El viento del viernes parecía ser un aviso de que lo que a los viñarockeros se les venía encima en la segunda jornada del festival Viña Rock 2015, un auténtico huracán, eso sí, de música.

Con apenas el tiempo justo para despertarse, buscar un sitio (y hacer la cola) para darse una ducha o un manguerazo y comer, algunos incluso a carreras, los asistentes fueron llenando los recintos de Negrita, Poliakov y Canna para ver a Miguel Campello, Desakato y Suite Soprano.
desakato (1)

Publicidad - REVELAB studio

 

Destacó, en esta bajada de telón, el arte chatarrero de Miguel Campello (voz del grupo El Bicho). Su actuación comenzó con un tímido número de espectadores, “pero aunque solamente me escuche una persona, me dejo la piel igualmente”, dijó Campello. Y la verdad es que lo demostró en un show en el que hizo de todo: acrobacias, bailes, guitarra, percusión y mucho mucho sentimiento.
miguel campello (2)

El Sol seguía pegando fuerte, tan fuerte que los se habían librado de las quemaduras, acabaron la tarde con al menos los hombros enrojecidos. A cambio, grupos como Sinkope o Mediterranean root aliviaron las penas de los viñarokeros, que pedían más tragos y más canciones.
sinkope (4)
Con el calor y la sed algo más calmados, llegó el turno de otro de los incombustibles del Viñarock, Segismundo toxicómano, que anunció que en fechas próximas presentaría su nuevo disco. ¡Y yo que lo vea!

segismundo (1)
También pisaron las tablas albaceteñas The toaster, Vita Imana y otro de los duos de Boa Music, Carmona vs Darmo. Los adictos al rap empezaron a mover al ritmo de boom boom clap sus cuellos y manos como auténticos zoombies y ya no pararon en toda la tarde, amenizada por los malagueños de Hablando en plata squad y por la de sobra conocida Mala Rodriguez.
camonavsdarmo (3)
Aunque empezaba ya a anochecer, se oyó «Hola, buenos días», la farándula cósmica se despertaba. Alguien se había chivado de que El Canijo de Jerez pasaría por Negrita y hordas de gente corrieron a su encuentro. Mucho deliqüente pasó también por el escenario. Momentazo de sentirse bien, con el permiso también de Aspencat, Sr Wilson y Hamlet. En esta franja no me olvido de otro madrileño, que otro año más llegaba con dientes y sin cachaba a su cita anual. Era un Rosendo «Agradecido», aunque «Flojo de pantalón», que bromeó con el público y demostró que sigue con las pilas bien cargadas para muchos más Viña Rock’s.

canijodejerez (5)

Para dar un toque de humor, El Reno Renardo y como Evaristo tampoco pudo faltar, Gatillazo, que fue la polla. Ya había pasado la hora de la cena, los niños se iban a la cama, pero los viñarockeros tenían todavía horas por delante y carteles de “Aquí no hay despedida” se elevaron sobre las 23 horas. Algo se estaba cocinando con mucho amor, amor del que mata y lo hacía en un puchero, no había duda de que esto eran «Asuntos serios». La gira de despedida del Puchero del Hortelano pisó Villarobledo en más de una hora de concierto que dejó exhaustos a varios miles.

el puchero del hortelano (1)
Pero no todo son risas y diversión en un festival como el Viñarock, hay momentos en los que tienes que tomar duras decisiones. “Elige tu, tío, yo no puedo” y comentarios similares se escucharon en el recinto de los conciertos sobre la 1:30 horas de la madrugada. ¿Los culpables? Los escenarios Negrita, Poliakov y Canna que se pusieron de acuerdo para llamar a sus tablas a tres titanes a la misma hora, La Pulquería, Sober y Los Chikos del maíz.

pulqueria (1)
Auténticas carreras olímpicas se vieron hasta las 2:45 horas protagonizadas por los que no se resignaron con disfrutar de solo un grupo e intentaron dividir su tiempo. En esta ocasión, había buenas razones para abandonar con auténticos corridos mexicanos a los chicos de La Pulquería, que se encargaron de desatar una buena locura.

sober (6)

Los que también habían despertado de su Letargo eran Sober. Se notaba la complicidad y la comodidad de la banda en el escenario. Lógico, Sober y Viñarock fueron juntos al colegio, comparten la misma edad y ambos estaban de aniversario. Lo mejor fue celebrarlo juntos rodeados de miles de fieles seguidores.

los chikos del maiz (4)
Los mensajes repletos de carga social se oían desde los micros de Canna sujetados por los Chikos del maíz. Nadie quería perderse tampoco a La estanquera de Saigón, que según mis cuentas, se forró aquella noche donde aparecieron hasta «Los invisibles».

Una mención especial, casi de oro, merece una banda jamaicana que vino desde el mismísimo Kingston para acercarnos los ritmos del reggae más puro. Eran The Original Wailers, más conocidos por su larga trayectoria con el legendario Bob Marley. Todo un regalo para la vista, el oído y, si me apuras, hasta el gusto.


gente (1)
¿Y ahora qué?, Algo Dementes, pero Son cosas de este mundo… y en un escenario ya incandescente unos sevillanos reincidían, con sus «Dolores» y con su «Vicio» incluidos. Sonó en Zhem la veterana banda, Reincidentes cuyos acordes casi anunciaban el final del día.

reincidenteAunque aun quedaba hueco para los valencianos de La Gossa Sorda y el Ridiculous de Dope D.O.D.

gossa sorda (2)
Para cerrar la jornada, otro tributo, esta vez de los más extremos. Karkoma se instalaron en Viñaclow para rendir homenaje a un Extremoduro que se echó de menos en el veinte aniversario viñarockero.

Fotografías: Andrea Ibañez y Marina Escudero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here