonar los acordes de La Gracia y con una energía desbordante, Zahara comenzó a entonar los «Oh… Oh… Oh…» tan característicos de la canción. El ambiente, un poco gélido hasta el momento, nos llevó a escuchar El Deshielo y El Frío, que paradójicamente nos fueron entonando el cuerpo, hasta llegar a Oh Salvaje, donde la rubia desprendió de todo menos frío.

zahara1

Tras estas tres canciones, aprovechó para presentarse, y en un perfecto catalán nos dijo que estaba encantada de volver a la que un día, fue su casa.

Echando la vista atrás, era el momento perfecto para recuperar dos temas de su anterior disco «La pareja tóxica» y como no podía ser de otra forma, sonó El Universo y Leñador y la mujer América, temas con los que los asistentes pasaron a bailar, dejando el frío anterior.
La la propia Zahara en algún momento del concierto, reflexionaba: «Antes la gente venía a mis conciertos a llorar, y ahora hasta bailan un poco, aunque sea moviendo el hombro».

zahara8

Siguiendo la estela rockera, la de Úbeda y su banda, compuesta por Víctor Cabezuelo, Martí Perarnau, Miguel de Lucas y Ramiro Nieto, se marcaron un Rey de Reyes de lo más cañero. Se despedían por todo lo alto, ya que tras este tema, la banda desalojaba el escenario para dejar a la rubia con su guitarra como única compañía. Dejamos de bailar para escuchar Del invierno, guitarra acústica en mano y su voz, toda una delicia.

zahara4

Tras esto, nadie presagiaba que estábamos a punto de vivir una de las sorpresas de la noche, y es que Zahara anunciaba la aparición de uno de sus amigos de Barcelona, que tras irse a Madrid había dejado en la ciudad condal: Carlos Sadness fue el elegido, y a dúo cantaron una canción por todos conocida que se titula Au revoir.

zahara11

zahaara-6

Tras despedir a Sadness y los músicos que se habían subido con él al escenario, Z desconectó la guitarra, soltó el micro y se acercó al público. Nos mandó a callar y casi sin esfuerzo, nos cantó a capella una de las canciones más bonitas de su nuevo disco Int. Noche. Sin palabras.

Inmaculada Decepción y Donde Habitan los Monstruos desfilaron hasta llegar a una de las canciones más esperadas de la noche: Caída libre. Antes de empezar el concierto, la gente comentaba las canciones y esta, misteriosamente era una de las preferidas. Y no es para menos, ya que la historia. o mejor dicho historias que la encierran, son dignas de favoritismo: una discoteca de Albacete donde lo más parecido que tenían a Madona era Camela, señoras que no ceden el sitio, y Yola Berrocal por allí molando, son los puntos más representativos de la canción.

zahara5

Hágase tu voluntad y Crash, con Sergio Sastre de Miss Caffeina cerraron «Santa». El escenario se llenó de bragas y Z se fue para volver. Ya sin su chaqueta de Santa, volvió al escenario y nos cantó dos temas de «La Fabulosa Historia de…» Funeral y Tú me llevas fueron las elegidas.

zahara9

El concierto terminó de la mejor forma posible, con unos bailes imposibles encima del escenario, Zahara fue poco a poco acercándose a la escalera, por la que acabó bajando para bailar con nosotros cual demonio rubio de Tazmania.

Una noche mágica que nos dejó ‘con las ganas’, de más.

zahara2

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here