Artista alternativo más internacional de España. Cantante con más seguidores en Instagram y oyentes mensuales en Spotify de la escena «indie». Referente de la nueva masculinidad. Uno de los cantantes más solicitados para colaboraciones musicales. Padre y madre de dos Pochitos. Influencer. Y casi dos metros de altura y uno de melena donde guarda una incuestionable valentía, personalidad, carácter y mundo interior. Todo esto es lo que le caracteriza a nuestro entrevistado. ¡Sí, hablamos de Carlos Sadness!, rebautizado por un locutor de radio colombiano como Tropical Jesus.

El que fuera el príncipe de la melancolía indie, encara su quinto disco con un alterego que nos regala trece nuevas canciones repletas de “buena onda”. Carlos sigue apostando por un sonido más latino y cercano a Latinoamérica, el cual le está convirtiendo en el artista alternativo español más internacional. Ya lo canta en “El gringo”, la canción más triste e instrocpectiva del disco: “Soy de ningún lugar, ningún lugar es mío”.

Publicidad - REVELAB studio

 

A pesar de que la producción de sus singles de lanzamientos nos puedan transladar a otros singles anteriores, Carlos ha apostado por un disco lleno de matices que se pueden encontrar al escuchar el álbum completo. Toda esta apuesta en la peor época para lanzamiento de álbumes, según los sellos discográficos. Sin embargo, Carlos ha ignorado y ha tirado de valentía e intuición y se lanza a una piscina que el tiempo nos dirá si tenía agua o no. Por ello, hablamos con Carlos sobre su disco, su acercamiento al mainstream, su liderazgo en la escena alternativa, OT y su referencia como icono de nueva masculinidad, entre otros temas.

Lanzas Tropical Jesus en verano, cuando puede que sea la peor época. Aunque con el covid puede que haya más consumo de música este verano, ¿por qué has decidido lanzar ahora el álbum? ¿Crees que puede ser un disparo en el pie al más puro estilo Froilán?

Hablando con otros compañeros, todos decían que lo mejor era retrasarlo a otoño, y sé que muchos discos están pasando a ese momento. Además, el público español está saliendo, pero en Latam siguen confinados y representa un buen porcentaje de la gente que me escucha. Yo siento que es el momento del disco. Mi idea era sacarlo a finales de abril y he intentado retrasarlo lo mínimo. Mis años buenos de gira suelen ser los segundos, así que si este año hay pocos shows, espero que los haya el siguiente. No me gusta guardar las canciones mucho tiempo. No pienso tanto en si es una buena o mala estrategia.

Todo pinta a que “Me desamaste” será una de las canciones más importantes del disco. Comentabas que era una segunda parte de “Te quiero un poco”, aunque sería la parte oscura de esa relación en la que se cuela el ghosting. Cada vez hay más personas hablando sobre este repelente fenómeno y es uno de los principales inconvenientes a los que nos enfrentamos con las relaciones vía redes sociales. ¿Cómo surgió la idea de hablar sobre ello y te ha afectado a nivel psicológico a ti en alguna ocasión?

Las canciones surgen de forma bastante espontánea. No siento que alguien me haya hecho ghosting últimamente, pero igual cuando era más teenager sí lo sufrí. Es una canción que, como «Te Quiero un Poco», no hace solo un retrato de una emoción, sino también de cómo es esa persona. En este caso le di unas pinceladas similares a Miranda, para dar continuidad al personaje.

En canciones como “Chocolate y nata” vemos como te alejas de esas composiciones más metafóricas y poéticas que escuchábamos sobre todo en tus primeros discos y te lanzas a tratar las letras de las canciones de una forma mucho más directa e incluso infantil. ¿Por qué este cambio en tu forma de escribir?

Creo que cuando empezaba a hacer música me obsesionaba un poco ser muy buen letrista y pensaba que eso se demostraba haciendo metáforas muy complejas. Ahora creo que una buena letra es la que dibuja una imagen muy clara y de forma muy natural y que lo otro eran fuegos artificiales, barroco. Además, ya lo hice. Creo que «Chocolate y nata» es de las letras más bonitas, porque busca ser sencilla, pero crear una película en tu cabeza y, sobretodo, una imagen que yo mismo he sentido y que me ha llevado a querer inmortalizarla en forma de canción. Eso es mucho más honesto que darle vueltas al lenguaje. De todas formas, no creo que haya un cambio tan grande. Creo que ahora está más abierto y hay más tipos de canciones en un mismo álbum. Y si la canción lo requiere, puede suceder que recurra a un lenguaje así, como en «Clorofila».

«Cuando empecé pensaba que ser buen letrista se demostraba haciendo metáforas muy complejas»

Estamos en la época de las colaboraciones y tú eres un artista muy solicitado para ello. Además, este es tu disco con más colaboraciones y todas con artistas súper relevantes en la industria. ¿Cómo surgieron estas colaboraciones? ¿Crees que hemos pasado de la burbuja de los festivales a una burbuja de las colaboraciones?

A mí personalmente me gusta más la burbuja de los festivales, porque no creo nada en lo de hacer canciones con todo el mundo. Esa nueva normalidad me estresa. Creo que ha de existir un interés artístico que haga que la suma de las dos personalidades lleve a la obra a un lugar nuevo y a la vez conocido. Igual no debería decirlo, pero me piden millones de colaboraciones y lo paso fatal rechazándolas, pero es que no puedo hacer canciones con gente que no conozco o conozco poco. No me nace esa ilusión que siento que es básica. En el caso de las colaboraciones de este disco, conviví unos cuantos días en Santa Marta con Li de Bomba Estéreo y fue increíble la experiencia de componer, compartir vibra con ella… Medrano es amigo desde hace un tiempo y lo teníamos pendiente. «Todo estaba bien» me pedía algo y pensé que él podía dárselo; luego superó mis expectativas. Y con Crystal Fighters nos hemos visto varias veces en Barcelona y salió «El Simpático» entre risas y anécdotas. En realidad compusimos casi tres temas y elegí este para el disco.

Es también tu álbum con canciones más cortas, con una media que no alcanza los 3 minutos, tendencia que están siguiendo casi todos los artistas. ¿A qué se debe esta pandemia musical donde parece que los temas cuanto más breves mejor?

Pues no sabía que era algo generalizado, pero en mi opinión es porque siento que la canción ya ha contado lo que tenía que contar y si añadiese algo sería forzado. Como decía antes, creo mucho en la naturalidad de las canciones y eso también implica callar cuando has acabado de explicar.

Hablabas antes de “Clorofila” y puede que sea una de las más diferentes de tu discografía, con toques que recuerdan a Sufjan o Bon Iver. Puede llegar a transportarnos al Carlos Sadness de las primeras canciones. ¿Crees que esta puede ser un viaje a la nostalgia y al pasado Sadness?

Es que yo no siento que haya una súper diferencia respecto a ese Carlos, porque no han pasado ni ocho años. Soy una persona muy parecida. En el disco anterior había canciones así, no hace falta irse tan atrás. Quizás es que Ciencias Celestes tenía más canciones lentas que los demás, pero yo sigo haciendo ese tipo de canciones: «Soñé Contigo», «Besar a la serpiente», «El Gringo»… Lo que sucede es que las que se hacen más famosas son otro perfil. Pero en eso influye más el público que yo.

“El simpático” tiene algunos elementos muy flamenco-urbanos al estilo de Las Niñas o Rosalía, sin duda un toque que no habíamos escuchado anteriormente en tus canciones. ¿En qué buen momento se te ocurrió “rosalizar” uno de tus temas?

Está en un punto medio. Yo creo que uno de los Crystal quería hacerla todavía más latina, pero yo le dije que un exceso iba a ser disfrazarla. Tiene palmas y una guitarra más rumbera. El sonido Rosalía ha influenciado y ha normalizado algunos elementos que antes se escuchaban menos, pero yo personalmente la siento más Manu Chao.

«Me piden millones de colaboraciones y lo paso fatal rechazándolas»

Eres el artista “alternativo” español con más oyentes mensuales en este momento, con más de 1 millón 600 mil oyentes. 500 mil oyentes más que Vetusta Morla (segunda banda). Además, eres el artista “indie” español con más seguidores en Instagram y uno de los más seguidos en redes sociales. Sé sincero, ¿cómo se lleva ser el principal artista de la escena alternativa de España y seguramente el más internacional?

No siento que sea el principal artista. Siento que Vetusta sí lo son, porque llevan más años y meten mucha más gente que yo. Por lo menos en España prácticamente los conoce todo el mundo. Quizás lo de la internacionalidad sí lo noto más, porque miro de dónde vienen los plays y está repartidísimo, o de pronto eres tendencia en Panamá. Pero cada banda es un mundo y tiene sus cosas. Es difícil hacer un ranking. Por otro lado, si me preguntas cuánta gente me sigue en alguna de las redes, seguro que fallo, porque no estoy tan pendiente. Es un agobio.

En 2015 ya estabas entre los más escuchados, apareciendo entre los 15 artistas con más oyentes con más de 100 mil. Dos años después quintuplicaste tus cifras siendo la segunda banda. Hoy, tres años después, has triplicado tus oyentes y encabezas la lista. ¿Qué ha pasado durante este tiempo para que tengas tal crecimiento? ¿Lo esperabas? ¿Crees que ha sido por tu claro acercamiento a sonidos más “mainstream”?

Yo creo que entre el mainstream y yo hay todavía un recorrido. Hace poco me lo decía un programador de radio, no me pueden poner porque es súper alternativo al lado de lo que se escucha en la radio. En esos cinco años ha habido bastantes canciones que han funcionado bien. Ninguna ha sonado en radio, por cierto.

Por lo que publicas muchas veces en redes, tú también eres un friki de estas cifras, pero ¿crees que estamos cayendo demasiado en la medición de las cifras y haciendo de la música casi una competición?

No, cada artista tiene sus cifras y no podemos estar comparándonos. Yo no soy tan friki, pero a veces hay que comunicar ciertas cosas para que programadores, promotores, etc, se enteren, porque de otra forma no se enterarán. Es como lo de decir que eres disco de oro, pero más new school. Yo nunca pido los discos de oro. Una vez pedí el de «Isla Morenita» y aún lo estoy esperando.

«El sonido Rosalía ha influenciado y normalizado elementos que antes se escuchaban menos»

Como hemos visto por tus cifras, eres uno de los artistas alternativos más queridos de España. Sin embargo, también despiertas muchos haters. Una de las críticas negativas que más puedo escuchar sobre tu trabajo es que tus últimos discos son todos iguales. ¿Qué tiene de verdad o de mito y cómo está evolucionando tu discografía?

Yo creo que tuve haters cuando lo petó «Qué electricidad». La gente te odia más cuando ve que pasas de poco a «algo», pero luego ya desiste. Le pasa a todos los grupos en su primer año de despuntar. La verdad es que ahora no siento mucho odio y fíjate, los fans se quejan a veces de que cambio mucho de un disco a otro y los haters de que son iguales. Que yisus nos pille confesados.

Los singles pueden parecer muy similares en cuanto a estilo y por eso mucha gente si se queda con esa impresión y le parece todo igual, porque luego dentro del disco se aprecia evolución.

¡Entiendo! Los singles son un perfil de canción especial, que carga con mucho peso en un solo disparo, pero por suerte podemos seguir sacando discos y mostrando colores más arriesgados. Yo nunca digo: «voy a hacer un single». Los singles se eligen por el perfil. Así que todas las canciones que hago las hago con la misma ilusión. Cuando ya existen, pueden tener una misión u otra a nivel de marketing, pero eso no afecta a lo artístico.

Mes del orgullo y para mucha gente eres un referente LGBT+ por los protagonistas de las letras de tus canciones que no suelen tener sexo y las cuales son elementos naturales o animales que personificabas. De esta forma, te hermanabas con la ambigüedad sexual y escapabas de las tradicionales temáticas de chico-chica. ¿Cómo evalúas que muchísimas personas LGBT+ se identifiquen contigo, con tus letras y te arropen?

Pues me alegro de que sea así. Ya te digo que no es algo muy premeditado, creo que va conmigo hacerlo así. Obviamente a veces tendrán vagina y otra serán una fruta. Puede pasar de todo y si no fuera así, quizás no sería natural. Yo nunca he encajado en el perfil de chico súper masculino, pero tampoco quiero darle importancia a eso, prefiero que se normalice y ya. Igual que lo de los personajes sin sexo, o decir que no estoy sola. Vuelvo a lo de la naturalidad.

«Nunca he encajado en el perfil de chico súper masculino»

Tengo que preguntarte por OT. Últimamente se está creando un vínculo muy fuerte entre el programa y la escena alternativa, viendo diversas colaboraciones de artistas que nunca hubiésemos esperado. Un ejemplo es tu producción a Samantha y la colaboración con Alfred. ¿Crees que ha sido el programa que se ha actualizado y orientado a la música más alternativa, o los artistas alternativos han perdido prejuicios y complejos y se han abierto a un mercado mucho más televisivo o comercial?

Pues quizás son las dos cosas. También te digo que el público de OT es bastante «oteista» y a mí no me ha dado más escuchas, ni más público. Creo que, hablando en general, les interesa mucho el programa y no tanto la escena alternativa. Pero si no le hacemos ascos es, porque de pronto, salen cosas como Natalia Lacunza o Maialen, que son absolutamente diferentes a lo que nos acostumbraba OT. No digo mejor o peor.

En España estamos viviendo unos años políticamente muy convulsos. No sueles mojarte mucho en política, pero tus “Me gusta” en Twitter te delatan. ¿Hay miedo por parte de una persona con tanta influencia como tú a posicionarse o crees que es necesario que artistas de tu relevancia critiquen injusticias y se tiren a la piscina con sus opiniones sociopolíticas?

¡Hombre, precisamente por Twitter sí digo algunas cosas! Donde no meto directamente la política es en las canciones y ahí sí que no te sé explicar por qué. Pero no tengo ningún miedo a la gente intolerante. De hecho, he recibido bastante bronca por eso y es lo que hay. Si alguien no va a escucharme por defender cosas en las que yo creo, es libre, y yo tampoco voy a patalear por eso.

Ya tienes anunciada una gira para las próximas semanas. Con la situación que tenemos del covid, es difícil imaginar cómo se darán los conciertos ahora. ¿Cómo va a ser esta gira?

Pues es difícil de imaginar para todos, porque cada día cambian normativas y logísticas. Pero hemos de ser responsables y si los conciertos han de ser de aforo reducido durante un tiempo, yo haré lo posible por adaptarme. De algún modo, salvamos un poco la economía de todo ese equipo que vive del directo. Yo he dejado de tener shows, pero cobro royalties, derechos o hago alguna cosa que me encaje con una marca, pero mucha gente no tiene alternativa y esto es una noticia importante. ¡Ojalá se den bien!

¿Qué crees que piensan y dicen los Pochitos (gatos influencers de Sadness) de tu disco?

Los pochitos lo tienen aburrido, porque le he dado muchas vueltas a este disco y lo he trabajado muchísimo en casa. Es el disco que menos trabajo de estudio ha tenido con mucha diferencia, es muy homemade. ¿A que no lo hubieras dicho? Pues yo creo que es algo importante y característico. ¡Espero que lo disfruten!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here